miércoles, 30 de abril de 2008

ACELERADA... DeSinTegraDa, y así, tan desordenada, no me recordé....

Hace unos días me levanté desordenada. ¿Por qué desordenada?. El desorden no es más que una percepción. El orden de las cosas es relativo: estaba desordenada conforme a la idea de orden con la que me levanté esa mañana. Quizá estaba tan desordenada como el día anterior, quizá tan desordenada como hoy, pero mi percepción de extraño desorden era nítida. ¿Quizá me desperté de una amnesia? ¿Quizá vivo en un universo paralelo a aquel en que el orden de mi cara era distinto, y no tenía que ladear mi cabeza para ver las cosas? ¿He sido engullida por un agujero negro para llegar hasta aquí? ¿Al despertar aquella mañana recuperé la remota memoria de un Universo anterior? ¿Cuántos universos anteriores ha habido?

Me aceleraron, y yo, partícula diminuta en este universo infinito, me desintegré y volví a ser.... DESORDENADA.

Estos científicos quizá sean un poco juguetones de más ¿no?. Me sentía más cómoda mirando de frente el futuro...

lunes, 28 de abril de 2008

Desordenada

La extraña sensación me acompañó hasta el baño. Me miré todavía adormilada en el espejo, y no fue difícil desentrañar el misterio de aquella sensación: tuve que ladear la cabeza para mirarme...
Desordenada. Me había levantado desordenada: mis orejas estaban en la garganta, como si fueran las dos partes de la lazada de una pajarita cartilaginosa. Mis ojos estaban donde debían estar mis orejas, con las pestañas sobresaliendo entre el pelo y apartándolo como si fueran cortinas en las ventanas a mi cerebro. Mi boca... la busqué... agsss, tuve que apartar el flequillo para verla allí, en medio de la frente, con un gesto torcido que decía "estámosche ben"...
Es curioso, pero no me asusté. La nariz al menos estaba cerca de donde debía estar, un poco más abajo quizá, como si al fin le hubiesen dejado sitio... y se hubiese acomodado de forma natural.

Quise lavarme la cara, por si eso me despejaba y conseguía ver con claridad... pero se me antojó una tarea demasiado complicada, porque Cara, lo que es Cara... ¿se le podía llamar a eso Cara?.

Bajé a la cocina y allí lo encontré a él haciendo el desayuno. Me dió los buenos días como si nada pasase, como siempre. Ni siquiera se había dado cuenta del desorden.

Con el dedo índice me señaló al cielo que se podía ver desde la ventana: mira eso...

Yo ladeé la cabeza para mirar, trabajosamente, hacia arriba a través del cristal, y ví el trazo blanco que atravesaba el inmaculado cielo azul.

- Han vuelto a pintar una raya blanca
- Sí - dije - ¿no te parece un cordón umbilical?
- No sé - contestó - Creo que tienes demasiada imaginación - sentenció mientras ladeaba la cabeza complicadamente para mirar en el cielo buscando ver lo mismo que yo.

sábado, 26 de abril de 2008

Mi querido doctor...



Para: mi querido doctor
De: la PeXeGa
Asunto: el que no llora no mama, y aun así veremos:
la Conciliación Familiar y Laboral.



Mi querido doctor,

¿Te acuerdas de mí?: la PSX de la tarde, a la que ayudaste tanto cuando venías a hacer aquellas guardias (no sabes cuánto te eché en falta cuando te fuiste, una de mis peores pérdidas.. jejejeje, ¡qué melodramática me pongo!, ¡parece una telenovela! jajaja..)

Bueno, amigo, que te escribo para pedirte algo, que no sé si estará en tu mano, pero si estuviera, no quisiera dejar de pedírtelo, por si algo pudieses hacer para ayudarme, una vez más....

No sé si sabrás que al fin han puesto refuerzo de personal por la tarde para los que estábamos como yo. ¡Y fui la última! no sé por qué, aunque como sabes muy bien era de las más necesitadas.. jejeje. En fines, ya vale de quejas inútiles, al grano: Mi niño empieza el cole el curso que viene, y me vendría de perlas un cambio de turno, esto es, un turno fijo de mañana.

Ya lo he pedido por escrito a gerencia, y la cosa a priori no tendría ninguna complicación por lo que yo sé (a lo mejor se me escapa algo... quien sabe...), porque se están ofreciendo las plazas que quedan ocupadas por interinas, que son dos de mañana y una de tarde (la de mi compañera nueva), pero que han reconvertido al turno deslizante, aunque aquí de momento no desliza nadie....

Así que mi petición, amparada en la Ley de Igualdad, que prevé en uno de sus artículos (el 47 si no me equivoco) la variación de la jornada laboral para el cuidado de hijos menores de 12 años, vendría a ser, aprovechando la llegada de los nuevos, pasarme al horario de mañana y así, las plazas deslizantes, que seguirían siendo las mismas 3 plazas ofertadas, equivaldrían a 2 de la tarde y una de la mañana. Como puedes ver algo muy razonable y que no perjudica al servicio ni a nadie, porque todavía no están ocupadas las plazas ni están consolidadas. Lo que cambiaría sería la cadencia de los nuevos, que tendrían que hacer más tardes que mañanas, pero sólo transitoriamente, ya que con el tiempo, los que se trasladen de la mañana quedarán deslizantes también, y quizá hasta a mí, mucho más adelante, cuando crezca mi niño, también me interese más deslizar. De todas maneras no creo que estén pensando en los que vengan en la administración... y yo creo que ya chupé bastantes tardes en situación penosa como para que ahora me vengan con gaitas..

Bien, sigo con la historia (espero no aburrirte, por Dios...): Por medio del sindicato, que han hablado con la directora, me entero de que no tienen voluntad de concederme el cambio porque las plazas están reconvertidas en deslizantes......... Que como mucho podría deslizar con ellos (tardes y mañanas).

Me siento muy frustrada y, bueno, aun no tengo la resolución por escrito (ya hace más de veinte días que presenté la solicitud), y me preocupa que se demoren mucho en contestarme, y luego no tenga margen para reclamar antes de que vengan los nuevos y me quede castigada para siempre en mi turno.

El turno deslizante no me resolvería lo mismo que el turno de mañana, y la verdad, no entiendo que una cuestión burocrática pueda ser óbice para la consecución de un derecho que tiene que ver con la Conciliación de la vida familiar y laboral, tan cacareada últimamente y que parece que sólo es un adorno.....

Yo no estoy pidiendo nada que no sea razonable, y no perjudico a nadie.... ¡me siento castigada por esta empresa! y sí, ¡una vez más!.

En fin, ya acabo, no me enrollo más. He sabido (por quien iba a ser: ya sabes que lo cuenta todo), que tienes alguna amistad influyente por ahí... y quizá podrías echarme un cable en este tema con una amable conversación con alguno que pueda arrojar un poquito de consideración hacia esta trabajadora que no cree merecerse tanto desdén. Sólo pido consideración y que estudien la fórmula para ayudarme a compatibilizar mi trabajo y mi familia ¡sin perjuicio para nadie!

Triste es pedir pero peor es robar.... jajajaja. Mi querido doctor, si puedes hacer alguna cosilla te lo agradecería mucho... Y si no pues nada... Escríbeme unas letras al menos, que me gustará saber de tí.

Un saludo afectuoso,



La PeXeGa.

jueves, 24 de abril de 2008

Mario Viñuela

Hoy he descubierto a Mario Viñuela. Este es uno de los últimos montajes del artista, rompiéndose la cabeza con el puzle creativo:



Me gusta mucho. No os perdais INEVITABLE, ni tampoco PIENSO, LUEGO EXISTES.

martes, 22 de abril de 2008

ENCUENTROS en la oscura mañana

Era un día de invierno, corto, así que madrugando como yo para entrar en el instituto a las 8 todavía era noche cerrada. Como ya conté alguna vez yo vivía en los Rosales, en aquellos tiempos en los que no había microondas, y la leche se calentaba en el cazo de siempre, blanco con cuadritos rojos y negros por fuera, encima del hornillo de gas de la cocina nueva, al lado de la vieja, la bilbaína, la de leña... No podías descuidarte, cuando empezaba a hacer ruido era demasiado tarde, la leche estaba muy caliente, y llegaría tarde porque me demoraría en tomar mi colacao con pan migado, (la historia de mi vida, como el conejo de Alicia en el País de las Maravillas: llego tarde.. llego tarde.. llego tarde. Ecos de ayer hoy y siempre), así que metía la puntita del dedo meñique lo justo para comprobar la temperatura del líquido, era infalible como termómetro.

Mi hermano me vió salir y se ofreció para llevarme con la furgo, ¡estaba tan oscuro!. Yo le dije que no, incluso me apetecía meterme en aquella oscuridad. Por aquel entonces Los Rosales eran cuatro casas levantadas en medio del monte, con calles sin asfaltar y sin alcantarillados, con pequeños y grandes charcos que se congelaban en invierno y se llenaban de renacuajos y luego ranas en Primavera, haciendo las delicias de los más jóvenes del lugar (yo entre ellos). La oscuridad siempre fue atrayente para mí, sin embargo, cuando me alejé lo suficiente del aura de las casas empecé a arrepentirme un poco de mi osada decisión. ¡Era una mañana tan oscura!. Se me hacía tarde, ya no podía dar marcha atrás, pronto sonaría la sirena de Peteiro y yo tenía que estar lejos de allí, en la civilización, a unos 10 minutos más allá siempre a paso ligero, casi corriendo, con la ciudad despertando y las farolas iluminando, y los coches circulando, a salvo de aquella oscuridad. Apreté el paso y mis ojos se fueron acostumbrando a aquellas tinieblas que me permitían avanzar a duras penas, casi de memoria por aquella pista tan recorrida por mí desde que tuve uso, o quizá desuso, de razón.

Varios caminos confluían en aquel principal, que aunque era principal, estaba desierto: sólo yo caminaba por allí. Entonces ocurrió algo que sólo duró unos minutos, aunque a mi me pareció una eternidad. De uno de aquellos caminos salió una figura a unos cuantos metros, los justos para poder distinguirla entre las tinieblas. Oscurísima, avanzaba decidida hacia mí, se cruzaría conmigo en muy poco tiempo, ya que yo también caminaba deprisa. Me asusté un poco, pues era siniestra: no llovía, pero se abrigaba con una prenda oscura con capucha sobre su cabeza, imposible saber si era hombre o mujer. Tenía mediana estatura y, ¡Oh, Dios Mío! ¡lleva algo extraño en su mano!. Intento disimular que no puedo sacar la vista del personaje, y aunque mi cabeza apunta hacia delante, mis ojos miran fijamente para vigilar sus movimientos. Me siento tentada a salir corriendo en sentido contrario, pero mantengo la compostura: "nena, todo tiene una explicación... llegas tarde... avanza y todo pasará como en un mal sueño". Así que sigo caminando decidida. La figura se acerca cada vez más, en vez de seguir en una paralela diría que la línea de su trayectoria se acaba justo en mi persona. Ays, no puede ser que me esté pasando esto, empiezo a asustarme cada vez más considerando la opción de que finalmente decidiese atacarme. El objeto de su mano estaba muy claro ya: ¡era una fouciña! (esto es: una HOZ). ¡La esgrimía con tal destreza y decisión que se diría que tenía el blanco a la vista!.......
El corazón me salía por la boca. Apenas a unos centímetros, la vecina con la fouciña en la mano me espetó: ¡Buenos días!.
"Hola" acerté a decir con un hilillo de voz, y me eché a correr dirección al instituto: ¡llegaba tarde!. Pero más vale tarde.....

sábado, 19 de abril de 2008

NADA NaDa nAdA... Aquí no hay nada.

Me desperté sobresaltada, no sabía qué había soñado, pero aquellas palabras resonaban en mi mente: "aquí no hay nada". Eran un susurro continuo, una melodía repetitiva, con un eco final: nada nada nada. No hay nada. Aquí... no hay nada. Me levanté buscando una solución. La luz que se colaba por las rendijas de la persiana dibujaba letras en la cortina, claras y móviles con el sol naciente de la mañana. Decían lo mismo: "aquí no hay nada".
Me envolví en la bata intentando protegerme del mundo extraño en el que me movía, sin saber muy bien si seguía soñando o si estaba viviendo algo no natural. Seguí buscando. Bajé las escaleras y los cuadros que colgaban de la pared estaban llenos... de nada. "Aquí, no hay nada" pensé de nuevo. "Nada, nada, nada, nada..." resonaba en mi mente con infinitos ecos cada vez más lejanos.
Llegué al cuarto del ordenador y lo encendí. Todo parecía normal, aunque sabía que no lo era. Busqué lo extraño en lo cotidiano y pronto lo encontré: la pantalla se llenó de frases, de palabras, de links, pero por más que navegaba sólo podía leer lo mismo una y otra vez: "AQUÍ NO HAY NADA".

Rob Gonsalves, "Medieval Moonlight"

Más de Gonsalves aquí y aquí

miércoles, 16 de abril de 2008

Eróticas Philosophías: NO pares.. sigue SIGUE.

Aquí me hallo, sumergida en el discurrir de esas filosofías, tan húmedas, tan inquietas... tan... eróticamente provocadoras... Las pajas mentales.



lunes, 14 de abril de 2008

Te gusta: mueve mueve...

Pasan las nubes: blancas, anaranjadas, rojas, rosas, violeta, azules, moradas, grises y negras... Pasa la tormenta, pasa la lluvia, pasa el frío, pasa el calor. Gira el sol, gira la Tierra, gira la luna, sobre sí mismos y sobre todo lo que les rodea. Se alejan las galaxias... Crece la hierba. Pasan las estaciones. Pasan los años. Pasan, pasan los siglos, y los milenios. Pasa el tiempo.

Parece que no te mueves, sí que lo parece. Pero tú no paras tampoco, tú no puedes parar. La inercia es insalvable. No te engañes, no descansarás ni muerto. Ni muerta podré yo parar. Tú, como yo, seguirás girando, seguirás alejándote, seguirás volando, seguirás lloviendo, y haciendo calor, y crecerás con la hierba. Y serás viento, y serás aire, y serás fuego, y serás agua, y serás Tierra y nunca, nunca podrás parar.

No te finjas cansado: si dejas de moverte, dejas de ser.

sábado, 12 de abril de 2008

SOLEDAD

Yo soy la abuela que cose silencios
la inexplicable
la tierra de manifiestos
y voces que arden
Soy la abuela prehistórica
la que borda letanías
en la era de siglos perseguidos

Soy la que talla versos
la que conoce el mar
donde duermen las palabras
que escriben poesía
Soy la que baja profunda
¡la ácida huraña!
Soy el nítido etéreo
del ave de la duda.
Soy el ánfora divina
de grandes liturgias.
Soy la sombra del tiempo
y el corazón del infierno.

Texto: Adriana Simona (Las Animas Perdidas)
Dibujito: yo, sola.

viernes, 11 de abril de 2008

Otra vez... PREGUNTAS y MENTIRAS

Las mentiras están ahí siempre. El tejido social está confeccionado con múltiples bordados de hipocresía, a veces piadosa, otras despiadada, y otras simplemente trivial e inútil, pero siempre presente.
Algunos mentimos con razón, otros por costumbre, otros... para defendernos.

Desde pequeña -en eso mi madre hizo un buen trabajo(o no...)- tengo tendencia a ser sincera, a decir la verdad aunque no sea muy agradable. Poco a poco he aprendido a comportarme un poco más en sociedad y he conseguido alguna mejora en el asunto hipocrático, pero me cuesta... Prefiero el silencio a la mentira. Y "se coge antes a un mentiroso que a un cojo", cierto es que pocas mentiras quedan impunes hasta el fin de los tiempos, y no creo que ninguna se libre eternamente, quizá por eso necesito liberarme de cargas a priori, y prefiero una verdad molesta que una mentira que me encierre en una jaula de oro...

Y supongo que también hay silencios mentirosos, aunque nos engañemos a nosotros mismos con esa mentira tan cómoda: "si me callo, no miento...."
Hay personas que sienten justamente la tendencia contraria, la de la mentira como medio de vida.. por si acaso. Y claro, como todo ladrón piensa que los demás son de su condición, no les quedará otra opción, si son coherentes y no muy obtusos, que observar siempre desde el ángulo de la desconfianza... Pero también hay mentirosos confiados ¿verdad?. Así que es una maraña complicada.

Cuando pillas a alguien en quien confías en una mentira... ¿qué puede pasar?... ¿puede ganarse algún día tu confianza de nuevo?... ¿puedes llegar a comprender la razón de la hipocresía y llegar a la conclusión de que era más importante que la confianza depositada?

Es más, ¿se puede vivir confiando plenamente en alguien aun a sabiendas de que es absolutamente imposible que haya sido sincero cada instante de su convivencia contigo?

Quizá en eso consiste el amor: ese generoso egoísmo de compleja sencillez (gracias Prometeo).

Claro que en esto, como en todo, el relativismo es absoluto (¡venga con el oxímoron! jajaja): lo que para unos es una bendita mentira, para otros, es una mentira.. imperdonable.

miércoles, 9 de abril de 2008

SILVESTRES








Cabían en su diminuta manito, pequeñitas, me las entregó de vuelta de un paseo con su tía. ¿No os parecen espectaculares? Fijaos en las de color rosita: Al parecer son preferidas de las abejas, y no es de extrañar con esa exhuberancia y esa natural provocación... Parecen, así de perfil, como caballitos de mar..

martes, 8 de abril de 2008

¿Qué te preocupa?

Tendría que estar yo ahora mirando las listas de los admitidos en el cole para el próximo curso, para ver si mi niño está entre ellos. Y también tendría que ir al juzgado a recoger una partida de nacimiento para hacerle el DNI.... Llueve, así que esperaré a que escampe un poco...

Estoy preocupada. No porque no me cojan al niño en el cole este año, o porque no tenga DNI, ni siquiera me preocupa si me darán o no el cambio de turno en el trabajo... Espero que sí. Es que hay algo que me ha contrariado mucho en los últimos días, y se han nublado esos otros asuntos que poblaban mi cabeza.
Los demás no se lo toman en serio. Yo quisiera no hacerlo, pero realmente me ha suscitado una duda tremenda, y tengo miedo.
Algo que suele envalentonarme es aquello de que tener miedo no cambia las cosas: lo que tenga que ocurrir ocurrirá, así que es inútil sentir miedo.

Soy una gran aficionada a la física de partículas, ya hice alguna entradita sobre el tema, aunque reconozco que no tengo el rigor, la suficiente disciplina para un estudio profundo, así que me quedo con las obras de divulgación y los artículos de prensa que salen muy de vez en cuando. Después soy también muy dispersa, me interesan tantas cosas que no puedo ser maestra de nada, sólo aprendiza de todo... pero me gusta.
Resulta que un científico, Luis Sancho, al que tachan de chiflado (eso me da mucho miedo, pues ya se sabe la razón que han tenido otros muchos antes cuando los han tratado de locos...), dice que el acelerador de partículas europeo LHC tiene un 75% de posibilidades de destruir nuestro planeta con sus intentos de recrear el Big Bang.
El experimento ya ha sido realizado pero con menos energía, creando algo así como un proto-agujero negro, una especie de feto. Ahora, mejorado tecnológicamente para aumentar la energía en 50 veces.... ¿quién sabe lo que pasará?. Los mismos científicos del CERN aseguran que habrá sorpresas.... Y tienen pensado hacerlo en Mayo.

.........

Me voy a ver si cogen a mi niño en el cole...

El grito de Munch representa muy bien (para mí) la preocupación por el fin del mundo...

domingo, 6 de abril de 2008

COSQUILLAS en el río

Hoy el río me hizo cosquillas. Ni siquiera me metí entera, sólo me mojé los pies, el agua estaba fría, pero sentí calidez en su fluir. Me senté y lo ví pasar. Mi niño me decía: "mamá, el agua no vene.. el agua se va.. mira mamá", mientras se atrevía a chapotear con su pie descalzo en la orillita.
El auga de aquí no es como en el mar, que viene a por tí embistiendo con cada ola, intentando abducirte. Aquí... pasa de largo, y te hace cosquillas con sus verdes plumeros, mira:

video

viernes, 4 de abril de 2008

Quiero ser yo misma..

Firmamento de Hecatombe.
Me apetece ser el sol
que exige a sus lunas
conseguir un harén
de estrellas.

Me apetece ser la luna
que demanda a su sol
traer pues
un coloquio de meteoros.

Me apetece ser yo
y me digo
espérame en la otra vuelta.
Poema de Adriana Simona, del libro "Las ánimas Perdidas", otro apreciadísimo regalo, esta vez de mi querida tragicómica niña.
Dibujito: yo misma hace unos años.

jueves, 3 de abril de 2008

MIS PERAS

Silvana me ha provocado diciendo que echaba en falta mis dibujos.. aisssss

Aquí os dejo el último, ensayando con la caja de colores pastel que me regalaron. Maravilloso regalo. ¿Hay algo más bonito que una caja de pinturas nuevas?: ceras, pastel, lápices, rotuladores, témperas... Es uno de mis regalos más apreciados, junto con el par de botas de montaña que simboliza el inicio del camino de mi nueva vida y un tomo que reúne Todo Mafalda... Mi hermana y mi chico, dando en el clavo una y otra vez.


Ocres, crema, marrones, verdes, amarillos, blancos y la textura del papel se convierten mágicamente en unas peras, cuatro (en principio eran tres, pero la imparidad me puso nerviosa..) iluminadas por una luz inexistente, recreada.. platónica pues.



Peras llenas de agua vital.. jugosas y dulces.

martes, 1 de abril de 2008

PROVOCACIÓN

Este es un medio audiovisual, y aunque es más versátil que un libro, en el que sólo puedes incluir ilustraciones, todavía así resulta limitado. Puedes ver imágenes en movimiento y escuchar sonidos fantásticos... pero no puedes oler, ni saborear, ni tocar, aunque alguna reunión de palabras o alguna imagen sugerente pueda llegar a recrear esos sentidos, gracias al recuerdo...
Así guardamos también olores fantásticos, y texturas fantásticas, y sabores fantásticos, claro que sí, como apuntaba alguno en los comentarios de mi post anterior.
Todos tenemos predilección por alguno de nuestros sentidos. Y estaremos de acuerdo en que la vista y el oído parecen los más imprescindibles, así que el medio audiovisual es el más potente.

Bueno, vamos con los olores, que está en el número 3 de los más populares, y con razón, merecido lugar, sin duda.
Las rosas de la foto florecen en uno de los rosales de mi casa, que crece algo descuidado, pero tiene ese olor que ya no traen las rosas de floristería, ese olor a rosa salvaje, sólo comparable en intensidad al rojo sangre de su increible color. Su tacto es de terciopelo suave, ligero y frágil..
Además,
os voy a enseñar algo que crece en mi jardín (por llamarlo de alguna manera, pues está un poco abandonado a su suerte, lo que le da un encanto salvaje.. jejeje. Poco a poco conseguiremos un equilibrio sostenible con poco trabajo.. espero..)

Se trata de lo que algunos llaman menta, aunque al parecer la auténtica tiene el tallo rojizo, así que en realidad es Hierbabuena, o Yerbabuena, o también hay quien la llama Sándalo. Con el agua del rocio de la mañana se nos presenta más fresca que nunca.. y con un olor algo más suave que la menta propiamente dicha, despierta sin duda nuestro placer por medio del sentido del olfato. Sus hojas crecen perpendiculares dos a dos adoptando formas sensuales.. Así lo veo yo, y nada malo hay en ello. Cada uno provoca como puede.

Perdonad mis perversiones, pero es que me gusta disfrutar, un poquito... de los sentidos.