martes, 28 de julio de 2009

¿Y la MIERDA... dónde está?


La escena es extraña... ¿no os lo parece? Creo que es por la mierda, la mierda que falta...
Las rosas estaban preciosas... Difícil sospechar semejante crimen en esos suaves pétalos entre los que esperas encontrar quizá algunas gotitas de cristalina agua. Un dulce escenario para una salvaje cacería. La preciosa y astuta araña se traba en el cuello de la mosca de la mierda como si de una perra de presa se tratase, y la mosca, inmóvil, se comporta como la perfecta víctima del vampiro que, implacable, a pleno día, entre los rosas pétalos, le chupa la sangre, la vida.. le inyecta el veneno esclavizante...
Y piensas que le está bien, y te acuerdas de la canción aquella: ¿qué hace una chica como tú en un sitio como este? ¿qué clase de aventuras has venido a buscar? Nena, estas fuera de sitio.
¿Acaso olvidó su condición de mosca de la mierda?
No había mierda en la rosa, ni nada parecido.
Y puede que quisiera cambiar de vida...
Fácil bajar la guardia en este paisaje, la mosca acostumbrada a los peores espacios, peligrosos, atiborrados de bichos de la peor calaña que podrían haber acabado con su vida.... y ahora ahí está, en las fauces de esa tan bella como fría depredadora, astuta araña verde de las rosas... Tendría que haberlo sospechado... que las apariencias engañan, que nada es idílico...

Y bueno, bien pensado, para las moscas de la mierda una rosa no tendría que ser un lugar idílico, ni siquiera agradable, más bien un infierno, pues se supone que les gusta la mierda, que la caca es el paraíso para ellas....
¿Quizá una fatal atracción por la araña? ¿Otra historia de amor, o desamor, interespecial?

Así vuelve la pregunta: ¿qué clase de aventuras, nena, has venido a buscar?

¿Una mosca masoquista, esclava en busca de su ama?

Pero para la araña esto no es un juego, sin duda, ni tampoco amor, ni perversión. No se prestaría a ser algo semejante: una atracción para una mosca de la mierda... no, eso no la dejaría en buen lugar... Ella no es una araña cualquiera, es una araña verde de las rosas. Su camuflaje es casi perfecto, y su técnica es impecable... no hay más, es su naturaleza.




Y ya que han salido otro par de canciones en el post y en los comentarios, voy a añadirlas aquí hoy, 2 de agosto.
Esta primera me gusta mucho, porque, a pesar de la letra, me transmite ¡optimismo! (y será por el ritmillo que tiene, y por la retranca...)


Esta otra fue la primera que se me vino a la cabeza cuando ideé el post, aunque particularmente me parece aburrida en el ritmo, en la cadencia... (la letra no tiene desperdicio, eso sí)

miércoles, 22 de julio de 2009

MaMá

Calcetines impares me esperan. Si consigo sentirme como La Celestina lo haré bien, sin prisas... Uno por uno lo colocaré sobre la esquina de la cama, lo plancharé con la mano y le daré la vuelta si es preciso, luego colocaré el otro encima, puntera con puntera, talón con talón, elástico con elástico, comprobaré el dibujo y el color, el largo y el ancho, volveré a planchar por encima con la hacendosa mano y los doblaré juntos justo por el talón, puntera sobre elástico, y cogeré la pierna de uno de ellos y me las apañaré para meter el conjunto dentro, sin que se desdoble, que quede planito, no hecho un lío, y volveré a planchar, el último toque, el apresto, el almidón especial, siempre con la cálida mano, la mano mañosa, perfeccionista, que deja los calcetines bien doblados, como mami, las manos de mamá.. esas manos...

Las recuerdo calcetando, veloces, uno del derecho, otro del revés, uno del derecho y otro del revés, hasta acabar la vuelta, luego pasa el primer punto sin hacer, para que no haga vuelo, y vuelta a empezar, con ritmo, siempre apretando lo justo: derecho, revés, derecho, revés... Con el dedal zurciendo calcetines, empujando y haciendo zigzaguear la aguja con destreza... no lo olvides: cosedora sin dedal cose poco y cose mal

Las recuerdo lijando las pequeñas piezas de madera en el torno, los dedos enfundados en esparadrapo, para que la lija se comiese la madera y no la carne, con ese halo mágico de polvo en cada toque, con pequeños remolinos antes de precipitarse por el tubo del aspirador.

Ahora las recuerdo haciendo girar la salsa bechamel en la sartén con la cuchara, pof pof pof, ¿ves? ahora que la del borde acompaña en cada vuelta es que ya está a punto. Y luego moldeando las croquetas enharinadas, casi todas igualitas. Yo las rescato del anaranjado baño de huevo en la cuna del tenedor y las meto en el pan rallado, un buen meneíto y listas para la sartén. Mami puede arrimar sus dedos al aceite sin quemarse, porque son las manos de mamá, ella puede toquetear las cacerolas y sartenes al fuego tentando al peligro, como una funambulista de la temperatura, arrima los dedos lo justo, ni más ni menos... Esas manos que saben hacerlo todo: limpian el pescado, despiezan el pollo buscando con el cuchillo el camino adecuado, como si fuera un bisturí, con la precisión de un cirujano, sin romper ni un sólo hueso... ágiles y pacientes, mañosas y templadas, polivalentes, bajo el agua casi hirviendo del grifo, arrancando las malas hierbas de las zanahorias y remolachas o frotando con mimo el infantil pecho con el visvapurú, ya estoy mejor.. sí, mami, mucho mejor... Esas manos: las manos de mamá.
[...]
- Mami, ¿me pones una peli?
- ¿Y qué peli quieres?
- Yo pienso... - pone cara de interesante a la vez que da pequeños toquecitos con su pequeño dedo índice en la tierna carita
- Qué? ¿Pensaste?
- ¿Me ayudas mami?
- ¿A qué quieres que te ayude?
- A pensar
- Pero, cariño, yo no puedo ayudarte a pensar - le digo conmovida
- SiiiÍ - me sonríe divertido
- NooO - le hago los coros
- Que sí mami, mira, así - me coge la mano y escoge mi dedo índice para dar pequeños toquecitos en su moflete desocupado...

viernes, 17 de julio de 2009

Graznidos

Ayer era tarde, muy tarde, cuando me acosté... Esas horas perdidas, desinvertidas en alguna pantalla. Y por la mañana, cuando tú ya no estabas, ocurrió el escándalo: graznidos insistentes, cercanos, para mí..
Estuvo más de quince minutos graznando, hasta que consiguió desvelarme. Eran antes de la siete de la mañana, ya había amanecido. Después dormité un par de horas, y mediosoñé un revoltijo de cosas... sin sentido, pero con sentimiento de preocupación. Aquellos graznidos míos...
Malditos cuervos, pobres, aves de mal agüero.. y sin embargo tan listos ¿qué sería de aquel del zoo, que sólo le faltaba hablar? He puesto y sin embargo, pero quizá tenga algo que ver... lo de presentir malas noticias con lo de ser listos... Aissss. Que no que no. Todo fantasías, todo preocupaciones mías. Graznarán todas las mañanas, pero en esta la preocupación antecede al graznido, por eso el desvelo.. por eso. Que van a saber los cuervos...
Y luego la tierra, los túneles... Malditos topos. Si el veneno no te mata te hace más fuerte. Y a juzgar por el número de montoncitos de esta mañana estos ya no son cientos, deben ser casi mil, y grandes, como conejos... Y no quería envenenarlos, pero de seguir así la casa se hundirá un día en la hueca tierra horadada por los expertos mineros.... agsssss, que por momentos me los imagino excavando, incansables, uno, dos, tres... un millón.. cada uno en su túnel...
De todos modos el cebo no parece efectivo. O son muy duros, o son muy listos... o ambas. Aparté la tierra de uno de los montones renovado de ayer, en el que recordé haber metido cebo envenenado... y allí estaba, intacto...
Cuervos, topos, y alguna llamada por hacer, con la pereza que me da... este es el resumen de esta fresca mañana de verano, en la que amanecí preocupada.

¿Y quién se preocupa por nosotros...?


lunes, 13 de julio de 2009

Si quieres saber la verdad... pregúntale a un niño, o a un borracho

Objeto inanimado. Sólo soy un objeto inanimado. Mejor que una piedra corriente, peor que una piedra preciosa, ¿quizá a medio camino?, y no tanto, más bien de clase baja, de un cristal transparente, pues en esta casa no tienen lavavajillas. Sólo soy eso, una vajilla, apta para servir a los humanos, los animados de la vida, con ese hervidero mental, que no se pueden estar quietos, usándome para lo que soy, para beber, para contener líquidos, vinos de mesa corrientes, aguas del grifo, refrescos a veces... Esta es una casa corriente, corriente como yo, a mi medida...
Pero hoy hay invitados. Me han puesto en la mesa de plástico de exteriores, corriente también, de un verde comido por el sol. El Sol, otro objeto inanimado, pero de muy alta alcurnia, ¿una roca ardiente?, un montón de gases y líquidos ardientes más bien... es lo bastante grande para ser muchas cosas a la vez, y ardiendo constantemente no hay nada que se quede tan quieto como una roca, digamos que se anima, tanto que parece vivo, pero no lo está, se está muriendo, lleva mucho tiempo muriéndose, y seguirá muriendo una eternidad, relativamente hablando, porque nada es eterno. Es de tan alta alcurnia que si no fuese por él la vida no existiría. Agua, Fuego, Aire, Tierra... todos los inanimados responsables de la vida. ¿Responsables últimos? ¿se han mezclado ellos sólos? ¿existe otro ingrediente esencial que hace a los humanos racionales, curiosos, animados, tan animados??? Por la ley termodinámica de la creciente entropía todo tiende a desordenarse, a mezclarse... al caos ¿Así que la vida puede ser sólo fruto de eso, del caos?

Yo, sólo soy vidrio. Sé que tengo mi punto especial, y hoy, hoy voy a ser todavía más especial, objeto de los desvaríos de estos humanos, que quieren jugar a adivinos. Van a jugar con mi destino... Han decidido que hoy, hoy no voy a ser uno, voy a ser varios, varios trozos. No pueden matarme porque no tengo vida, pero dejaré de ser yo. No estoy pensando, no... Esto es sólo la imaginación de alguien que con inquietos dedos tecleantes da vía libre a su animada actividad neuronal, poniéndose en mi lugar, testigo de la eterna curiosidad humana.
Seres Animados, y quiero decir, que estan vivos, que tienen vida, que nacen, crecen, se reproducen.. y... mueren, eso como mínimo, luego a veces, entre mientras, en los ratos libres, se dedican a otras cosas, se complican sobremanera la existencia. Entre los nuestros no nos complicamos más de la cuenta, aunque también hay muchos animados de otra clase, atendiendo al cambio, al movimiento, así no existe en el universo nada que sea inanimado al completo. Inorgánicos nos dicen también, y quizá sea más propio, sobre todo hoy, que mi no vida se anima tanto... y tanto... hasta mi destrucción. Porque hoy han decidido que me rompa.
Accidental ¿Y habrá algo accidental, algo que no lo provoquen ellos, los animados de la vida? No, no hay engaño, esto no es accidental. Mi destrucción no es accidental.
[...]
- No he entendido eso último que has dicho. Estoy un poco mareada, debe ser el Lambrusco este...
- Si casi no tiene graduación, es un vino muy suave... Yo también estoy un poco rara... debe ser el calor
- No sé, pero pareces más despierta que yo..
- Es que el vino me despierta la neurona sensitiva, la bruja, la adivina...
Lo que quiero decir, querida suegra, es que los adivinos contaminan el futuro. Nadie puede adivinar lo que va a pasar porque es algo que no existe, y no se puede saber de algo inexistente ¿comprendes?
- Ya
- Te pongo un ejemplo: Mira este vaso ¿lo ves?, pues yo vaticino que se va a romper en breve.
- ¿Y por qué lo sabes?
- Porque yo misma lo tiraré al suelo.
- Pero yo no te dejaré.
- Intenta impedírmelo - dice muy seria y muy bruja, metiéndose en el papel atribuido...
La bruja no hace nada. Su suegra en cambio hace un movimiento brusco para salvarme, sin calcular la no acción de su nuera, así que resulta demasiado impetuosa y me tira al suelo rompiéndome en ocho trozos desiguales, a la vez que todos se levantan como acto reflejo para dejar paso al estropicio sin mayores males que mi simple rotura... Sólo un vaso corriente... roto.
- ¿Lo entiendes ahora?, los adivinos no existen, es sólo sentido común, una pizca de intuición y sobre todo mucho Lambrusco.. jajaja
- Ya ya... jajaja, pero me debes un vaso, por lista!
- El vaso lo has roto tú, pero si te ahorro el dinero que te gastas en el Tarot, sales ganando... ¡Tú pregúntame a mí!, o mejor, ¡pregúntate a ti misma!. Inconscientemente, tienes muchas, muchas más respuestas de las que imaginas... Y conscientemente también tienes unas cuantas, que aunque no te gusten las verdades hay que aceptarlas... y no ir al Tarot a por un futuro alternativo..
- Qué profunda te pone el vino nuera! jajaja


Foto: ilusión óptica de curvatura. Los vasos, aunque son igual de corrientes que el de este texto, no se caerán, porque la mesa no es curva... y la bruja sólo quiere fotografiarlos esta vez...

miércoles, 1 de julio de 2009

De Tierra, Agua, Sol, Oscuridad... y otros Monstruos

Se me algolpan las ideas, parecen inconexas, en la cabeza. Y siempre hay algo que las relaciona...
Animales bajo tierra. Los túneles. Escondites. Una piscina nueva. El agua, clara, pero aun así podría estar sucia, llena de bacterias, de fauna y flora... Y seguro, es lo normal. ¡Qué corra el agua! Y no puede, no puede... ¡está estancada!. Una pastilla flotando la va a salvar, pero qué mal huele...


Lombrices y topos. Cadáveres, sin vida ¿Y será una redundancia? Sí que tienen vida. Se llenan de pequeños seres que los reciclan. Materia orgánica. Restos arqueológicos... Historias concluidas. Michael... que como ET se ha ido, pero no volando en una bicicleta, no... Y no sería tan extraño, que irá donde van todos, no habrá un cielo VIP ¿quizá un infierno?. No creo que fuese malo, ni bueno... Un pobre diablo, un contenedor de talento en el que poco más podía caber, ni infancia, ni amor, ni yo qué sé... Ni sabremos. Tan lejos, tan lejos, en aquella burbuja de oxígeno, un cuerpo encerrado, sin poder fluir por el mundo, estancado.... con una pastilla flotando, que lo va a salvar de la corrupción, pero qué mal huele... Dicen que puede decolorar las paredes de la piscina si las dejas demasiado. Es que son productos muy fuertes, pero efectivos... Claro. Si todo tiene relación, todo...
Habría que dejarla correr, con bacterias y todo. Es lo natural. El agua es casi un ser vivo. Si la estancas la matas, tarde o temprano, la matas..., se llena de vida, la vida acaba con ella... Y ya no es agua, es un caldo de cultivo, un contenedor, un cadáver con bichos.. Como siempre, es una cuestión de equilibrio vital, tan difícil.. y tan fácil.

Un mundo nuevo... bajo tierra, oscuro, pero tan verdadero como al que le da el Sol que ahí está, en verano desde la mañana a la noche, y como siempre, es que ahora parece no irse nunca. Pocas son las horas oscuras, pocas son.. Pero ya pasó el solsticio, ya pasó, la noche vuelve a reconquistar el día, sutil... poco a poco... poco a poco... me enamoré de tí... Y no. Cuando el amor llega así, de esta manera... uno, no se da ni cuenta...

Mamá, ¿tú sabes qué es eso?, me pregunta sin curiosidad, con afán de instruirme...
Miro la pantalla con la boca llena de café con cereales, sin entender estos dibujos, repletos de fantasmas, monstruos, seres tan extraños, tan propios de las pesadillas de niños y mayores. Y sin embargo encantadores. Ahí está el dibujo de ese cadáver saliendo de su tumba, con su tormenta y todo...
No cariño, no sé... ¿qué es?
Es un... (pone voz de misterio)... MONSTRUO DE LA OSCURIDAD...
Ah.
Sí, dice mientras acompaña con la cabeza afirmativamente y con los ojos muy abiertos.
Cariño, ¿no prefieres al maestro Zorori?, estos dibujos son un poco feos... Se lo pregunto aunque ya sé la respuesta, y, además, Zorori y cía son unos pelmas... entretenidos pelmas, eso sí...
No. Me gustan estos (en la pantalla un cerdo corre despavorido con una marca en el pecho hecha con el látigo del Monstruo de la oscuridad)
¿Seguro?
Sí.