lunes, 12 de octubre de 2015

Realidades

Que el tiempo no se para, pero sí que se acelera, o se decelera... El tiempo que pasa en tu cabeza. Siempre se dice... verdad?
Mamá me dice que nunca le había pasado el tiempo tan rápido. Y yo le digo que eso debe ser porque no lo pasa tan mal, porque cuando lo pasas mal el tiempo parece no pasar... como si disfrutase de tu pena... Pero el tiempo no es una persona. Qué es el tiempo.

Qué pasa de verdad en el mundo.... Existe el mundo.... El mundo está en nuestras cabezas. Un día tu cabeza se rompe... se desintegra.... deja de ser una caja llena de tu realidad. Qué pasa si no hay luz... qué pasa si no refleja la materia. Qué pasa si lo más real es lo intangible, lo insensible.. No. Insensible no. 
Los neutrinos no son.
Pero están.
Si están son.
Pues entonces se hicieron sentir.
De algún modo. Sin tocarlos, sin olerlos, sin oírlos, sin saborearlos, sin verlos... Se hicieron sentir. Hicimos que fueran.
Y entonces fueron.
Porque sin ellos algo perdería el sentido. Sentido. Sentir. Sensibles.
Somos seres sensibles.
Buscamos a tientas la realidad.
Usamos el sentido común, y otros... la imaginación. Por qué no... Buscamos razones. 
Pero la razón cambia. Cuál será la razón última. Tiene que estar, tiene que ser, porque si no, nada tiene sentido.
Luz y agua. Materia y espacio vacío.
Porque el espacio vacío existe? pues para que pueda existir la materia?
Dibujamos... pero el dibujo se hace hiperrealista cuando añadimos agua, brillo... blanco, ausencia de color. Sombreamos y hacemos brillar, y eso le da realismo... En las sombras, en el deslumbre, hallamos realidad. No deja de ser curioso. No deja de ser contradictorio. Los dibujos hiperrealistas lo son más con agua, luz y sombras. Porque así nos acostumbramos a sentir, a ver la realidad, con mucho hueco para poder inventar, sospechar, las líneas ocultas... la materia que no se ve... la energía que se transforma constantemente, en los viajes, a nuestros ojos... a nuestra mente.... Y el agua da vida. Ahora y siempre.
Un universo. Nuestro universo. 

jueves, 24 de septiembre de 2015

Gamberra



Con la primera zambullida en la fresca libertad, cada noche la buscaba y extraño era que faltase a su cita, siempre radiante. La acompañaba todo el trayecto en coche a donde fuese, navegando por su cielo, escalando montañas, jugando al escondite entre los árboles del bosque o rodando por el tendido eléctrico. Conseguía siempre, gamberra... arrancarle una sonrisa soñadora. 


viernes, 18 de septiembre de 2015

Cosas de niños

Había hoy mucha confusión en la entrada. Muchos pequeños mandilones amarillos se demoraban y remoloneaban para no pasar. Invisible barrera que alguno percibió en primer lugar, y se tropezó, y desde entonces, como en una peli de Buñuel, empezaron todos a darse con ella y lloraban, y se volvían hacia sus padres y madres, hacia los familiares que los habían traído allí... No no... no podemos entrar!! Mira, no sólo soy yo... Mira ella... y él... Algo pasa aquí, algo malo... No me quiero quedar!!! 
Contagiosos sollozos, contagiosas preocupaciones en los rostros de los guardianes de los pequeños... Esto se nos va de las manos... El que nunca tuvo problemas hoy los tiene... qué raro... qué pasa.. El motín de los de 3 años... Siempre pasa... Hay que actuar rápido. No darles tiempo de que se contaminen con las energías negativas...

Mi nena ya es mayor, está en el último año de infantil... Ya tiene el mandilón verde! Y está encantada con su profe Santi... Le doy un abrazote y un besazo, le pongo en las manos su mochila con el almuerzo y le doy un empujoncito para ayudarla a hacerse un pasillo entre los preocupados padres y la marea amarilla de sollozos... Se queda petrificada en medio y se da de bruces con la barrera imaginaria que han construido los pequeños... Se da la vuelta y me mira con extraña angustia negando con la cabeza.... 

- ¿Qué pasó mi amor? - le digo sonriendo. Me abro paso hasta que puedo ofrecerle una caricia - No no, mi vida, tu ya eres mayor, mira, allí está el profe Santi, ve con él. 
Hizo contacto visual y como si se agarrase a una cuerda imaginaria fue salvando los obstáculos, incluida la fuerte barrera que se había formado, y entró. 
"Bien hecho" pensé orgullosa de mi hija... 
El profe Santi ayudaba a los demás profes a recoger a los de amarillo para pasarlos al otro lado de la barrera... Me quedé un rato a mirar desde un lado de la puerta de cristal, por si la nena no encontraba el apoyo que necesitaba para quedarse tranquila... Se coló en clase con sus compañeros y la vi arroparse con ellos. Listo.


http://www.goear.com/listen/c95e8a6/subelos-murfila

jueves, 17 de septiembre de 2015

Buenos Días

Buenos Días mundo.
Buenos Días a ti, que te conectas desde los Estados Unidos (mi mayor fuente de visitas), claro que para ti ya no serán buenos días, todavía no llegó la mañana. Madrugada o bien entrada la noche en la costa Oeste.
Tengo intención de volver a escribir aquí, de expresarme, de sentirme libre y dejar correr mi pensamiento de nuevo. Y dice en el Libro de los Abrazos de Eduardo Galeano, en la Celebración de la voz humana 2, que cuando nace la necesidad de decir, a la voz humana no hay quien la pare. Si le niegan la boca, ella habla por las manos, o por los ojos, o por los poros, o por donde sea. Todos, toditos, tenemos algo que decir a los demás, alguna cosa que merece ser por los demás celebrada o perdonada...
Sí, eso dice.
Pero existe un inmenso mar de palabras que nos ahogan últimamente. Un mar infinito que inunda la red, las redes sociales... Un mar lleno de palabras con violencia gratuita, o simplemente vacías, que en el mejor de los casos, hacen que se pierdan las valiosas y útiles... en las profundidades, quién va a encontrarlas. Porque hablar es gratis. Y faltaría más, que nos cobrasen por hablar. Y bueno, nos cuesta, al final, se paga un precio alto, por poder hablar todos a la vez y cuánto queramos... que se pierden las palabras, y no llegan a quien tiene que celebrar o perdonar...
Y nos juntamos, los de palabras comunes, pensamientos comunes... y hacemos guerras... Guerras de palabras que van y vienen. Y llega un momento en que te planteas si no es inútil hablar, si de tantas palabras nos hemos vuelto mudos y sordos... porque no hay sitio  para más... porque se pierden. Las palabras olvidadas. Las palabras perdidas.
Verdades y mentiras.
Dar créditos.
Y dicen que el 1 de octubre se va todo al garete.
Y nosotros nos endeudaremos un poco más antes...
Vamos a remodelar nuestro modelo energético. Nos pasamos a los pellets. Combustible barato y más ecológico.
Palabras, créditos, energías... Líneas de pensamiento.

Buenos Días mundo. Aquí fueron hoy unas cuántas de mis palabras para celebrar que sigo viva, que pienso, que existo, que me preocupo, que siento, que estoy aquí.

http://en.goear.com/listen/88d02e9/estoy-aqui-shakira

miércoles, 10 de junio de 2015

El muerto vomitó en la boca del escritor

El muerto vomitó en la boca del escritor.
Aun no había despertado y algo en un sueño aparentemente sencillo y sin trascendencia resonó en mi cabeza y volví atrás. El muerto vomitó en la boca del escritor. Quédate con la frase. El muerto vomitó en la boca del escritor. Sin saber de donde salía, ni tampoco la recomendación de recordarla. Así que el sueño, podría ser especial, sanador. El muerto vomitó en la boca del escritor. Desperté y reparé de nuevo en la frase resonante.... El muerto vomitó en la boca del escritor. Quién salía en el sueño??? Recuerda. No había un escritor. O sí? Había un viaje. Viajábamos alén del mar... pero no era lejos. Cerca y lejos. "Me fui cuando empecé a echarte de menos estando a tu lado". Frases resonantes. 
"Si alguien te hace daño no dejas de quererle, pero sí te abre una herida para contigo misma". Esta es una traducción de otra, generalizando. La otra era sobre los niños, seres inocentes, llenos de amor hacia sus padres. Cuando estos los lastiman no dejan de quererlos, pero empiezan a estar disconformes consigo mismos, se echan la culpa, de no ser merecedores del amor de sus padres. 
Tristeza.
Al parecer la tristeza tiene que ver con ser muy listo. Así los siempre contentos nos tienen cara de tontolabas.... :)
Seriedad y tristeza. 
Serio, serie. Rutina. Emociones negativas. Emociones tóxicas.
El muerto vomitó en la boca del escritor.
Entonces no estará muerto.
Quién soy yo, el muerto o el escritor?
Parece que no pinta bien para ninguno de los dos. Quizá pueda escoger otro personaje. Quizá no se pueda escoger.
Y para qué preguntas.
Para nada. No puedo evitarlo.
Entonces, no tienes elección.
Será por eso la tristeza.
No te equivoques, tonta. Puede que los listos sean tristes, pero no todos los tristes son listos. 
Mejor sonreír, para que se abran las puertas, para que se cierren las heridas. 
:)
Mejor sabiduría que coeficiente intelectual.
Mejor.

http://www.goear.com/listen/5a94b61/mejor-los-brincos



miércoles, 29 de abril de 2015

TOS

Una tos seca, que no sabía de dónde le había venido, y que se le metió en la garganta insistente, terca, aguda, apremiante.
Y leyó por ahí que podría ser que quisiera ladrarle al mundo, algo que la contrariaba y quería expectorar... Porque no parecía haber otra razón para esa tos: no cuerpos extraños, no alergias conocidas, no catarros ni gripes, no placas en la garganta. Sólo eso: la tos.
Un virus malo se le había metido a la abuela en los pulmones. Se había muerto hacía muy poco, y habían estado en el hospital con ella. Buena parte de la familia parecía que se había contagiado con aquel bicho resistente a los antibióticos... 
A ella no le parecía que fuese un virus lo que le daba la tos, porque las infecciones suelen cursar con fiebre... y ella no tenía... ni pitido en el pecho, ni mucosidad... Sólo esa tos, sobre todo por la noche, que no la dejaba dormir ni a ella ni a su marido.
Era la abuela de él, la bisabuela de los niños. Una historia que contar. Una historia más que contar de las muchas con las que se había topado. Una historia de una mujer que estuvo ingresada largos años en un hospital por culpa de la tuberculosis. Unos hijos pequeños criados por una abuela supermatriarca, madre de muchos hijos, y con capacidad para dar un cariño a unos niños abandonados por su madre por necesidad. Y por aquel entonces no había sanidad pública, no había medicamentos. Fue una privilegiada porque hubo quien trajo medicinas de estraperlo para tratar aquella infección, desde Portugal. El abuelo trabajó mucho, era picapedrero, en el muro de la Iglesia, para ganar el precioso dinero.
Así que la abuela, la tatarabuela de los niños, se convirtió en una heroína de la familia. Primero porque su hijo, el abuelo, hacía lo que ella indicaba con infinito respeto, empezando por el matrimonio con la abuela, y segundo, por ocuparse de su familia, tan grande, con tanta dedicación y trabajo y esfuerzo y responsabilidad.
Y ya eran dos regalos: un matrimonio (con una mujer embarazada ¡en aquellos tiempos!), y los medicamentos para su tuberculosis: la salud. Dos 'regalos' demasiado valiosos para agradecerlos en una vida ¿verdad?
Seguramente nunca llegó a completar el agradecimiento. No habría podido.
A sus hijos les debía el cariño que no pudo darles en ausencia, y que, a su vuelta, no supo gestionar ni compensar. A su marido... el sacrificio de una vida juntos. Y el roce hace el cariño....
Una niñez muy dura tuvo la bisabuela: su madre que se muere cuando sólo era una bebé. Una madrastra que la rechaza. Un abandono al fin.
Y cuántas lágrimas.
Siempre llorando la bisabuela, siempre descontenta y triste.
"¿Ya estás llorando otra vez? Venga mujer, no llores, que no es para llorar."
Incomprensión al conocerla. Pero luego, cuando supo de su vida, se dió cuenta de que la bisabuela era un tanque gigante lleno de agua salada, un mar de lágrimas incontenibles.
Y habría tosido mucho la bisa. Tenía sus pulmones llenos de cicatrices de la tuberculosis. Quizá la había poseído.
Ahora tenía que ir a la casa a ayudar a limpiar, a vaciar sus armarios, a revolver sus cosas. Y a ella le gustaba controlarlo todo en vida.
Y bastante tenía con su propia casa, la del BBVA, que no daba limpiado, para tener ahora que limpiar una ajena.
Pero no era ajena. Era la casa de los bisabuelos, donde su marido se había criado, 'abandonado' también, porque los bisabuelos podrían cuidarlo mejor que sus padres........
Incomprensión.
Mucha incomprensión.
O quizá era alguno de los compañeros de aquel hospital de tuberculosos, que la había poseído con aquella tos estúpida, terca, insistente y persistente ¿Por qué sólo había medicamentos para ella?
La vida es dura sólo para algunos. Y la muerte acaba llegando, siempre demasiado pronto.

Y quizá después de limpiar la casa de los bisabuelos dejase de toser.
"Las escaleras" le había dicho en sus últimos días "Hay que limpiar aquellas escaleras"

domingo, 26 de abril de 2015

Sólo era una niña...

Sólo era una niña.
Su madre le había enseñado a desconfiar, sobre todo de los desconocidos, pero, no hacían casi vida social, así que desconocidos eran casi todos.
Mamá trabajaba y trabajaba y trabajaba, esa fue su religión, toda su vida: trabajo. Ser una vaga era el mayor pecado para mamá. Ella, que era la pequeña, con unos hermanos muy mayores, se llevó el mayor trozo de pastel de mimos. Unos mimos complicados de una madre cansada, ocupada siempre, con el taller, con la finca, con la casa, la comida, las compras, los animales, los hijos.... Pero también la mimaron sus hermanos mayores, sobre todo su hermana.
Jugaba con las vecinas, casi todas niñas, hermanas, en una familia que no usaba métodos anticonceptivos porque eran pecado... y bueno, el papá estaba muy poco en casa, camionero de profesión, se pasaba meses enteros fuera, y cuando volvía ¡bingo! la mamá embarazada de nuevo. Una vez se colaron en la habitación matrimonial cuando ellos no estaban, porque querían enseñarle un libro 'especial' de sus padres. Allí estaba desnuda una pareja, enseñando cómo hacer niños... Escucharon ruido en las escaleras y salieron escopeteadas de allí, riendo nerviosamente. No le pareció extraño en aquel momento que aquellos padres tuviesen aquel libro, pero con el tiempo... sí que le le pareció divertida la cuestión, al fin, parecía que sí que sabían muy bien como hacer niños. Después se dio cuenta de que en realidad era una perversión que la mamá le concedía al papá, que se la había colado con el didáctico pretexto de practicar 'un buen sexo'. Y se preguntó, también, qué otras concesiones le habría otorgado la mamá hasta decir ¡Basta! ¡No puedo tener más hijos!
Ya más adelante se habían convertido en Testigos de Jehová. Aunque el papá siguió siendo camionero.......  que pasaba cada vez menos por su casa y también menos tiempo. A veces según llegaba se marchaba de nuevo, en su camión, malhumorado, acelerando de golpe. Así fue que una vez atropelló a su perrito. Le abrió una pata longitudinalmente, pero ni siquiera paró...  Y su madre y su hermano llamaron al veterinario que vino y lo cosió en vivo, allí mismo, en el taller, sin anestesia, que debía ser más caro... Y ya bastante era que no lo dejaban morir. Pobre animal.
Su mamá ya no podía tener hijos, sobre todo, porque no había un papá. Papá había muerto. Y mamá ya era mayor, no tardaría en ser abuela de hecho. Las abuelas no podían tener hijos ¿no? Bueno, tampoco se lo había planteado nunca. Las cosas sólo pasaban, ella no tenía la cabeza para pensar en todas esas cuestiones tan complicadas de los adultos. Hacía bien poco que había descubierto que todos los niños tenían pito y las niñas no. Con cierto talento para el liderazgo en aquella pequeña vecindad (al fin ella era la única que no era de la familia, era distinta... ), reunió a varios de los hermanos en el baño del taller, y quiso hacer el experimento, a ver qué tenían todas y todos entre las piernas. En un corrillo, ella fue la primera en levantarse el vestido y bajarse las bragas, "Así soy yo, a ver qué tenéis vosotros...". Al principio alguna se resistía avergonzada, pero el pequeño, Albertito, se bajó el pantalón y el calzoncillo totalmente desinhibido y sonriente, mientras movía la cintura y la cadera haciendo bailar su pequeña pirolilla al aire "¿Veis? nosotras somos niñas, y él es el único niño. Seguro que todos los niños tienen pito". Entonces el hermano mayor había golpeado la puerta bloqueada gritando "¿Qué hacéis ahí?", y se habían sobresaltado, riendo otra vez nerviosamente se habían recompuesto el vestuario y salido de allí con cara pícara... "Nada, qué íbamos a hacer..."

Y un mal día ocurrió. Ocurrió más de un día de hecho, pero aquel fue el peor de todos. Supo, con el tiempo, que todas las mujeres habían pasado por alguna situación parecida en sus vidas. Una situación de abuso. Los más inocentes eran los exhibicionistas. Al principio le daban miedo, luego le dieron pena, sin dejar de tener algo de miedo porque sabía que no debía toparse con uno de esos en un lugar demasiado aislado. "Los hombres son peligrosos, has de desconfiar de los hombres" aprendió por aquel entonces. Incluso a los amigos había que vigilarlos. Tener cuidado. "Si no tienes cuidado, la culpa será tuya..."
Era el abuelo de las niñas. Los abuelos vivían en el vecindario también. Tenían animales, vacas y cerdos, cuadras que atender.
Jugaban al escondite, y el abuelo estaba en la cuadra oscura, llena de estiércol, con la "galleta"  dando la vuelta a aquella olorosa cama de vacas, colocando más hierba seca...  Colgaba el cigarrillo de su boca. Y le pareció el escondite perfecto, ahí nunca la encontrarían... "¿Me puedo esconder aquí?" le preguntó al conocido abuelo de las niñas...
"Pasa."
Según entraba sospechó que se estaba equivocando... que no debía... pero... cómo explicar que no, que ya no quería entrar. Por qué no iba a entrar...
"¿Dónde me puedo poner?" preguntó ya menos atrevida, intentando espantar la desconfianza.
Era de pocas palabras el hombre aquel. Señaló a una esquina, y se puso a mear no lo bastante lejos de ella. Supo en aquel instante que aquello iba mal, pero fue tarde, no supo reaccionar. Una mezcla de miedo vergüenza y culpa se apoderó de ella.
El hombre se dio la vuelta y exhibió sus genitales a la niña.
"¿Me puedo ir?"
"Antes dame un biquiño aquí"
Negó con la cabeza, pero el insistió algo contrariado...
"Un biquiño e xa marchas..."
No quiso que se enfadara, y pensó que no era algo tan importante. Arrimaría sus labios un segundo y podría irse, todo habría acabado...
Pero después quiso otro....
Y entonces las voces de las nietas sonaron afuera y ella aprovechó para salir corriendo mientras él se abrochaba aquel pantalón maloliente.
Se fue corriendo a casa avergonzada y asustada ante la sorprendida mirada de sus amigas.
Se lo pensó un poco antes de contárselo a su madre, porque no estaba segura de cómo reaccionaría. A su madre no le gustaba que se metiese en casa de nadie, como tampoco le gustaban las visitas en la suya. Se lo explicó aun así, porque tuvo miedo de que le llegara de otro modo, y porque no sabía qué habría que hacer. Por un lado le atemorizaba lo que podría pasar, por otro deseaba que aquel hombre tuviese algún castigo. Pero también, quería olvidarse de todo, hacer como si nada hubiese pasado, y aprender.... no volver a verse en la misma situación nunca más, ahora sabía que aquel hombre era peligroso, aunque fuese conocido.
No pasó nada. No fueron a hablar con él siquiera. Su hermano mayor, joven pero ocupando un poco el rol de 'padre', le recriminó que fuese a meterse allí.... que cómo se le ocurría... Ella sentía vergüenza de que su madre se lo hubiese contado a su hermano, pero entendía que quizá había sido para hacer algo más, al menos recriminar al hombre su comportamiento.... Pero nada de eso ocurrió.
Sólo era una niña... Su madre una pobre viuda... Su hermano muy joven y poco sensible a aquella problemática.
Ahora era una adulta, y se daba cuenta de que no estaba especialmente traumatizada por aquel suceso. Aquel hombre era un pobre hombre, que abusó de una niña, sí, pero que probablemente no era consciente de estar haciendo algo muy malo. Una ignorante y absurda existencia. Lo veía venir dando tumbos de la taberna muchas noches por el camino.  Se preguntaba alguna vez si habría abusado de alguna de sus nietas.... Y sería posible, al fin, nunca se le acercaban mucho y su mujer parecía siempre enfadada con él.
Sin embargo, había una rabia contenida, que tenía que ver con la reacción de su propia familia. Sabía que la querían, ya que siempre se sintió amada, pero ¿¡cómo era posible que aquel hombre quedase impune y se fuera de rositas después de hacer aquello!? 
Muy dentro de su corazón, creció sintiéndose sucia, culpable.... y desconfiada. Y tardó mucho en darse cuenta de que no era sucia, no tenía culpa alguna y no debía desconfiar de todos los hombres por sistema. Y de que sí que hubo un desamparo por parte de quien debía amparar.... por las razones que fuesen... Que siempre las hay.

viernes, 24 de abril de 2015

Revuelto. Con v.

Papeles, libros, ropa... se amontonan por las esquinas, tirando hacia el suelo... también tablets, miniconsolas, miniordenadores, cargadores, cables, y juguetes, cientos de juguetes y trozos de juguetes que se van desparramando sin tregua... como si de verdad tomasen vida cuando no estamos ¡pues que se ordenen! ¡organización! 
Y los gritos, las demandas, las risas, los lloros, los trasteos... también se amontonan, y rebotan en las paredes y van socavando mi cabeza. Cavar es con v.
Y vuelve, las dos con v. Vuelve a posarse en el tronquito del jardín el mirlo. Es un macho, porque es más oscuro e intenso, y tiene el pico más amarillo, y esos ojos, saltones,  resaltados de amarillo también. Justo delante de la ventana, mirándome.  Y el otro día estaba también en la entrada, muchos metros más adelante, mirándome de nuevo cuando salía a trabajar. Y sería otro. O sería él... que me sigue, me vigila. Qué tontería. Por qué iba un mirlo a seguirme, a mirarme, a despedirse, a arrimarse a mi. 
Le hago fotos. Me di cuenta hace más de una semana. Siempre tiene el plumaje un poco descolocado... como si viniese de una buena juerga. Buena. Con b.

¿Qué le pasa a esa, mami?
Está protestando
¿Y por qué la detienen?
Porque no les gusta cómo protesta.

Está media desnuda, y lleva algo pintado sobre su piel. Se resiste, y es reducida en el suelo, rodilla sobre su cabeza rubia teñida... o quizá natural. Yo qué sé.

Si le dejas hacer eso manda él.
No, no manda, decide.
O sea, manda.
No, decide.
O sea, que manda.
No, no manda.... Decide.

Pero sí que manda. Decidir es mandar. Decidir es tener el poder de elegir, mandar sobre el camino a escoger. Hará el cuadernillo porque quiere jugar luego, o quiere ver otro episodio de su ídolo youtuber en acción.
Es una trampa. Acabamos haciendo trampa. Eres una tramposa mamá. Sí. Pero esta tramposa te adora, te quiere, mucho, y quiere hacerlo bien, quiere ser una buena mamá.

También hacen trampa con nosotros, pensamos que elegimos, pero entramos en su juego, y mandan ellos. Mandan ellos porque así lo elegimos nosotros. Nos educaron bien en la esclavitud. Con v.



domingo, 12 de abril de 2015

COMUNISMO

Sobre una realidad oxidada, con falta de brillo... erosionada y corrupta... el comunismo, y su rosa idealismo...se sale, se derrama, hasta desdibujarse y desvirtuarse.... Pero todavía se distingue... cortante y contudente, la hoz y el martillo, para cortar y golpear... y será eso... que confundieron los símbolos... y dieron miedo... siempre... Pero son para trabajar, no para atacar... in tal caso, defenderse... con trabajo y sudor... Pobres trabajadores. Pobres pobres pobres...



Sin embargo el óxido es el acabado perfecto para algunos... ese rojizo y granulado acabado que tan de moda está... Decadente belleza... Controlada decadencia. Interesante...

martes, 17 de febrero de 2015

Comeplacentas

¡Que vienen! 
¡Que vienen las comeplacentas!
La muchedumbre gritaba despavorida... hombres mujeres y niños se tiraban de los pelos y escapaban en todas direcciones... mientras unas salvajes despeinadas, con los ojos que se le salían de las órbitas y el gesto desencajado se llevaban a la boca un masa sanguinolenta que devoraban como si fueran zombis, o monstruos empoderados y crecidos,  poseídas por la hormona del parto.... oh! seeeeeeee!!!! "Yo podría ser una de ellas.... por qué no..." pensaba mientras sentada en el váter observaba con curiosidad en sus dedos manchados de sangre y mucosa el contenido de su copa menstrual... 
"Caníbal..." sonreía, ¿podría ser una caníbal?, bueno, según eso también los comeuñas y mocos lo serían... no?? Qué exagerados... 
Había oído hablar de los que se bebían su orina... con resultados increíbles al parecer... Los bebeorinas...
También existe la coprofagia... sí.
Los pelos, también!! también. Si al final seremos como los cerdos... todo se aprovecha :P
Todos son caníbales?? pues creía que no. Todos trastornados?? Miembros de una secta??
Ah... entonces se acordó de la Iglesia Católica, claro, y de su hijo cuando le preguntó qué había en la Sagrada Hostia... (la Mierda le llamó... jajaja, equivocado el pobre, que sabía que era una palabra malsonante pero no se acordaba de cual.... que si alguien lo hubiera oído, alguien ignorante, pues quizá habría concluido que sus padres le habían enseñado en el sacrílego camino... pero no... Se intentaba llevarlo por el camino del respeto...).
"Después de la consagración la Sagrada Hostia tiene el Cuerpo de Cristo" le había dicho.
"Pero entonces... se lo están comiendo!! le están haciendo daño!!"
"No cariño... sólo es un rito." 
"Haced esto en conmemoración mía" había dicho el cura, parafraseando al mismo Dios. 
Al día siguiente de la visita a la Iglesia (para acompañar a la familia creyente y mediopracticante al "Cabo de Ano" del abuelo) se había puesto a barrer y limpiar toda la casa... "Al final el sermón del cura te hizo efecto" había bromeado su marido...
Sí, el cura había hablado de almas culpables, pecadoras todas, ninguna inmaculada... Por muy buenos que nos creyésemos éramos suelos, suelos que acumulaban polvos, y debían ser barridos... Y para eso había que ir a la iglesia.... y la oración era la escoba...
Pero además, había dicho el cura, podíamos barrer los suelos ajenos, así las almas mejor barridas del purgatorio podían salir antes hacia el cielo.....
Amén.
Muchos amenes escuchara. Devotos y creyentes. Señoras que cantaban los salmos con fervor y azuzaban a su hijo desde el banco de atrás para que se levantara... 
Ella, para contrarrestar el gesto serio y fanático de la beata azuzadora le había sonreído y animado a levantarse... "Allá donde fueres haz lo que vieres", le había dicho en voz baja,  "¿Qué?", "Que hay que seguir las reglas del lugar en el que estás... por respeto, mi cariño"

Vitamina K, proteínas, y otros ingredientes que ayudan a la madre para que no tengan hemorragias posteriores y se recupere antes del parto, había leído que tenía la placenta. También que la ingesta no era tan aparatosa como querían dar a entender los propagadores de la alarma social, que se tomaba en batido, con zumo de limón, un trocito nada más... aunque después de Juego de Tronos podía quizá alguna mamá sentirse con ánimos de engullir como si fuese el corazón de un caballo.... como la madre de dragones... seeeeeee!!!! Otra vez fantaseando... pues sí. 
Volvió a mirar la copa menstrual y su contenido. Desde que la usaba le gustaba hacerlo, y decían las brujas que había hecho sus amigas virtuales que era bueno mirarlo, sentirlo, olerlo, tocarlo, pintar con él... regar las plantas, pues era un abono increíble... pero... ella casi siempre acababa tirándolo por el váter... aquel oro rojo... Un par de veces había regado con él la planta del dinero, a escondidas, para que no la vieran echar aquello... Sin embargo, la planta acabó mal, se cayó al suelo, y no le sentó bien el exceso de humedad... a pesar de las propiedades milagrosas del abono.......  Estaba mal colocada la planta del dinero, y ella sabía que acabaría así....  Desde entonces ya no regaba, pero sí miraba el contenido de la copa, lo olía, lo tocaba... y no era desagradable como podría haber creído antaño, incluso había quien se lo bebía... también... claro..... (también la sangre de Cristo se la bebe el cura, en la iglesia... ¿verdad? y quizá había sido mujer Cristo... No... es vino, con-sangrado... jaja, No es más que un rito....). Y en las compresas su olor cambiaba, su color, su textura... Le hubiera gustado haber sabido antes de las copas menstruales... pero claro, si las mujeres supieran y estuvieran bien informadas sobre ellas... se acabaría todo el mercado de las compresas, tampones y demás.... artículos de lujo, si vemos su precio e impuestos... como los pañales...
Medievales, comeplacentas... locas y salvajes....
Brujas.
Que vienen las brujas!!!
Seeeeeee!
No sabéis nada... Jon Nieve...
Pobres bastardos.

domingo, 15 de febrero de 2015

Tejiendo con los dedos

Os lo recomiendo a todos. Es muy agradable, relajante, divertido.... Y tiene un punto.... erótico... lo de tejer con los dedos.... jajaja. Bueno, bueno...

lunes, 2 de febrero de 2015

Clima

Y como si no hubiera cosas importantes de las que hablar, pues sigo yo con el clima... que aquí no es muy bueno... 
Que por qué nos venimos a vivir aquí, con el clima este que hay, que es tan malo, nos preguntan a veces... Pero siempre nos gustó este pueblo, como si lo sintiéramos nuestra casa desde la primera vez que nos pasamos buscando piso, hace ya tantos años... De cuando la burbuja esa... esa tan mala que nos explotó en la cara y todavía le sigue explotando a muchos... esta crisis... Desahucios todos los días. No quiero ni pensar lo terrible que debe ser quedarse así, sin techo, sin casa, de la noche a la mañana... 
Aquí nos venimos muchos. El pueblo con mayor número de nacimientos de toda España, fuimos una vez. Después decían que era por los inmigrantes... que hay unos cuantos. Bueno, y yo, no me quedé embarazada hasta que llegué aquí... y se intentó bastante... a punto estábamos de empezar las pruebas para saber qué había mal para no poder tener descendencia... No había nada mal, supongo, visto lo visto...
No hay nada mal muchas veces, o sí, hay algo mal, pero no en los cuerpos. La enfermedad: de dónde viene la enfermedad... En este tema hay muchas corrientes hoy en día.
El médico que opera sin anestesia, y sin hipnosis! 
La ingeniera que estudia las ondas de nuestro cuerpo, la energía, la luz, de nuestros pensamientos y actitudes, de nuestras verdades... 
Arco da Vella na ría de Vigo
Todo se basa al fin en el poder de nuestro pensamiento, y sobre todo en el poder del pensamiento positivo, que ha estado tan ninguneado. Ingenuos, fantasiosos, idealistas, les llaman a veces a los que se les da por ser positivos. Yo soy positiva muchas veces, pero no todo el rato... El negativismo, el pesimismo, es bastante contagioso...
Aquí en Galicia hay mucha resignación. No creo que seamos muy positivos, pero sí resignados, y luchadores, pero claro, una lucha desilusionada, por honor (maldita sea Ned que llegas tarde, que ahora te la van a cortar sí o sí)... por ser buenos, por no ganarnos un castigo mayor... pues yo qué sé... es un poco una caquita de la vaquita no? 
Y no quería mencionar la culpa, pero me cuesta mucho a mi eso. Al final siempre aparece para castigar, la culpa... y quizá se canalice en forma de enfermedad muchas veces también... puede ser... sí, para mi es una hipótesis que tiene bastante sentido...

Pero algunas fatalidades son inevitables... ¿verdad?
¿Habría podido hacer algo Ned para salvar su cabeza y la de su familia?
Sin embargo le debemos el progreso a esos soñadores, ingenuos, fantasiosos, de pensamientos imposibles. 
Nada es imposible. Se vuelve imposible cuando ni lo intentamos.
E se chove, que chova...
Galicia es verde porque está húmeda.
En este pueblo hace bastante calor en verano, y bastante frío en invierno. En este valle la niebla se asienta y pareciese que encontró su hogar.  Y llueve, llueve bastante, durante días y días y días... que parece esto Macondo, pero no, no tanto... Así es un hecho objetivo que venirse a vivir aquí supone un gasto extra, económicamente hablando,  por la erosión, la corrosión, de las cosas. Las casas, los enseres, todo se estropea con los extremos de temperatura, con la humedad... La humedad propicia el cambio, las cosas se deterioran, para convertirse en comida para las plantas?? 
Y siempre la humedad propició el cambio. El primer cambio más importante para nosotros, la evolución... de moléculas a células, de células a multicelulares, la vida... nació en el agua. En el agua nos gestamos.
Todo se vuelve gris con la lluvia, el cielo encapotado.
La luz, también es importante: nuestra diosa de ilusiones...
Y al fin, dicen que tenemos una tasa de suicidios muy superior a la media en este pueblo. 
Así que el clima, no sólo es tema de conversación de ascensor... supongo que no... que es bastante importante. Supone un factor ajeno a nosotros productor o precursor o impulsador? de pensamientos negativos... (o positivos si luce el sol y no quema)... y todo lo que eso conlleva... 

domingo, 25 de enero de 2015

Calor o frío

Yo prefiero el calor (me dice él). Es más fácil vivir con calor, menos costoso. 

Es que nos gastamos mucho en calefacción. También llevamos una vida, la mayoría, muy sedentaria. El frío hace mella en nuestros huesos, y luego no quiere salir. Si te arrimas al fuego nunca parece suficiente... Más y más... más y más.... el calor se va más rápido que el frío... no se acumula. 
Pero en verano tampoco lo pasamos bien... y el aire acondicionado también gasta, y a los frigoríficos les cuesta más mantener los alimentos. La comida se estropea en poco tiempo fuera del electrodoméstico. 
Aislamiento entonces.
Lo mejor es un buen aislamiento térmico, que no deje escapar el fresco en verano y no deje entrar el calor, al contrario en el invierno.

Si te mueves cambia todo:  el calor que nace de dentro se queda más tiempo, te hace sentir una especial primavera. Mientras puedas moverte, no te quedarás frío si no quieres...

Y si estás frío es más fácil deprimirse, te sientes impotente. Te abrigas y la ropa no te deja mover: más impotencia. Ya no puedes tomarte tu tiempo, porque se enfría el café, has de bebértelo rápido para sentirlo cálido. Descansar se hace complicado con el frío invadiéndote... 

La muerte fría, quemando las plantas... palideciendo todo...

Y se ha de morir para volver a nacer. Y qué tocará esta vez...

Nunca paras de moverte del todo. Lo sabes. Pero ya no eres tu, ya no puedes saber nada, tu, después de la muerte.

Abrázame, y así atraparemos ese calor, juntos.





sábado, 24 de enero de 2015

Dragones y Antorchas

- Eso puede ocurrir cualquier día.
+ Sí?
- Sí. Cogen libros que son una caca y los hacen películas, y luego quedan otros por ahí que son unas estrellas de la escritura.
+  :)
- Sí. Y yo soy una de ellas. Voy a escribir un libro en el ordenador, y se llamará Dragones y Antorchas. Ya tengo el resumen, y el tema y todo. 
+ ¿Y por qué en el ordenador? Vas a tardar una eternidad.
- Porque quiero publicarlo y que los del cine me lo vean y que hagan una película y así poder ir todos a Las Vegas. 
+ :D
- Sí, no sé de qué te ríes. Iremos a Los Angeles.
+ California... jaja
- Sí, ya te lo he dicho, eso puede ocurrir cualquier día. Como con El Hobbit, o el Señor de los Anillos.
+ Caray, pero escribir algo como El Hobbit o El Señor de los Anillos......
- Bueno, luego tu y papá me lo corregís... por si lleva faltas de ortografía y eso...
+ :)

viernes, 23 de enero de 2015

¿Un poco todos los días?

O un mucho, lo que me haga falta, digo yo.
Y digo bien.
El caso es decir.
Decir es distinto que escribir.
Es una cuestión de retroalimentación... ¿Cuántas veces escribes lo que venías pensando en escribir?
La verdad es que pocas. La mayoría de las veces me pierdo. No es que pierda el hilo, porque hilo tiene... al que me voy agarrando. Alguna vez he comparado esto de la escritura como un cauce contenido, un líquido que puja y cuando abres la escotilla busca el lugar más sencillo para pasar... El río busca un cauce por donde transcurrir, por donde llegar al mar, sin saberlo, porque el caso no es llegar, es no pararse: Si dejas de moverte... dejas de ser.
Y es cierto, al llegar al mar sigue siendo agua pero ya no es río... Y se sala. Agua salada. Agua dulce.
Amarga muerte. Dulce vida. ("Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar... que es el morir...")
Cuestión de gustos. Algunos consideran los orgasmos como pequeñas muertes, capaces de hacerte olvidar el miedo al gran orgasmo vital... Ascensión a lo divino. Ascender. Para otros morir es descender: desde la montaña por el valle hacia los abismos del mar infinito.

Metáforas para la vida, metáforas para la escritura, metáforas para la muerte... Metáforas para explicar las cosas que nos pasan, metáforas para entender. Y al fin, debe ser un juego, nada más, y nada menos. Parece que jugar no es importante, pero sí que lo es. 

Y hoy... 
Hoy se me dio por pensar que es más bien como una escalada -lo de la escritura digo, aunque podría valer para la vida-. Vas mirando por dónde poner el pie, la mano. Aquella pequeña grieta se veía bien desde más abajo, pero ahora que vas llegando ya no es la mejor opción... Y al fin, busco el camino fácil, para seguir ascendiendo, y tener mejores vistas. A veces hay muchos caminos, pero elijo rápido... pequeñas elecciones fáciles de tomar llegado el momento. De poco vale al fin planificar. Siempre cambia el paisaje según vas subiendo, y a veces de forma drástica...

Me paso el día escribiendo en mi cabeza, pero no es lo mismo que hacerlo aquí. Como cuando hablo sola: lo que ocurre cuando me pasan cosas, cosas normales que le pasan a la gente, de la rutina diaria. Te equivocas en algo, o descubres que tu hijo hizo esto o aquello que no estaba bien, y entonces lo hago, hablo sola... Pero no hablo sola, si no que ensayo conversaciones urgentes que se me vienen a la boca irremediablemente, buscando razones, soluciones, caminos... explicaciones, que le doy pues, a quien corresponda... pero que luego se pierden en el olvido, no llegan a destinatario, casi nunca. Carecen de sentido más tarde. ¿Valieron para algo? Sí, puede que sí, que me sirvieran a mi, para explicarme, para poner en orden mi cabeza y mi conciencia... Sí, para eso valen, sin que los interlocutores ficticios me interrumpan, ni me rompan los esquemas de lo que yo pensaba que tendrían que decirme, que me contestarían... Me escucharon, me entendieron, o no.. pero entonces yo los desarmé con mis potentes argumentos...  :)

Al fin yo también tengo mi juego de pensar. Como mi reisiño. 
Mi reisiño se hace mayor, que no maduro. Digno sucesor de su madre. Pero yo me siento orgullosa de no ser madura a mis 43, por qué tendría que exigirle a él que lo fuese. Por qué se lo exigimos.

Porque es lo que hay que hacer. Porque tiene que defenderse en la vida. 
Al fin el mundo no es tan distinto del paisaje apocalíptico de The Walking Dead... mira tu.
¿Enemigos hasta que se demuestre lo contrario? ¿contrincantes?¿no amigos?
¿Acaso no se basa la supervivencia en aliarse con tus semejantes, colaborar, hacer frente común a las adversidades? Pero estamos ocupados en criar a los niños en otro tipo de ética: individualista, competitiva... La misma que nos inculcaron a nosotros, y que nos hace tan infelices cuando creemos en ella pies juntillas.

Bueno, cada vez más gente se suma a otro tipo de educación, aunque siga siendo una triste anécdota  en medio de una generalidad más bien pobre en los valores que realmente les van a hacer falta a nuestros hijos en un futuro que se vislumbra más bien duro.

jueves, 22 de enero de 2015

No sabes nada... Pitima

Deprimidos. Los gallegos tenemos fama de deprimidos. Resignados. Supongo que soy gallega, y por eso también tengo mis dosis de depresión, resignación... culpa. La culpa. La puñetera culpa. Es por eso que somos fáciles de manejar. Alguien que se siente culpable no tiene mucha capacidad de rebelión, de defensa. Necesita castigo, necesita redención... Necesita oportunidades, muchas, porque la autoestima no está muy bien y eso hace que no nos veamos capaces de hacer las cosas como supuestamente deberíamos... bien, así que nos hacen falta infinitas oportunidades para seguir intentándolo. 
¿De verdad depende tanto de nosotros?

Encima: culpa por no saber ser feliz... 
Pelamos las patatas gordo.
No ahorramos.
No le dedicamos tiempo de calidad a nuestros hijos.
No tenemos la casa ordenada y limpia.
Nos vamos olvidando de las cosas: no hay azúcar, queda poca leche. No congelaste el sobrante del guiso.. Cuánta comida desperdiciada...

Ayer vi un vídeo sobre la meritocracia. Anda! no me lo subraya el corrector, así que el palabro no es inventado...
En realidad el vídeo era sobre la ansiedad. Por qué estamos ansiosos. Era un vídeo agradable porque nos descargaba un poco de la culpa. No tenemos la culpa de estar ansiosos, al menos no toda. La meritocracia es un poco como la democracia... una pequeña gran mentira. Quizá sean ambas las mejores de las peores fórmulas de convivencia y estado...
No somos lo que hacemos. Hacemos, la mayoría de las veces, las cosas que nos dejan hacer, y que tenemos que hacer... por "necesidad".
Necesidad de quién.
Nos hemos olvidado de satisfacer nuestras propias necesidades... y así nos hemos olvidado de nosotros mismos, y nos llenamos de miseria. Nada tenemos, nada podemos dar ni compartir... Pero acumulamos gran cantidad de necesidades inventadas, por los que quieren hacer negocio.
El negocio es enemigo del hombre, de la humanidad...
Me refiero al gran negocio,  a los negocios que hacen multimillonarias a las personas. Los multimillonarios tienen mucha culpa, sí, es así. El capitalismo nos matará. 

A veces soñamos con tener mucho dinero. Nos da por pensar que seríamos buenos, no como ellos: repartiríamos entre los más necesitados, haríamos obras sociales.... Aissss.... qué engreídos y estúpidos, qué miseria más grande...  quiénes somos nosotros para repartir migajas... quién nos da superioridad ética, moral, para convertirnos en repartidores de "felicidad"
Eso no es felicidad. Nadie que acumule mucho dinero está libre de culpa, otra cosa es que se sienta culpable o no.
A veces pensamos que si tuviéramos mucho dinero tendríamos tiempo y ganas de hacer muchas cosas que nos alimentarían el alma, a saber: leer, viajar, arte... Pero la mano ociosa es la mano del diablo. Es mentira: estoy convencida de que trabajar para vivir nos hace falta, es una necesidad para nosotros, es una necesidad humana y espiritual, es salud, para sentirse realizados. Pero qué trabajo, en qué condiciones... 
Es un derecho, el trabajo, para poder satisfacer tus necesidades, las reales, no las inventadas...

¿Nos hacía falta el café en cápsulas?
No.
¿Alguien se preguntó si nos hacía más daño que bien?
La mayoría no.
¿Alguien hizo un gran negocio con ello?
Sí, sin duda.

¿Se anteponen los grandes negocios a la salud del planeta, de la humanidad?
Sí.

Así pues vivimos en la miseria, y quizá acabemos autodestruyéndonos.

Una comunista gallega. Estámosche ben. Estamos de carallo....