jueves, 23 de diciembre de 2010

Otra vez la basura. Sí que sé por qué...

La basura ardía lentamente a nuestro lado, en aquel gran agujero entre los anises repletos de caracoles. Mucha humedad, hierba, la carretera sin asfaltar ni horadar. No alcantarillados, campo virgen, huevos de rana debajo del hielo mañanero, entre la hierba del gran charco al otro lado de la carretera.
Más allá del campo de fútbol (inclinado!! manda carallo!!), el monte de eucaliptos, y las ruinas del antiguo cuartel... lleno de fantasmas. No vayáis allí niños, es muy peligroso.... El cuerpo de nuestro último cachorro de pastor alemán enterrado justo enfrente. No vi dónde lo enterró exactamente, pero mi hermano lo dijo: Allí, enfrente del cuartel, en el monte. Ah, vale, le decía mi madre, que le había pedido que lo enterrase lejos, en la maleza del monte, sin que nadie lo viera... Con los fantasmas de los reclutas del cuartel me lo imaginaba jugando... libre de aquellos parásitos intestinales que le habían producido aquella muerte horrible. Aquellos vómitos de sangre. Yo lloraba ante su cuerpo moribundo, intentaba darle agua... pero no podía. Estos cachorros son muy débiles. Hay que tener suerte para que uno te salga para delante. O bastante dinero para permitirse los gastos del veterinario.... Sólo es un perro. Ya traeremos otro....
Así es la vida...
- Mamá papá y el dinero!! - se reía de mi Anita, mi gran amiga de la niñez, mientras la basura ardía a nuestro lado, junto con la viruta y el serrín que catalizaba la combustión de las sobras de nuestro barrio, lo que sobrevivía al reciclaje casero. No nos recogían la basura en aquel mundo aparte de la civilización, durante años hablando de la "urbanización", mientras nosotros viviamos en un paréntesis enorme, en un gueto..., el barrio de los torneros.
Pero todo valía, casi todo era reutilizado, en comederos y bebederos para los animales, macetas para las plantas, la sobras orgánicas eran despachadas por las gallinas, cerdos, gatos, perros, ratones y ratas... también, sí. Millones de roedores y miles de gatos ben mantidos tenían su refugio en la chatarrería, en aquellas enormes pilas de, sobre todo, lavadoras y frigoríficos. Ahora, si todavía existiese aquello, también habría microondas, lavaplatos, en fin, supongo que no habría sitio en todo el barrio para una chatarrería de las dimensiones necesarias para nuestro nuevo estilo de vida. Ni tampoco agujero lo bastante profundo para la nueva basura. Las cosas han cambiado mucho...


- Te digo que los reyes son tres: papá mamá y el dinero. Eres una cría tonta si todavía crees en los reyes magos
La miré sonriendo orgullosa, sabiéndome más sabia que ella.
Me miró inquisitiva e insegura, como si yo supiese algo más que ella no sabía.
- ¿Por qué te sonríes así? - preguntó al fin
- Porque yo sé que lo reyes existen de verdad. Y quien te dijo que eran papá mamá y el dinero es que no tiene ni idea...

Decoración navideña no meu barrio (O Ceo)
E ben bonita que é!!
Felices Fiestas a todos!!

Aunque sean sobre todo para los niños... 
Todos somos un poco niños en Navidad ¿no?

sábado, 4 de diciembre de 2010

Se mueren las moscas

Me pregunto si recordará el sonido del chapoteo en el teclado, y si eso la hace sentirse en casa. Quizá es un sonido demasiado tenue para que llegase allí, a la bolsa acuosa en la que flotó y creció durante 9 meses. Duerme ahora, a mi lado. De vez en cuando abre un ojo y comprueba que sigo aquí. La acuno un poco y vuelve a acomodarse y suspirar, satisfecha de su dominio...


Mientras la nena chucha mi cabeza divaga algo somnolienta. Hace nada tenía que armarme con el matamoscas del chino para defenderme, y eso me entretenía... Pero ahora he vuelto a cierto ocio mental. Las moscas se mueren y vuelven las ideas a moverse por mi materia gris, dibujando elipses y círculos al azar... 



Escribir es sencillo. Es sencillo para mi. Sólo tengo que dejar a mis dedos moverse y transcribir esos impulsos nerviosos de las neuronas especialistas en divagar. Tendría que aprender taquigrafía, porque a veces las ideas se amontonan y muchas se pierden. El puente es demasiado estrecho y ellas se apelotonan en ese cuello de botella, así que acaban abajo, en el río, llevadas por la corriente con el resto, todas, las absurdas, las curiosas, las buenas, las malas...


Verbos. Venia pensando en escribir sobre los verbos. Palabras de una clase especial los verbos. Me inspiran las titas Zeltia y Susana. La primera publica algo sobre el lenguaje, sobre como se nos incorpora, como significan las palabras para cada uno, como nacen, crecen, se reproducen y nunca mueren... Como vampiros son las palabras, que a veces nos roban el alma, nos poseen, nos toman, nos chupan la sangre y.... Bueno bueno... Tiremos esta al río.. por  exagerada, violenta, delirante... Curioso por donde tira mi cabeza (será que últimamente me siento un poco secuestrada...)


Son casi seres vivos. ¿No es el lenguaje un enjambre de palabras?. Insectos, como hormigas, abejas... Y están especializadas: los verbos, los adjetivos, los nombres, los pronombres, los adverbios, las preposiciones, conjunciones.... Tan necesarias todas para construir las oraciones. 


"Escribe una oración..." empezaban diciendo aquellos ejercicios de lengua en el cole. A mi me sonaba místico, religioso, poético casi... Frase era mucho más sencillo, menos pedante. ¿Simple o compuesta?. Depende del número de verbos. Aissss... los verbos, los verbos...


En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.
Lo dice la Biblia: un libro llenito de palabras. 

Transitivos e intransitivos, personales e impersonales, copulativos, defectivos, terciopersonales!... Que no nos falte el verbo, que no nos falte, en tiempo y modo, por favor, conjuguemos. Conjugar. Como dice Susana: Con jugar, o jugar con... Y tiene jugo la cosa ¿no?. La raíz es JUG: ¿Viene de Jugar o de Jugo? Quizá de ambas. Y serán de la familia... Claro.


Me puse a divagar sobre las conjugaciones verbales y su sentido e historia. Tendría que investigar y seguro que resultaría interesante. Las lenguas reflejan las historias, y la historia. El como hablamos, las palabras que empleamos, dicen mucho de nosotros, de nuestra identidad... 


Se conjugan de diferente forma según la vocal de su terminación: la a, la e, la i ¿Por qué tanta complicación? ¿Tiene algún significado? ¿por qué esas tres vocales y no hay verbos en -or o -ur?. 


Tonterías que se me vienen...


Conjugar es vivir, verbo importante, y de la tercera, como existir, sentir.... mentir. 
Un arte, conjugar. Y hablando de arte, los verbos del arte son casi todos de la primera: pintar, bailar, cantar, expresar... Salvo: escribir, esculpir... 


Pues yo qué sé. Arroutadas que me dan... Ahora que se se han muerto las moscas, me entretengo, en mis momentos de ocio mental, en estas cosas... 


Morir (las moscas, por fin...) también es de la tercera.

Son ganas de ordenar. Le tocó a los verbos hoy... aisss


Y qué..

viernes, 29 de octubre de 2010

EMPUJAR es VIVIR

Últimas horas en el vientre de mamá
Y a empujones expulsé la dualidad de mi cuerpo el martes.
Una experiencia única. A todos aquellos que dicen que no hay dos iguales tengo que decir que es cierto, que este parto nada tuvo que ver con el que trajo al mundo al reisiño.
Ella es distinta, y yo también. Todos somos distintos.
Me siento muy cansada, todavía aclimatándonos la una la otra, y las dos a esta nueva vida, nueva casa, nueva familia. Todos tenemos que buscar nuestro nuevo sitio, para hacer un hueco cómodo y agradable para esta tan queridísima raíña que nos acaba de llegar.


Cansada pero muy feliz. O quizá debería decir feliz pero muy cansada, que estaría mejor ordenado...


Tengo ahora dos experiencias completamente distintas de entre todas las que hay para traer al mundo una nueva vida.


Tengo pendiente una buena historia, algo que contar, claro... ¿y cuándo no?
Esta experiencia tiene muchísima miga.
Para adelantar algo os contaré que jamás en la vida me he sentido poseída de una urgencia tan desmesurada por empujar. EMPUJAR para vivir, para ser. A mi me trajeron a este mundo para empujar con todas las fuerzas, las que tenía, las que apenas sospechaba, y las que no tenía y me fueron milagrosamente prestadas. Una fuerza sobrehumana me poseyó durante ese preciso, corto, pero con esa intensidad que lo hizo infinito, período de tiempo, en el que nada más tenía sentido para mí. Esas cosas que lo son todo a la vez: normal y extraordinario, corto y largo, intenso y fugaz... Todo a la vez y más.


Y me queda la sensación de haber vivido un parto natural, de que no había nada entre mi naturaleza de madre y el mundo de los sentidos, nada de epidural, nadie que me pudiese impedir que empujase sin la más mínima tregua, con las fuerzas que era imposible que me quedasen.... No podría, no podría.... Y no eran mías. Todavía las debo. Estoy en deuda, pero pago feliz ese préstamo natural que me permitió vivir algo tan único y especial. Apenas puedo hablar: siempre había pensado que no hacía falta chillar ni quejarse así en el parto, ¡era gastar fuerzas inútiles!... Pero no se puede evitar. Creo que acojoné a todas las demás parturientas que estaban en fase más tranquila de dilatación, quizá dosificando esa epidural que te evita sufrimiento, pero también hace que te pierdas algo, tengo que admitirlo ahora, a toro pasado, y plenamente consciente de que si viví así la experiencia fue por obligación, porque de haber podido me habrían puesto la epidural a petición mía.... Sí. A nadie le gusta sufrir.


La niña se retrasó muy poco, casi nada, porque salía de cuentas el lunes y mi primera contracción de parto me sobrevino a las 5:30 de la madrugada del martes. La segunda fue a los 15 minutos. La siguientes fueron acercándose, primero cada 10, luego cada 8. Entre pitos y gaitas (levanta al niño, darse una ducha, papá quiere afeitarse... ) no llegamos al hospital hasta las 8 y cuarto de la mañana. Las contracciones ya son seguidas, y la experiencia anterior (10 horas en la sala de dilatación cuando parí al reisiño) ya quedó en las antípodas. Esto ya no se puede parar. 9,8 de dilatación (de los 10 cms que se dilata), muchas ganas de empujar, la nena quiere nacer ya, y yo tengo que traerla ya!!


Así que a las 9:30 de la mañana llegó al mundo mi niña guerrera, la pirata, la raíña. Es el vivo retrato de su papá, con lo que queda todo repartido: tenemos la parejita de miniyós al completo... jaja, aunque me cuesta imaginar la cara de papá con coletas a los lados... jajaja.
Pude hacer lo que siempre quise: quedarme con mi niña desde el mismo instante que la empujé a la vida y pasó el estrecho umbral, dilatado para la ocasión , pero pequeño para pasar algo tan grande como a MI HIJA, NUESTRA NIÑA, la cosa más grande del universo, que vive, respira, y templada de mis entrañas ya levanta la cabeza desde mi vientre donde la han puesto para buscar mi teta ansiosa de llenarse de líquido vital que la alimente y proteja...


Pesó 3.820 gramos. Se ve que mi cuerpo no sabe hacerlos más pequeños....  Está sana, es preciosa (del modo en que la ve su madre, que es único e insuperable...) y duerme ahora, cansada del viaje...


Gracias a todos por interesaros, por acordaros de mi en un momento tan precioso de mi vida....


Seguiré según pueda sintiendo, viviendo, y contando... según pueda y necesite.
Como ya he dicho tengo contraída una deuda. Debo descansar y cuidar de mi y de mi familia, que no es poco...
Que nadie se preocupe si no me prodigo mucho, ni siquiera aquí en mi casa-blog....
Estoy feliz y bien, pero un poco ocupada...


Como cantan aquellos: el directo es la vida...

A raíña

miércoles, 13 de octubre de 2010

Amable hospital


Mami hace un par de años
Así que entré en el hospital. Estuve 3 veces ingresada en mi vida, y siempre en este hospital. La experiencia no fue mala, me trataron bastante bien, incluso muy bien, pero claro, siempre estás deseando marcharte cuanto antes de allí ¿verdad?. Que conste que a mi me encanta que me cuiden y me traigan la comida, y todo eso.... pero.... pronto empiezas a sufrir todas las desventajas, la sensación de encierro, las nostalgias de tus momentos de buena salud, de plenitud, porque también soy muy activa, me gusta hacer ejercicio, saltar, correr, nadar. Soy una mujer de ritmo, y la calma es necesaria, lo sé, pero demasiada calma me cansa pronto...


Ahora no puedo hacer casi nada. Descanso relativo. Estoy muy hinchada, tenemos miedo de la preeclampsia, y de la eclampsia, y del temido síndrome de HELLP... Tenemos miedo papá, el matrón y yo. De momento tengo la tensión como siempre, más bien baja, pero ya me pasó en el anterior embarazo, todo bien hasta que tengo al bebé y luego se me dispara la presión sanguínea y tengo problemas con los análisis....  Sí que me da miedo, la verdad es que estoy un poco nerviosa...


Mami hoy
Y la nena se mueve, se mueve mucho. Y tiene mucho hipo... ¿será normal? Tengo que preguntárselo al matrón... Todavía no se ha colocado... Si tuviesen que interrumpir el embarazo tendrían que hacerme una cesárea. Ahora ya no sacan a bebés de nalgas, y mejor, creo...


Subí por las escaleras, con trabajo, pero, qué caray, que no se diga que no puedo...  Llego a la planta de Toco, donde están los cintos, las salas de dilatación, las de partos, las habitaciones para las parturientas y los bebés. Conozco bien el sitio. Es mi cuarto embarazo. Los abortos también acaban allí.


Me dirijo por el pasillo hasta la ventana del personal de administración, colegas míos, aunque no los conozco... Tampoco doy publicidad a mi relación con la empresa (me da pánico el síndrome del recomendado... ). Además, primaria es diferente de especializada, es "otro rollo".


- Hola
- Dime
- ¿La charla sobre la Versión Cefálica Externa?
- Sí, es ahí, en medio del pasillo verás una puerta que pone sala de reuniones. Te sientas un ratito y ya os salen a buscar.
- Vale. Gracias.
Sonreímos, mientras me entretengo un minuto guardando el papel de la charla. Ella me mira y le leo el pensamiento. "Qué grande está...". Yo suspiro resignada. "Sí, está grande, lo sé..."


La nena pega un salto. Me llevo las manos al vientre y hago una pequeña caricia. "Tranquila, no pasa nada..."


Soy la primera. Llego temprano. Me siento y saco el librito que me llevo para estos casos, sobre embarazadas y tal. No es ningún problema esperar para mi, soy tranquila, y me gusta mirar a la gente...  El pasillo de un hospital es muy ameno....
Aquí sale la primera. Es una niña. La llevan sobre ruedas, en el capazo. Todo es rosa. Qué pequeñita. El papá y la mamá van sonrientes, pero también con una pequeña mueca de preocupación en la cara, parecen no tener ojos para nada más que su niña.... Son jóvenes y probablemente primerizos... ¿Qué pasará cuando lleguen a casa? ¿Podrán cuidar de ella como deben?
El bebé enrosado duerme plácidamente ajeno a todas las dudas que salen de los ojos de papi y mami.  Sí, ya pasó el parto, pero ahora no es momento de descansar para ellos, han de estar muy pendientes del bebé.. ¿Tendrá hambre? ¿frío? ¿quizá calor? ¿Por qué no se mueve ni un ápice? Espera... fíjate... ¿Respira?.. Sí, sí, mira.  Siempre se puede acercar un dedito a la nariz, por si es una ilusión óptica....


Recuerdo lo que nos decía una compañera... "Primerizas.... Cuando llegas al tercero lo tiras en la cuna y ya ni miras para él.... ". La misma que decía que los síntomas de embarazo se adelantaban con el número de ellos. Del tercero, según te levantabas de la cama de follar ya te agarrabas los riñones... jajajaja, e imitaba los andares de una embarazada. Nos reímos mucho con ella, tiene aquel desparpajo y también mucha retranca gallega. De Santiago pero Redondelana de adopción. Allí vive con su Choquito, como le llama ella...


Se había sentado otra embarazada a mi lado. Cuando pasan los primerizos a nuestro lado por el pasillo nos aflora la sonrisa tierna.  Yo me emociono (estoy blandita...), y me vuelvo a tocar la panza... Aissss  "¡Qué ganas tengo de verte mi cielo!" Mi bebé me contesta con otro bote... Miro a mi compañera y noto cierta emoción en su cara también, mientras sigue al trío en su camino hacia el ascensor. Se percata de mi mirada y ambas nos recomponemos y disimulamos...


-¿Estáis para la charla? - nos pregunta otra "en estado"
- Sí, es aquí.


Sigo ganando en panza. Seguramente les llevo unas cuantas semanas, aunque tampoco tantas...
Me siento gorda. Me levanto para darme unos paseos por el pasillo.... Me cuesta ponerme en marcha, pero una vez empiezo consigo cierto ritmo "normal"


Van llegando más gorditas, una casi está como yo... Bueno.


Aparecen también por el pasillo, procedente de la sala de partos, una camilla con una recién parida y su bebé. El papá acompaña. Van tranquilos. Estos no son primerizos, pero están emocionados. Las celadoras también sonríen. Es una planta casi siempre amable esta. Me gusta.
 El reisiño satisfecho...  Y mami también...
Hace 5 años
El bebé llora bastante, con insistencia, pero con un sonido leve, bajito, no es de los gritones (eso es de agradecer).  Recordé el primer llanto del reisiño. Lloraba poco, pero cuando al fin lo hizo de verdad chilló tanto que me pilló desprevenida, al segundo o tercer día de hospital. Según salió de mi vientre no lloraba. Tardó un poquito en salir, con 4 kilos largos y cabezón costó que pasase por mi canal del parto, así que rápido se lo llevaron a un lado para aspirarlo y mirar que todo estuviese bien. Estaba un poco cianótico...
- ¿Por qué no llora? - pregunté enferma de preocupación - ¿Está todo bien? - rogaba por un rápido consuelo en forma de llanto
- Sí, tranquila, ya llorará..-
Había mucha gente pendiente de él. A mi me habían dejado de lado. Eso era lo de menos, yo miraba atenta y seguía rogando para que todo fuese bien de verdad... Por alguna mala razón, se me antojó, había demasiada gente pendiente en mi parto. Quizá también fue porque tocaba cambio de turno...
Cuando ya desesperaba el reisiño protestó un poco, sin apenas llorar. Lo envolvieron a conciencia y encapsulado me lo acercaron. Sólo quedó su carita enmarcada, tan redondita. No tenía la cabeza deformada, a pesar de la ventosa... Era lo más bonito que había visto en mi vida. Lloré feliz. Lloro ahora también...  Se lo llevaron por seguridad, porque había sufrido un poco con un expulsivo demasiado largo. Por el camino lo vieron mi hermana y el Druida, que al pobre lo dejaron en las puertas, vestido de quirófano pero sin poder entrar, desesperado, porque aquello parecía que se complicaba. Escuchaba todo sin poder hacer nada: "¿Dónde están las tijeras? ¡Pero si estaban aquí!.... Pues trae otras, rápido... "
El uso de ventosa y la prohibida maniobra Kristeller justificaba que no dejasen pasar a papá.


 Y aunque me quedé tranquila pensando que nuestro bebé estaba bien, que sólo se lo llevaban por seguridad, sentí una soledad inédita, un vacío literal y un poco inquietante.... ¿Me lo traerían pronto?  Me habían dicho que en un par de horas más o menos...
Estaba cansada, y nos vimos de madrugada esperando en la habitación. Imposible dormir con aquel nido vacío. Le iban a enchufar el biberón de azúcar y luego ya no me cogería la teta.... Yo quería darle de mamar.
A pesar de todo hubo un final feliz... sí. Y me costó la lactancia, pero conseguí mantenerla hasta casi los dos añitos. Es un niño muy sano...


Desperté de ese recuerdo tan vívido con otra entrada de camilla. Cuatro generaciones de mujeres avanzaban por el pasillo. La bisabuela y abuela del bebé hablaban con la celadora mientras mamá y recién se miraban muy cerca, en intimidad, tapaditos por la sábana, ajenos al resto del mundo...
- ¿Entonces usted se acuerda de mi?... ¡pero si hace como 20 años!
- Ah, pero es que yo tengo muy buena memoria - decía la bisabuela, de muy buen ver para ostentar ese título... ¡Parecía tan joven!
- ¿Entonces esta chica es aquel bebé...? - miraban a la recién parida
- Pues sí, claro..
- Yo también me acuerdo de ti - decía la abuela -  que fuiste mi compañera de cuarto hace veinte años, que ya trabajabas aquí, y tuviste también al bebé -
- Sí, sí, si tú también me suenas... pero ¡qué cosas! -
Se perdieron en una habitación mientras celebraban tan particular encuentro....


Todas sonreíamos y nos mirábamos...  Nos interrumpió la de la charla.
- Seguidme por aquí por favor....

viernes, 24 de septiembre de 2010

Y, a veces, me asalta ese pasado que debe ser mío, y por eso me sigue, como un perro fiel. Aunque lo espante, sólo se aleja un poco. Fiero o amigable, según lo trate...

  El  hospital es como un laberinto. Entro por la puerta de atrás, que también es principal. Una cuesta empinada y bastantes escaleras... Calor, a las 13:00 horas, de justicia. Despacito. Papá se quedaba preocupado.
- No me gusta dejarte sola... ¿estarás bien?
- Sí, tranquilo. Además estoy en el hospital, si me pasa algo alguien echará mano de mi ¿no? - lo miro a esos ojos, tan suyos - Qué me va a pasar... - le sonrío
- Ya - hace un leve gesto de contrariedad y me acaricia el pelo - pero vete despacio, y en cuanto salgas me llamas eh
- Síiii, no te preocupes, llego con mucho tiempo, iré despacito y con buena letra, vete a buscar al nené y luego me recoges - nos damos un piquito en los labios y salgo lenta, aparatosamente, del coche en la esquina donde paramos.
Camino y  sonrío mientras le digo adiós con la mano porque sé que me vigila por el retrovisor hasta el final de la calle. Qué preocupón es.... Cómo lo quiero... y cómo me mima...


 Me balanceo un poco al caminar, intento disimular mis andares de Fraga, pero me resulta difícil... Un buen suspiro. Me siento bien sola, un ratito, conmigo misma, con mis pensamientos, con el mundo a mi disposición, alrededor...
Subo despacito la escalera. Aquí, en esta ciudad, todo son cuestas y escaleras. Un cariño especial para ella que me acogió tan bien, hace ya cuánto... ¿9 años?.. Tampoco es tanto, pero todo cambió, parece toda una vida, un nacer de nuevo. ¡Lo de antes se siente tan lejos! Casi ajeno...


video
Y qué es la vida más que un Tango. Y qué es un Tango sin pareja.
¿Y sin música?
 
Me enamoré, por eso me vine, detrás de él. Todavía recuerdo a mi suegra, por teléfono, pidiéndome que me viniese de una vez, que no le gustaba que le secuestrase a su hijo todo el tiempo libre disponible, viajando a Turquía, donde yo vivía, sola, pero bien, en mi pisito de soltera, sin mucho dinero, el suficiente para mi y algunos gastos simples. Siempre podía irme a casa de mami, pero era un paso atrás. Preferí, ya que tenía la posibilidad, quedarme sola en el piso, que al fin es de mi familia, cuidando de mi lo mejor que supe, madurando un poco, que me hacía falta, buscándome la vida, la identidad, trabajo, amigos...



 Las oposiciones a las que me presenté dieron su fruto y me apunté en las listas de los portugueses, para poder irme con él, mi Druida. No quería irme hasta no tener mi propio sustento, no quería que nadie cargase conmigo, no me iría sin nada, por mucho que mi suegra me insistiese...
Al fin me llamaron y me vine. Dejé Turquía, con el beneplácito de mi suegra, el pequeño disgusto de mi madre, y empecé a trabajar en serio, ¡con paga mensual y todo!. Me casé de nuevo, esta vez puro trámite, sin traje blanco de princesa, ni velo, ni cola, ni peluquerías. Sin flores, sin iglesia, sin casi gente, un par de vecinos, mi suegra, mi cuñada, y el juez de paz, entre semana, y qué día fue ¿un jueves? aiss ¡no me acuerdo!. Un par de fotos nada más. Estaba nublado, pero era julio, creo que el 18... Luego unas empanadillas en un bar de tapas..., y por la tarde un paseo por Samil....


 Nos hipotecamos dos veces, la primera para comprar un piso y la segunda para  comprar esta casa, una vez vendido nuestro primer hogar. Y aquí nos quedamos, en medio del monte, en este pueblo que ya es mi pueblo, en donde trabajo, en donde nació mi niño, nuestro niño.... Muchas cosas en 9 años, en los 11 que han pasado desde que conocí al preocupón...


 Pues sí que me cambió la vida... Vaya que sí...

Atrás quedaron aquellos días largos y vacíos. Vacíos de un modo especial porque siempre intenté mantenerme ocupada, evitando al diablo... Aquellas noches anhelantes, llenas de sueños, y a veces pesadillas...  Aquel sinfín de jornadas iguales esperando... a ver qué pasa... a ver cuándo llega mi oportunidad.... Aunque eso vino después, la esperanza, porque antes hubo algunos meses de lágrimas. No sabía que se pudiese llorar tanto, ¡días enteros!, pero nunca llovió que no escampase, hasta en 100 años de soledad paró de llover un día, y entonces me di cuenta de que no se estaba tan mal, que seguía allí, evitando al diablo, contaba conmigo misma y podía permitirme el gimnasio (ay mi aerobic, cuánto me ayudó), mi academia para las opos, ¡y tenía un coche para moverme libremente! Una chica con suerte, sí, cuánto peor podría haber sido... 
Pero no podía vivir así eternamente. Necesitaba aprobar las puñeteras oposiciones, encontrar un trabajo digno, un amor verdadero.... ¿Y si ya había pasado mi oportunidad? ¿Y si ya no había más? ¿Cuánto podía durar en medio de aquel mar en calma, sin una pizca de viento que me llevase a algún sitio? Tenía suficientes provisiones y medios para no morirme de hambre, ni de frío o calor....  pero.... ¿Sobreviviría sin nada más?... ¿Qué sería de mi alma? ¿Tendría yo capacidad para ser una loba solitaria? ¿Acaso no había sido peor antes, que al fin también estaba sola... tan sola... encerrada en una relación claustrofóbica y destructiva? ¿Podría retomar mi vida, mi ser, perdonarme por haberme dejado encerrar, por ser la cómplice de la destrucción de mi alma?


Evitar al diablo, al diablo que nos habita... Esa era mi prioridad...


Ahora casi lo veo como una tontería, aquel sufrimiento... ¿Cómo no podría haber algo más? ¡Era una niña! ¡Tenía 27-28 años!


Aun soy una niña.

jueves, 9 de septiembre de 2010

MEME: de kaplan pasando por Zeltia

As preguntas:
relaciones y contactos
-Canto tempo levas como blogger? 
-Como te enteraches da existencia dos blogues?
-Nomea cinco blogues que sigas diariamente ou con moita frecuencia  
-És lector anónimo dalgún blogue?
-Algúns autores que che acorden especial simpatía.
-Con qué cinco bloggers irías de esmorga?  
-Con qué blogueiro/a pasarías unha noite de loucura sexual?
-Namoraches algunha vez dalgún blogueiro ou blogueira?
-Estás satisfeito co teu blogue?
-Escolle entre 3 e 5 bloggers para que resposten estas preguntas nas súas bitácoras.


Cuando supe el significado de MEME, hace ya tiempo, no pude remediar acordarme de la otra palabra: MEMEZ. 
Y perdón, que nadie se ofenda, pero es que hay memes muy chorras, y están reñidos además con la libertad de expresar o callar que impera en los blogs. Los memes pueden fastidiar el misterio de un bloguero, aunque también aumentar la afluencia de visitantes curiosos. Los blogueros tenemos esos dos puntos, casi todos, el punto exhibicionista y el punto curioso.


Este meme nació de la conmemoración, al parecer, de los 1001 posts de Kaplan.
Zeltia lleva 481 y yo llevo 317 publicados.
No celebro cumpleaños de blog ni tampoco me fijo demasiado en el número de entradas (he tenido que mirar cuántas llevaba).


Cambié un par de veces de look, pero nunca cerré ni me mudé. Descansé, eso sí,  aunque nunca del todo. Cuando me dedico a algo que me gusta necesito desintoxicarme de vez en cuando, porque tiendo a dejarme absorber demasiado.


Bueno, vamos al grano:


-Canto tempo levas como blogger? 


Miña primeira entrada é de febreiro do 2007, así que levo xa 3 anos e 6 meses.


-Como te enteraches da existencia dos blogues?


Pola miña sobriña, que me falou deles máis en profundidade. Xa antes tiña escoitado das páxinas persoales e tal, pero non pensei en abrir un blogue ata que ela mo suxeriu, sabendo a miña afición por debuxar, escreber, a fotografía,  e algunha que outra arroutada de creatividade que me acontece de cando en vez...
Pasado un tempo e estando de baixa déuseme por entreterme co tema este. Non pensei que me fora a gustar tanto...


-Nomea cinco blogues que sigas diariamente ou con moita frecuencia  


Non podo deixar de visitar a Chousa, Zeltia, Raúl, Neli, Prometeo, e últimamente xa visito máis a Susana Moo que o meu propio blogue... jajaja, que nos ten erotomonizados a tod@s.
E foron 6 ¿non?. Boeno, cinco nomeei. Teño a lista de blogs cortiña aí, a esquerda. Son poucos e moi escollidos, non teño tempo de moito máis nin tampouco me interesa ter unha lista moi longa, a verdade...


-És lector anónimo dalgún blogue?


Esporádicamente me perdo por aí e leo daquí e dacolá, ou vexo fotos, que me gusta moito. Son coma unha nena.. que se alimenta cos ollos, así que primeiro vexo as imaxes, as fotos, os debuxos, e logo, ás veces, pérdome nas letras tamén..., pero así asidua a un blogue de forma anónima... non. Cando me fago asidua non me podo reprimir e comento ou me fago notar. Nos 3 anos longos que levo como blogueira gañei confianza e perdín vergonza...


-Algúns autores que che acorden especial simpatía.


Esta é a mesma pregunta que antes. A lista está aí, a esquerda. Son amigos que contan coa miña simpatía e especial agarimo. Teño moi bo feeling con Chousa, Zeltia, Raúl, Prometeo, Susana Moo...  Nuevo Icaro, que aparace e desaparece. Gústame moito Mararía, que tamén é como o Guadiana... jaja


Co Druida teño algo máis que especial simpatía..... Os que me coñecen xa o saben. Pero este xa non está nesto dos blogues, baixouse e non ten moitas gañas de voltar, aínda que mantén aí o seu bosque colgado, coa vexetación medrando salvaxe... jaja


-Con qué cinco bloggers irías de esmorga?  


A nosa relación está ben así. Gústame ter o mundo virtual e "o outro" separados. Son tímida. Ademais, como Zeltia, eu prefiro outras diversións. O bullicio e os excesos non me satisfacen en demasía...
Eso si, gústanme as festas que montamos últimamente no blogue de Susana.. jajaja


-Con qué blogueiro/a pasarías unha noite de loucura sexual?


 A mirada do Druida é especial...
E quén de mirar as estrelas aínda que
reine o Sol...
Pasei, repetín e volverei a facelo sempre que poida... jajaja. Pero ten trampa a cousa, porque xa nos coñecíamos antes de ser blogueiros, eso sí, o primeiro encontro foi virtual. 
Unha semana despois xa nos escribiramos de todo en moitos emails e quedamos para vernos e marchar por aí a fin de semana. A mesma noite da cita foi unha loucura auténtica que saiu moi , pero que moi ben....


Dudo moito, e él tamén, que doutro xeito nos tiveramos coñecido, quero dicir, dunha forma tradicional, nunha discoteca, por exemplo, non creo que nos chamáramos a atención a verdade.


Por suposto, falo do Druida.


Non a pasaría con ninguén máis, pero teño que recoñecer que fantaseo coa forma que terá Susana de documentarse para o seu blogue... jajajaja


-Namoraches algunha vez dalgún blogueiro ou blogueira?


Non. Pero sí namorei dalgún texto ou algún post, no sentido de sentirme seducida, de chamarme moito a atención... de gustarme moito. 
Estou moi namorada do Druida. Non sei qué me deu... pero funcionoulle ben... jaja


-Estás satisfeito co teu blogue?


Bastante. Serve para o que eu quero, fago con él o que me peta. Se teño gañas escrebo, ou poño música, ou publico unha foto ou un debuxo. Podo poñerme creativa co deseño do mesmo, podo repasar as miñas cousas para coñecerme un pouco máis. Aprendín a quererme moito e a sentirme moi libre e a gusto nesta miña casa virtual. E podo medrar, experimentar, chorar, desafogarme.... E ata facer amigos!!!  Cousa que me satisface moito moito. Síntome libre e especial sen ser un becho raro, ou non demasiado raro... jajaja, porque hai quen me segue, me lee, quen simpatiza e sintoniza comigo. Mola moito.


-Escolle entre 3 e 5 bloggers para que resposten estas preguntas nas súas bitácoras.


Misión inútil. Chousa, Zeltia e Susana xa están collidos. Os demáis non van querer, non fan memes, ou están "desconectados".


Se alguén dos que me visita quere facelo, que o faga e que avise. Faríame ilusión que alguén se apuntase pola miña banda...


Sinto fallar neste último punto do MEME, pero éche o que hai...


En la red, los blogueros somos insectos voladores, como todos...
 pero también arañas, esperando a ver quien cae..... 


 Y, si me permitís, os voy a mandar a una de mis entradas antiguas, que viene al cuento de lo que estamos hablando, de internet y de sus gentes. Además no me quedo bien si no meto algo de imagen y música:

viernes, 27 de agosto de 2010

No es broma...

Los ciclos se repiten.
El segundo es siempre más fácil, me dijo la tocóloga.
Y sí, supongo que lo está siendo. Voy recordando las cosas, los achaques, las dudas, los sentimientos, pero no sé si aprendí algo, quiero decir que la preocupación no se va...


- Hola J. Supongo que estarás superliado
- Dime
- Nada, que desde hace unos días pierdo alguna gotita de vez en cuando. Yo no le quería dar importancia, pero es que me pasó ya varias veces, y no parece flujo, es demasiado ligero, traspasa la ropa ¿sabes?
- Ya. ¿Y de cuántas semanas estás?
Había hecho los deberes antes de hacer la llamada, calculando en el gestograma online que tengo en favoritos...
- 31 + 2
- Bueno, no te preocupes... bla bla bla - me explica muy atento el matrón, cosas que yo ya sabía, pero... necesitaba escuchar.
- Gracias J
- Nada, tranquila..


Y los bajones... De repente quieres llorar, porque no parece que puedas ponerte aquellos pantalones, primero una pierna, luego la otra, pero no los aguanto, quiero estar desnuda, todo el día, en casa. Y viene la impotencia, y te dejas llevar, no quieres hacer nada, con la de cosas que hay que hacer... Y luego los nervios.. Y si podré... Y si no podré... Cuándo volveré a sentirme yo, persona, sin dejar de ser madre, sin sentirme culpable...


Y quién me mandó a mi.
Era lo que querías ¿no?... Pues ajo y agua.


Y mi niño, reclamando cada vez más atención... No lo quiero descuidar, mi reisiño, tan listo, tan guapo, tan cariñoso...


- Mamá, papá, os quiero mucho... - ya está otra vez - y te quiero Mika, y te quiero Coco, y te quiero Uma, y te quiero J, y te quiero Billy... ¡os quiero a todo el mundo!
- Yo también te quiero mi vida - dice el Druida, que no deja de emocionarse en cada ocasión, y nunca le falla, por mucho que el niño se repita.
Seré yo, que soy una Ñú...
- ¡Mamá!
- Qué...
- ¿No me oíste o qué? - entra en la cocina con aire ofendido
- Sí, te oí
- ¿Entonces?... Te dije te quiero mamá.. y tú no me contestaste nada - brazos en jarra
- Bueno, tampoco Mika te contestó
- Mamáaaaa, es que cuando lo dije de Mika, y de Coco y de Uma y de J era una broma..
- Ah
- Pero cuando dije te quiero papá y te quiero mamá no..
- Mi vida, no por mucho repetir las cosas son más de verdad. ¿Tú no sabes ya que te quiero mucho?
- Ya, pero cuando dices te quiero mucho tienen que contestarte te quiero mucho..
- Te quiero mucho mi rei... ¿está bien así?
- Sí, así está bien mami - me pongo a su altura y nos damos besos y abrazos, con cierta dificultad por mi parte, pues me molesta que se cuelgue de mi cuando me agacho, que esta tripona siempre está por el medio...
- Cuidado cariño, que me pesa la hermanita...
Comprensivo me toca la barriga suavemente y me hace el sana sana...
- ¿Ya pasó? ¿Ya está más tranquila? ¿Ya no te da golpes?
- No, ya no, ya está más tranquila - contesto con una sonrisa tierna que también lo tranquiliza a él.


- Te quiero Sindi - se oye desde la sala


- A la tortuga hay que cambiarle ya la tortuguera, la pobre no puede dar la vuelta por los pasillos, se queda atrancada - le digo desde la cocina al Druida, que está sentado al ordenador, con sus diplomacias Ikarianas..
- Sí, vi una el otro día con depuradora incluida...




Y dicen que crecen a la medida del habitáculo... Cuanto más puedan moverse más crecen..


¿Pasará lo mismo con los niños?




Y otros con incontinencia amatoria:

domingo, 1 de agosto de 2010

Pirata en Mamá Caribe



Esta nena vai ser
unha guerreira, 
unha loitadora...
Unha PIRATA. 
Vese que o seu elemento é a auga...
e non para...De explorar e explorar, ese mar, dentro da súa nai..... 
Mentras, o seu irmán maior, o reisiño, non para de tararear a banda sonora...
¡Otra vez mami!



sábado, 10 de julio de 2010

Nunca se sabe...


Nunca se sabe...
Mírale a los ojos...
Da igual, nunca se sabe...


- ¿Por qué me escrutas?
- Busco tu verdad.
- ¿Acaso no la tienes?
- ¿Y tú? ¿La tienes tú?
- La mía sí.
- Entonces no es verdad.
- Sí, es mi verdad, la verdad más verdadera.
- Para tí.
- Sí, para mí. Quizá también para tí.
- No, la mía es necesariamente distinta.
- ¿Por qué?
- Porque es mía, sólo mía. ¿Quieres que te la cuente?
- Ya la conozco.
- No creo.... Creo que aunque te la cuente no la sabrías nunca. Antes de llegar a mis labios, mucho antes de ser oída, o escrita, o leída, según la someto, la visto con palabras que forman frases, historias más o menos largas, ya no son mi verdad, ya no sé lo que son. A mi misma me sorprenden...
- Por eso te gusta hacerlo.
- Sí, creo que sí. No es que quiera contar mi verdad. Lo que me gusta es sorprenderme con mis historias.
- Pues sé feliz.
- Lo intentaré.


Una canción potita... para quien necesite algo más que palabras....



Gif: Reisiño Culeteiro buscando su verdad... Quizá esté en el fondo de la piscina...

viernes, 2 de julio de 2010

De Angeles y Demonios

Qué es lo que más deseo....
Qué quiero ser?
Quiero ser madre? Quiero ser esposa, amante, amiga?
Quiero ser una heroína? Quiero ser poetisa? Quiero escribir verdades? Quiero escribir lo que no existe, o lo que existe en mi cabeza, lo que no se puede ver? Quiero soplar sobre la palma de mi mano y llenar el espacio con polvos brillantes, de estrella, de oro, que se iluminen con la luz y hagan visibles esos rayos? Los que salen de no se sabe  y van a parar a no se sabe? Quiero ver el camino??


Quiero ser buena compañera de trabajo? Quiero ser buena mujer? Quiero ser buena persona??


Lo quiero a él. Y lo quiero mucho.


Soy persona, luego mujer, luego madre, muy de cerca esposa y amiga, amante ocasional y alguna cosa más... E intento ser buena en todo, aunque sé que no lo consigo, no del todo, no en todo, no siempre....
A veces se cambia el orden de las cosas. Fácilmente ser madre se pone en primer lugar... antes que ninguna otra cosa...


Y a veces me pierdo en el trabajo, y me encuentro hablando sola, en el salón, a las cinco y media de la mañana, mirando a Golum que tuerce el gesto como diciendo "Estámosche Ben... Mi Tesoro"...  Luego apuro mi infusión de azahar, melissa y hierba luisa y me callo un rato, pensando en lo que quiero, en lo que me trastoca, en lo que me hace cambiar el orden de las cosas y pone mi mundo del revés...


Y no lo merece, el trabajo no merece mis palabras en alto, mis desvelos.... Pero a veces me pasa, que no puedo desconectarme, porque intento ser buena, porque, como mi reisiño, odio equivocarme, odio que las cosas no salgan bien aunque le pongas empeño, odio que se me escapen los detalles, que no pueda controlarlo todo... Y no puedo. No puedo. Y tampoco debo... pero tiendo a obsesionarme..


Me asusta que mi niño se me parezca en tantas cosas..... pero también hace que lo entienda muy bien, que conecte directamente con sus sentimientos, con sus "problemas". Esas culebras que mamá coge con la mano y le enseña a todo el mundo: "mirad de qué tiene miedo mi hija... mirad qué tonterías la obsesionan" . Es como ver un esquema de mi misma antes del desarrollo, del crecimiento, del cambio de perspectiva... . y mucho antes del desenlace, claro, y entiendes muchas cosas, y te preocupas de cómo ayudarlo para que no desarrolle tus temores, tus obsesiones, tus mismos defectos....


Y luego pienso otra vez en él, en su orden de las cosas, en sus ángeles y demonios.
Trabaja en la cueva de los demonios. Calor, y muchos látigos fustigándole, así me lo imagino brevemente, así me lo cuenta cada vez que viene de vuelta y se encuentra con la misma pregunta en busca de esperanzadora tregua: ¿qué tal hoy?
-¿Y para qué preguntas?
- Ya
- Pues eso...


Lo mío no puede compararse.... no es la cueva de ningún demonio...


¿Qué los demonios no existen?
¿Y no eran ángeles echados a perder?


Sí, creo que quiero hacer visibles los rayos que les indique el camino a los ángeles, para que no tengan que convertirse en demonios, perdidos en nuestro caótico infierno personal.....
Soplaré soplaré y soplaré.... Algún polvo mágico debe quedar por ahí.... ; )
en algún lugar...

martes, 22 de junio de 2010

De Autobuses y Ventanas

-¿Qué tal te lo pasaste?
- Bien.
- ¿Y tardasteis mucho en llegar?
- Un poco
- ¿Y te gustó ir en el autobús?
- Sí, pero me tocó en la ventanilla y Luci me pidió que le cambiase, y yo le cambié, pero me equivoqué...
- Oh.. Tú no querías cambiarle.
- No, yo quería ir en la ventanilla, pero le dije que sí, y me equivoqué..
- Vaya.
- Y luego Luci no me quiso cambiar.. Y yo le dije que me había equivocado..
- Ya.
- Y se quedó dormida..
- Vaya.
- Y se lo dije a la profe, pero no me pude cambiar... Mami, yo me equivoqué...
- Bueno, ahora ya pasó, olvídalo...
- Pero no me puedo olvidar... Yo no quería equivocarme
- Bueno, hala, ya está... Ahora tienes que olvidarte, no te pongas triste. Otro día tienes que pensarlo mejor ¿vale?
- Vale.
...
- Mami
- Qué..
- Te quiero mucho.

Los padres de Luci se conocieron en un autobús... destino a Madrid.
Él pensó que ella parecía una paleta. Ella, cuando le preguntó por el número de su asiento y vió como se golpeaba en la frente para comprobarlo, pensó que era muy torpe....


Los padres de ella le preguntaron qué se le perdía a ella en Madrid...


En el viaje de vuelta volvieron a coincidir...