jueves, 27 de noviembre de 2014

Sucio y húmedo es lo mismo que tierra y agua

Luke se viene sigiloso pisando con suavidad y cuidado las hojas marchitas, que no secas, que cubren el suelo de todo el jardín de atrás.
Y tocaría recogerlas... 
No, qué va... Déjalas, que se conviertan en humus. ¿Demasiadas? ¿Quién lo dice? Los nuevos estudiosos del campo, que los ingenieros agrónomos han hecho mucho daño, que lo que estaba bien era lo que decían los viejos... que si putrefacción anaeróbica o aeróbica... Que si toxinas, que si mierdas, que si el champú de los niños produce cáncer... y la wifi! Dos noches van que me olvido de apagarla... que mal que mal...
Y esta molestia que me traspasa el pecho. Será físico o psicosomático??  Creo que ayer hice un estiramiento extremo mientras bailaba ACDC... :) Serán agujetas... Maniotas!
Mi marido, me echa de menos.
Los niños, se acuestan tarde.
La ropa, se está amontonando.
Y tengo que llamar a mamá, e ir a verla. Noto su depresión desde aquí, su peso. Quizá eso es lo que me está traspasando el pecho, por mi culpa... por mi culpa... por mi culpa...
Y no, no soy sociópata... qué manera de darme importancia. Ni siquiera soy introvertida, eso era antes... Lo que soy es una vaga. Ya lo decía mi madre... y tenía razón.
Y esta mañana me asalta esta pregunta: es lo mismo sucio y húmedo que tierra y agua??
Creo que sí. Pero cuánto prejuicio ante la misma verdad...
En un lugar sucio y húmedo crece la vida, pero nos parece inhóspito, qué curioso. No lo es para plantas y bichos. Las plantas y los bichos nos hacen falta. Pero también son bichos y plantas los que nos producen enfermedades...
Y será por eso, lo del prejuicio.
Será.
Y todo en la justa medida.
Para que crezca lo bueno, y se mantenga a raya lo malo.
Apocalipsis es masculino, aunque siempre lo escriba en femenino....
Es por la etimología, no le busques más patas al gato, que no tiene...
Y de tan lista me paso de rosca y me siento tan TONTA.



domingo, 16 de noviembre de 2014

¿Dios aprieta pero no ahoga?

No te aísles.
No te aísles, rezaba en un manual de felicidad que leí últimamente...
Pero a mi el alma y el cuerpo me pide soledad, para estar tranquila, para descansar, para hablar conmigo misma, para sentir, para observar, para reflexionar, para disfrutar...
Y quizá sea una enfermedad, mi sociopatía... yo qué sé. Quizá me la haya curado un poco, pero... naaaa... sigue ahí, latente, al acecho, no me deja relajarme cuando estoy en compañía... Sólo cuando consigo abstraerme, estar sola igual, rodeada de gente, pero sola... sin llamar mucho la atención, invisible... entonces me relajo, y estoy bastante bien... bastante bien...
Y es por eso que me cuesta que alguien se acerque a mi e intente conocerme mejor... No suele ocurrir, pero a veces... sí. Y me hace sentir incómoda, hasta incluso llegar a ser desagradable, sin muchas ganas de hacer concesiones, a ver quién es esa persona que se atreve a molestarme... con qué intenciones... Desconfiada soy... por naturaleza? educación? No me abrazaron besaron e invadieron mi espacio físico demasiado cuando era una bebé??

Tengo algunos recuerdos de cuando era una bebé, en Alemania. Quizá sean mezclados con sueños, tampoco estoy muy segura, pero algo de real habrá:

Me siento un poco sola, no... sola no... porque escucho gente en la cocina, canturreando... y el trasteo con cacerolas. Olor de comida de puchero caliente... Es mi hermana mayor. La llamo, a mi manera, porque quiero ver, no quiero estar tumbada en mi cuna sola, me aburro! La casa era pequeña, y mi cuna está pegada a una puerta corredera, que está abierta, para escucharme... pero yo también escucho... y quiero ir allí. No sé si lloro, protesto o hago ruido, pero mi hermana viene... me pregunta cosas... me sonríe... pero no me coge... Sé que no me va a coger. Vuelve a la cocina y de vuelta trae algo muy dulce (un chupete? cargado de azúcar). Me lo da y lo chupo. Un chute bueno... Dejo de protestar... un rato... 
Mi hermana, adolescente, debe acabar la comida... Dónde estará mamá? Trabajando en la fábrica... En la fábrica de calcetines.
"Margarita, está linda la mar, y el viento, lleva esencia sutil de azahar... 
Te voy a contar un cuento..."

Mi hermana me contaba cuentos, y fue... una madre para mi, también. 
Pero tuve mi primera dentición negra azabache.....
Mis dientes...
Y quizá por eso, soy una adicta... Por eso... busco soluciones inmediatas que me alivien las angustias. Quizá por eso, soy una sociópata. Quizá no: seguro que por eso tengo mala calcificación y una dentadura problemática... Seguro.
La belleza de un mundo marchito

¿Soy una "persona altamente sensible"? Una nueva descripción de bicho raro... También la leí la semana pasada, y me sentí algo identificada, como tantos y tantas... Y será mentira. O no. 

No será una ventaja. Supongo que es contranatura ser una sociópata. No sentirme cómoda y relajada con otras personas. Tener cierta dificultad para relacionarme personal e más íntimamente con los que me rodean. Soy educada y respetuosa, eso me garantiza no tener problemas, pero... 
Pero...
Pero qué...
Qué más dará ¿estoy preocupada por los apocalipsis?
¿¿Sobreviviría mejor o peor con mi forma de ser??
Soy desconfiada pero también inocente...
Habría que evaluar si soy buena eligiendo las personas en las que confío.... 
La confianza va y viene, viene y va... 
Pero una situación límite... cuando tengas que hacer verdaderos actos de fe..................

Y al final mi marido me enganchó a los Walking Deads...
No tiene mucho sentido, pero es cierto que los personajes te dan que pensar. Esto de las confianzas, y cómo son las personas realmente. Los héroes y los villanos. Mejor: los héroes y los cobardes. Egoísmo. Supervivencia. Amor.

Están muertos o enfermos?? Están muertos. Muertos animados. Pero no pueden ser tan feroces... Están en mala situación. Un vivo con perfecta dentadura no podría despedazar ninguna pieza en la manera que nos lo presenta la serie. Tampoco se entiende la forma de contagio... Muchas vísceras por doquier, heridas abiertas, pero, tienen que morderte... Y no se cansan... da igual que no hayan comido en mucho tiempo... Tienen pilas alcalinas. Eternos móviles... Bueno, que no tienen sentido alguno... los zombies... Ya había hablado de monstruos por aquí.

Pero la serie mola. Quizá si tuviesen más sentido sería demasiado dura de ver... Como La Carretera.... Esa historia sí que te la llegas a creer... y ahonda más y más en la sociopatía que algunos padecemos...
Qué mundo nos viene....
Qué clase de mundo nos viene. Si ahora, con lo "bien" que estamos, afloran tantas maldades por doquier... qué pasará cuando "Dios" ahogue pero bien.

http://www.goear.com/listen/753b36f/scum-of-the-earth-rob-zombie

viernes, 14 de noviembre de 2014

Algunas cosas...

Esto de los blogs está un poco muerto, me parece a mi. Claro que es que a lo mejor no me muevo en el círculo adecuado.
Sigue esto abierto y de vez en cuando me invita a escribir. Echo de menos hacerlo, muchas veces, pero también es un esfuerzo importante, hacerlo bien... o al menos intentarlo. Si es que las motivaciones han ido variando, y los que me leen también, supongo. 
En tiempos, cuando empecé con todo esto, no esperaba ser de demasiado interés para nadie, salvo quizá para mi misma, que siempre me interesé bastante por mi, ya fuese para autocompadecerme, lamerme las heridas, o presumir un poco, también... sí.
Mis montañas rusas emocionales... Encumbrada, enterrada... pero también a medio camino, cada vez más, enmediocreada... Qué buen palabro! :P
Enmediocreada.
Las redes sociales se han comido a los blogs. Salvo los escritores profesionales, los periodistas, que tienen en los blogs sus artículos ahora... 
Los blogs, las webs,  se han convertido en revistas... Información, artículos de opinión, y ficción, también.
El mercado también se ha mudado a la red. Todo se aprende, se enseña, se compra, se vende... en la red.
Incluso es el lugar idóneo para encontrar pareja, o divertirse...
¿Todavía hacemos algo sin hacer uso de la red en mayor o menor medida?
Algunas cosas...


lunes, 29 de septiembre de 2014

43

Todavía sirven licor 43??
No me gustaba demasiado, pero en su momento, cuando yo era pequeña, tenía éxito. Todo mueble bar de clase media tenía ¿no? Luego ya llegó el carolans, y el sheridans... Bueno...
Ahora, que cumplo precisamente 43, y ya sé más mejor lo que quiero, no cambio el licor café casero por ningún otro...
Una vez fui bebé, y niña, y adolescente, e insultántemente joven, pero ahora me toca ser una mujer de 43, desde hoy justamente.
Y está bien. Está muy bien. Todavía no soy vieja, todavía tengo energía, todavía... Aún no llegó el momento del ¿ya?. El ¿ya está?... ¿ya llegué? ¿se acabó ya el viaje? 
Naaaaa... 
Un día más... un día menos...
Agridulce paso del tiempo.
Pero no me puedo quejar... ni mucho menos.
Me lo paso bien... Amanerando.

jueves, 18 de septiembre de 2014

Novena

La fruta se pudre. Se llena de mosquitos, larvas... se corrompe. Pero todo se aprovecha. No hice mermelada. Hacer mermelada lleva mucho azúcar, refinado, la droga del milenio. El azúcar nos mata, también. La vida nos mata. Nos roban y sabotean. Nos estamos matando. Nuestro estilo de vida nos mata. Hacer mermelada también te cuesta energía y tiempo. ¿Vale la pena? La fruta viene toda junta... Hay que guardar para cuando no hay. Confituras y conservas. Tarta de manzana. Compota. El vino. El vino sí... es un buen invento. Pero no me gusta el vino. No demasiado. A veces para hacerme la interesante, la sibarita... pero no me gusta el vino. Tampoco la cerveza, aunque la voy tolerando más. Se puede vivir a base de cerveza, ketchup y pipas. Es mentira. No me lo creo, más bien.
Tiempo de tormenta y vendimia.
La novena de tormentas. Pero a veces son más de nueve... Y quién se para a contarlas. 
Nos robaron el útero.
¿Cómo han podido robarnos el útero? Y sí. Ahí dentro de nuestras entrañas, a veces late, se contrae, se vuelve una medusa, un pulpo, una serpiente... por momentos bien ínfimos se hace notar y nos asusta.... porque no tenía que estar ahí... ¿qué es eso? Lo que nos han robado sin llevárselo... Y no sabrían cómo se usa. Nos robaron la capacidad de sentirlo, de navegarlo sin navegar. Porque ese va con piloto autómatico: el bicho dentro del bicho. Tratar de gobernarlo es imposible y doloroso. Es un extraterrestre en nuestros vientres... Poseídas... 
Quemadlas pues!!!
Y así fue.
Y lo hicimos invisible. Lo acallamos. Con mucha culpa, con mucho miedo. Y sufrimos. Y seguimos sufriendo. Mientras no lo liberemos de nuevo, para proporcionarnos el placer debido, así será.
Cómo es posible... que nos hayan robado algo tan importante de nuestro ser....
Somos culpables. Es nuestra responsabilidad protegerlo. De su buena salud depende mucho más de lo que creemos. Todo empieza allí.


El parabrisas se vuelve una pantalla con efectos: la imagen se hace impresionista, se deshace, se desdibuja, y las líneas tiemblan, se ondulan... como el útero. Pero sólo es la lluvia, el agua vital hacedora... junto con la luz, junto con mis ojos, junto con mi útero...

domingo, 10 de agosto de 2014

Horrores que no caben debajo de la alfombra

Sigo pensando. Vengo de aquí: Sentimientos, instintos, realidades...
Las imágenes que nos bombardean desde las redes sociales, las noticias del telediario, las injusticias y crímenes que se comenten a lo largo y ancho del mundo y que llegan a nosotros completas o incompletas, distorsionadas o cercenadas: alimentan el odio. Creo que ese es el problema, canalizar todo ese bombardeo de información negativa, odiosa, que destruye la fe que puedas tener en la humanidad, en el progreso positivo, en la capacidad del ser humano de hacer cosas increíbles y buenas: milagros...
Esas manifestaciones del horror, que habita en nosotros también. ¿Sería yo capaz de involucrarme en algo tan horrible? A priori parece que no. Me parece impresionante tanta gente de acuerdo en hacer tanto mal. Desde Hitler, pasando por otros genocidios sistemáticos... apoyados por tantos... porque si no, no se podrían llevar a cabo... Unos pocos malos no pueden hacerlo solos.
Entonces nos queda la opción de la ceguera... No son malos: están confundidos. Son dignos de lástima. Si algún día se dan cuenta de todo el sufrimiento que han producido no podrán vivir con el peso de la culpa.... Cómo perdonar cosas tan terribles.... 
Es importante no darles el poder de generarte odio, supongo. Pero es difícil... 
Cuando ves madres llorando, niños muertos, hospitales y colegios bombardeados... diputadas que dicen barbaridades... sin ningún pudor...
Es realmente difícil no dejarse llevar por la rabia y el odio, que es lo que alimenta las guerras, el lobo malo...

martes, 22 de julio de 2014

Depende de los lobos

Dice el Druida que quien no me conoce puede malinterpretar mis palabras aquí. Dice el Druida, cuya opinión pesa mucho para mi, y que es muy listo, que es difícil hablar aquí de cosas íntimas, de mis desvaríos más personales, y que se me entienda bien, que es difícil, incluso peligroso, y que me he equivocado, que efectivamente mis palabras son engañosas. 
Supongo que tiene razón.
Pero también he pensado hasta que punto no es justo al revés. El hecho de que él me conozca más íntimamente que cualquier ser humano en este mundo hace que me mire con ojos prejuiciosos, cansados, amorosos, incapaces de ver el mal en mi...
Porque todos tenemos una parte mala en nosotros. Así es nuestra naturaleza. Egoísmo, comodidad, no sé... 
Se puede vivir negando la evidencia, se puede intentar sacar esa parte negativa de nosotros, se puede sencillamente aceptarla y acallarla, someterla con la parte positiva, buena, que también debe habitar en cada uno de nosotros.
La historia del lobo.
Gana el lobo que tu alimentes....
Una mañana un viejo Cherokee le contó a su nieto acerca de una batalla
que ocurre en el interior de las personas.
Él dijo, "Hijo mío, la batalla es entre dos lobos dentro de todos nosotros".
"Uno es Malvado - Es ira, envidia, celos, tristeza, pesar, avaricia, arrogancia, autocompasión, culpa, resentimiento, soberbia, inferioridad, mentiras, falso orgullo, superioridad y ego.
"El otro es Bueno - Es alegría, paz amor, esperanza, serenidad, humildad, bondad,
benevolencia, amistad, empatía, generosidad, verdad, compasión y fe.
El nieto lo meditó por un minuto y luego preguntó a su abuelo:
“¿Qué lobo gana?”
El viejo Cherokee respondió: "Aquél al que tú alimentes."

La vida casi siempre te sorprende. Tu misma te sorprendes, porque puedes hacer cosas que pensabas que no podías, sólo con intentarlo, pero también... a veces... cosas aparentemente sencillas se vuelven muy complicadas.
¿Sabéis lo difícil que es romper la ventanilla de un coche, el tuyo, cuando se quedaron las llaves dentro, por ejemplo?
¿Sabéis lo difícil que es partir los huesos de un cadáver para descuartizarlo, cuando en vida una simple caída nos fractura una pierna?
¿Sabéis lo difícil del trabajo del verdugo, cuando busca la muerte en su primer hachazo en el cuello del condenado?
¿Lo difícil de cosechar, cuando en el monte, de unos desperdicios que se botaron allí brotan las simientes e incluso dan fruto?
Es sorprendente. Manifestaciones de la ley de Murphy, supongo...
Yo siempre digo que las cosas no son tan fáciles.... Ni tan difíciles....
Todo depende...
De muchas cosas... depende...

sábado, 19 de julio de 2014

Sentimientos, instintos, realidades

Seres divinos, creadores de nuestra propia realidad... dice Miquel...
Debe ser...
Estamos diseñados para ser felices. Nuestro cerebro está diseñado para crear una realidad que nos haga feliz... dice Miquel...
Y debe ser...
Es. Sin duda.
Yo soy feliz. Sin embargo tengo algunos aspectos, negativos, en mi vida... que vienen mezclados, complicados, enmarañados en mis neuronas... Tiro de un lado y de otro, intento extirparlos de mi cabeza, pero me doy cuenta de que no son ajenos a mi, son míos también... son mi propia materia, son yo misma... y no quiero cercenarme... extirpar. No quiero. 
No quiero cambiar. El cambio me supone un esfuerzo increíble: me produce miedo, desasosiego, incertidumbre, molestia, infelicidad... Pero no enfrentarme a eso también me produce un sentimiento negativo hacia mi misma: soy una cobarde? una desertora? una irresponsable? una estúpida? me complico? quizá no tengo que cambiar? acaso no soy lo bastante feliz?? soy demasiado conformista??

Mi instinto me dice que no debo preocuparme, que no tengo por qué tomar decisiones precipitadas, que puedo dilatar tanto como necesite, como quiera.... por un lado. Pero tengo días en los que me urge poner diques a la tranquilidad, freno a la inercia, necesito un cambio... Pero la inercia es muy fuerte... Tan fuerte. 
Un día me siento más capaz, y puedo con todo, pero al día siguiente pago los esfuerzos y necesito descansar... El agua vuelve a su cauce... Y qué puedo hacer yo, divina, creadora de mi propia realidad??
Nos engañamos. Creemos lo que nos conviene... o no. Y son esas creencias, esas realidades, de hoy, mentiras de ayer y de mañana, las que nos hacen felices o infelices.

Y a pesar del sentimiento de "no cambio", resulta que sí cambiamos. Nos cuesta verlo, pero cuando conseguimos elevar la perspectiva sí que lo vemos... Yo ya no soy la misma de ayer. Supongo que no seré la misma que mañana. 
Sondeo en mi pasado buscando los cambios bruscos... pero casi no los identifico... No sé... Qué pudo cambiar drásticamente mi vida?? Veo cambios externos: mi primera boda, me fui a Madrid, volví, nos separamos, conocí al Druida, aprobé las oposiciones, trabajé por cuenta ajena, me sentí segura (a raíz de tener trabajo me sentí autosuficiente), tuve a mis hijos... 
Quizá mis partos... ser madre me ha cambiado... Sí. Para mejor. Pues creo que sí. Sí me siento más poderosa y creo en mi divinidad... Ahora sí creo que mi realidad no depende de acontecimientos externos.... pero.... es que me va bien...
¿Y si perdiese un hijo? 
¿Cómo creo una realidad que me haga feliz y eclipse una acontecimiento tan traumático como ese? Y según me hago esa pregunta me siento egoísta... tremendamente egoísta.
Mis hijos no han venido a este mundo para hacerme feliz a mi... aunque lo hacen, sólo con su existencia y cariño. 
Yo he nacido para ellos: para quererlos, cuidarlos, acompañarlos, en todas sus vivencias, las buenas, y sobre todo, en las malas...  Sería insensible si no sufriese con un acontecimiento así. Pero el sufrimiento también nos hace falta en nuestras vidas... El amor y el sufrimiento. Amamos y luego hemos de sufrir con la pérdida. Es lógico, normal, natural, y forma parte de nuestra humanidad, de nuestro ser. Y está bien. En aceptarlo está la paz interior, supongo yo.
Quizá es que cuando hablamos de realidad hablamos de sentimientos. Todo está bien si no te sientes mal, aunque las cosas pudieran ir mejor, o mucho mejor, o vayan muy mal, fatal...
Parece una excentricidad hablar de crear realidades alternativas que nos hagan felices cuando a tu alrededor ves odio, muerte, destrucción, por ejemplo, si estás en medio de un genocidio, terrible, como todos los genocidios. O si no tienes para comer, un techo que te cubra... Dinero suficiente para ti y para los tuyos, una vida digna...
Para mi es fácil. Y ahí fue una patada de culpabilidad al estómago. 
Pues nada, a escribir: culpa, miedo.. en un papel... y luego lo quemas. Puf!. Ya está. Lo dice Miquel. 
Y debe ser...
Yo huyo.
Huyo de todo eso que me hace sentir mal. Me entero de lo justo, pero ya no me obligo a ver cosas que me hacen mal si no puedo hacer nada para solucionarlas, algo que aprendí es que sentirnos mal no soluciona nada... Hemos de valorar aquello que nos hace sentir bien, recrearnos y así vivir, felices, a pesar de todo.... 
A poco que te esfuerces puedes crear realidades alternativas. Mariposas de luz y todo lo que estés preparado para ver... Sólo cambia la música, el filtro, y deja pasar lo bueno ahí dentro... A mi me funciona... casi siempre... cada vez mejor (todo se aprende... con algo de dedicación y cariño...)


lunes, 30 de junio de 2014

Se defienden los muertos

Los muertos se defienden. Igual porque no se han muerto todavía. Pretenden quedarse así, enteros, pero no puede ser, tienes que descuartizarlos, hacerlos pequeñitos, partirlos, transformarlos, dividirlos... enterrarlos en el olvido.
Por qué hay que olvidarse? Porque es mejor así. Has de seguir adelante. Su recuerdo no te deja seguir. Su recuerdo es otra de sus defensas. Acaba el muslo amoratado de partir sus trozos. Partir los esqueletos se hace duro, se resisten, y su presión te produce los moratones... Se defienden. 
Entran por la puerta de tu habitación y se te ponen a la par, cuando no puedes moverte, en tu cama. Tienes los ojos abiertos pero estás catatónica, no puedes reaccionar, ni enfocar con los ojos, sólo detectas su presencia allí. Te quiero mamá. Pero no es mi hija, es mi hermana. No recuerdo haberla ido a ver, no recuerdo cómo murió. Murió sola, en el hospital sola. Esa no es una forma digna de morir. Tenía miedo, y la dejamos sola. Se portó mal, es cierto, pero no merecía morir sola. O sí? Se lo merecía?? Nos quería?? Nos quiso alguna vez?? La quisimos nosotros?? No lo suficiente. 
Te quiero mamá. A lo mejor no se murió, sigue esperando a que vaya a verla... ¿Te olvidaste de mi, hermanita?
Cuánto lo siento.
Me siento culpable, porque no fui a verla, sólo una vez, ya casi al final... Antes había ido, pero ella sólo quería que le fuera a por tabaco, al otro lado de la autovía... Mira allí hay un bar, me había explicado por la ventana del hospital, allí tienen tabaco, ve por favor, me muero por un cigarro... Luego no le interesaba demasiado mi conversación. Y qué le iba a decir... Sentía mi lástima, y mi rencor... seguramente, pero no mi cariño, aunque intenté dárselo. Ni yo misma lo encontraba sano y salvo allá donde estuviese...
Se defienden los muertos. 
Será que siguen vivos.
Será.
No sabemos morir dignamente. Tenemos miedo, tristeza, ansiedad... Tal vez no sabemos morir porque no nos dio tiempo a vivir como queríamos... a saber... 
Y nos defendemos. Vivos y muertos. Muertos y vivos. Los unos de los otros... 
Deberíamos aceptarnos y querernos. 
Pero seguiremos matando. Seguiremos descuartizando y transformando. Seguiremos muriendo. Eternamente. 

miércoles, 11 de junio de 2014

Ella sí que sabe

Mi peluquera es una mujer extraordinaria. Sus manos son increíbles. Cuando te lava el pelo estás en el cielo. Te lo seca con una suavidad inaudita de alguien que lleva haciéndolo tantas y tantas veces. Piensas que no, que no puede ser que sea así con todos... Debo ser especial yo...
Soy una mujer difícil, pero debo decir que ella me ha conquistado de forma incuestionable. Es muy buena.
Todavía ahora conservo su mimo en mi cabeza, un cosquilleo en mi cuero cabelludo que revive con la sangre fluyendo por todo él, respuesta a su masaje... Estaba dormido, y ella lo despertó. No sé cómo no voy más a menudo, siempre se lo digo. Ella se muestra comprensiva... amable... habladora... Cómo sabe de qué palo voy yo?? Cómo puede saberlo?? Yo soy difícil, hablo poco, pero ella sabe arrancarme conversación, de forma natural, sin que me cueste. Debo ser especial yo, para ella...
No, no... La especial es ella, sin duda. Especial por cómo me hace sentir, sin caer en servilismos ni marujeos. Es una mujer extraordinaria!!
Y los cortes de pelo son espectaculares. No sólo sabe lo que quiero yo, también atiende a la imagen de mi cuerpo, sabe lo que pide mi cabeza, mi pelo se rinde con un par de tijeretazos a su buen hacer.
Es una auténtica bruja, de las que cura con sus manos y mimos, de las que te arrullan con su voz y calman tu alma...
De mayor, yo quiero ser peluquera, quiero decir, bruja, quiero ser bruja... De las auténticas. Me voy cansando de ser la eterna aprendiz.
(Qué idiota eres. Nunca dejarás de serlo, y no estás cansada, tampoco... No puedes evitar tu curiosidad y tus ganas de asombrarte, y hacer cosas nuevas, que no hayas hecho nunca antes. Nunca es mucho tiempo.)

domingo, 8 de junio de 2014

Avanzar en tu destino

Siempre avanzamos en nuestro destino. A veces alcanzamos algunas metas que nos habíamos propuesto, pero eso no es avanzar en tu destino. Ni siquiera será cierto que existe un destino. Hoy se me ha dado por pensar que sí que existe una ley vital común, que existimos pero no, como los electrones, igual. Que alguien podría estar haciendo con nosotros el experimento de la doble rendija, y extrañarse del mismo modo que nos extrañamos nosotros con el comportamiento de estas partículas subatómicas, que están por todas partes y a la vez en ninguna...
Que tenemos una gran onda asociada (grande porque nos parece que no, que la vida es lineal, que debe ser muy grande para que no nos percatemos de su curvatura, aunque como todo, es relativo). Que nuestro avance en la vida es pendular, andamos y desandamos, vamos y volvemos, somos y volvemos a ser, con la frecuencia adecuada para asegurar el olvido, o quizá el olvido ya venga garantizado por otras razones, que vivimos quizá el día de la marmota una y otra vez, pero en vez de un día, una vida entera, una y otra vez, una y otra vez, siendo y no siendo tantas veces, decidiendo bien y mal otras tantas. Quién sabe...
Que todo movimiento es onda al final, y se rige por esas leyes del movimiento armónico, y las leyes del péndulo.
Y avanzamos, o desavanzamos, aun sin quererlo. Y nos morimos al final. Y nacemos al principio. O viceversa.
Lo que hacemos durante el camino puede ser arrastrarse, resistirse, soñar, volar, bailar, mirar el paisaje, ser felices o infelices.... Y depende del talento de cada cual... Supongo.
Porque todo esto es un suponer, aunque a veces me ponga nerviosa porque pienso que quizá di con la clave de todo.... Qué queréis... ingenua de mi... Todavía soy como una niña, tantas veces...
Ser o no ser, he ahí la cuestión. :)
Tener un compañero de viaje parece importante. El vals de la derrota de raúl me sirvió de base para escribir esta letra y cantarla con esta melodía. 
Es la historia de una derrota al fin, porque, aunque ambos miembros de esta "no pareja" desearían avanzar juntos en el camino de su destino, la realización de sus éxitos personales, para él bailar, para ella volar, los separa más y más.

Pero todo es ficción, con el pájaro bobo aprendimos que es mentira, que se puede ser pájaro y bailar bien. Lo que pasa es que la fama y el éxito no siempre dependen del talento... :P




jueves, 29 de mayo de 2014

Monstruos que viven en mi

Llevo como tres horas aquí sentada... Tres horas.
Venía a escribir una entrada, pero al final me quedé prendada de montones de prendas a crochet, de fotos bonitas, de entrevistas y textos que se publican por ahí... Algún vídeo, los gifs, la música... Y ahí se fueron tres horas...
Este es un monstruo... y como tal se alimenta de nuestro miedo y de nuestra atención.
El miedo nos hace falta.
El miedo nos salva la vida... O nos la quita... También.
Otro oxímoron más. Todo es y no es al mismo tiempo. Como los electrones, que están y no están... todo a la vez.
Pasas por la vida... sin saber de tu medida...
A veces tan grande
A veces tan pequeña
A veces en la media... y no sé lo que es peor...
El monstruo que vive dentro... Tienes que hacerte amiga de él, pero no porque le tengas miedo, ojo... Se alimenta de tu miedo, no lo olvides... Sí, ya sé que eso te estresa, que no quieres pensar en ello, que no puedes evitar tener ideas negativas, que tienes miedo del miedo... y así será, porque así naciste, temerosa de Dios y un poco amiga del Diablo, que tampoco lo puedes evitar, que el cornudo rojo te caiga bien. Es caluroso, divertido, amable... Dios es frío, distante, serio, vengativo, autoritario...  
El amor es la solución.
Pero no se escoge de quién te enamoras.
Eso es otra cosa, te estás saliendo del tema. Has de amar a todos, a todas, a todo... No tienes nada que escoger... 
Pero eso no es posible, se pondrán celosos... o te ignorarán. Todos necesitamos sentirnos importantes, alguna vez... O todo el tiempo posible.
Egoísmo.
Huele bien. 
Papá está sofriendo cebolla.
Me quiere. Soy una de sus personas importantes, lo sé. 
Me quiere y también me ama. Me ama. Me ama. 

lunes, 19 de mayo de 2014

Aquí me hallo...

Aquí me hallo... sin profundizar mucho en nada... como siempre...
Cada día que pasa me da más pereza escribir. Sin embargo me gusta leerme... yo qué sé... narcisista que debo ser. A veces me enamoro de alguna de mis entradas de antaño. Alguna buena hubo. Inspiraciones efímeras... jaja. Un poco enferma sí que estoy (y me gusta!)
A veces tengo ganas de cerrar esto y volver a mis escritos privados... O dejarlo así, abandonado a su suerte... Venir como si fuese un santuario a adorar a Pitima y sus movidas, y pensar una vez más que tendría que volver a escribir. Pero ahora sí, parece que sí, que he cambiado un poco, que noto ciertos cambios.. Noto el paso del tiempo.
Artística e intelectualmente diversa, y dispersa, lo dicho, sin profundizar en nada, eso como siempre....
Con este blog coloreé mi vida, que no era más que un devenir de tonos grises... y estuvo muy bien. Que no tengo problemas con los tonos grises... El gris también es un color. El color de las canas. 
Ahora los colores me vienen de serie, me explotan de vez en cuando en la cara. Me he vuelto más sensible. Hago fotos y ganchillo... y lo disfruto un montón.
Tampoco tengo tiempo. Como siempre. Aunque el tiempo es chicle. Se puede ir estirando de aquí y de allá....
Pero hay cosas que no puedo descuidar, ya no... No quiero estar ausente mientras mis hijos crecen...
Ya habrá tiempo para todo?? Pues no. Porque no se puede ir corriendo y a prisa a todas partes, porque ya necesito mi tiempo para respirar y caminar conscientemente por la vida, para que no se me pase toda ella y se convierta en mentira. Quiero una vida de verdad, y eso sólo se puede conseguir centrando tu consciencia en el presente. Viviendo!
Sigo siendo un poco sociópata, pero la gente no, así que me aceptan como soy... benditos...
Parece que no se puede vivir aislada... que somos parte de un todo, y es importante integrarse, aunque tengas la impresión de no encajar... Es sólo una impresión. Soberbias y complejos absurdos. Se van perdiendo cuando vas abandonando al ego. A algunas nos cuesta porque estamos muy apegadas a él...  Y hay que quererse, pero como primer paso, luego has de irradiar hacia fuera también, no nos quedemos estancadas, a riesgo de caer en el maltrato que supone no aceptar nuestra pertenencia a la humanidad. Somos gregarios.

Mis Pitimas y yo. Yo con mis queridas Pitimas... aissss Aquí las dejo a mano... por si me hacen falta.


sábado, 12 de abril de 2014

Las cosas que me pasan... La magia

A veces pasa mucho tiempo y daría la impresión de que nunca pasa nada, de que todo es una sucesión de rutinas sin descanso, nada que nos emocione, nada que nos llegue.
A veces una quiere ir a buscar pastillas para no soñar, porque lo que sueña se le antoja una pesadilla, y, a saber, lo que es un mal sueño para unos puede ser un gran sueño para otros. Al final todo es un amasijo de verdades inventadas, y lo que nos pasa, o no nos pasa, sólo está dentro de nuestra mente.
Así que de vez en cuando, le perdemos miedo a la irrealidad, y nos perdemos en nuestras verdades, que son mentira...... y vivimos y nos emocionamos con ellas. Y por qué no?
Mentira?
Por qué mentira?
Todo es cuestión de fé en esta vida. Al final todo, TODO, son visiones y fe. Tus ojos son un instrumento que tu mente usa hábilmente, muy limitados técnicamente, por lo vasto de la realidad, no porque Dios (¿ein?) no los haya hecho perfectos................. No me toméis por una sacrílega cualquiera capaz de menospreciar la grandiosidad del universo, de la naturaleza y por ende, de nosotros mismos :P
Están limitados a una "zona visible" de la que sólo cogemos unos trazos mínimos que tengan sentido para nosotros.
- Mira! He grabado un hada!
- No, no creo
- Sí, mira... la vas a ver ahora - le digo mientras le muestro la minipantalla de mi cámara al reisiño. Curiosamente, tiene una reacción distinta a la que esperaba, pero lógica en unas décimas de segundo que razoné... Si a mi mi madre me llega a aparecer de pequeña con una cámara toda emocionada diciendo que había grabado un hada, o un ángel, o una bruja, o cualquier otro personaje "de cuento" me hubiese puesto algo más que nerviosa. Sin embargo la niña se mostraba tranquila, tampoco muy curiosa... como si ya estuviese de vuelta de las extrañas movidas de su mamá.... O quizá, pienso, la niña, más pequeña, todavía no le cerró la puerta a todas esas verdades que nos va desmintiendo la vida cuando crecemos... para poder malvivir en el "real mundo"
El reisiño no estaba seguro de querer ver.... pero lo convenzo para que mire...
- Eso no es, es un efecto tuyo...
- No, de eso nada, tu sigue mirando, yo no hice nada.
El niño sigue mirando un poco nervioso.
- Uau, vamos a ganar mucho dinero con esto mami, puedes ir a cogerla??
- Dinero??, no, no se puede coger cariño... Es un hada mágica, que sólo se pudo ver por la cámara... Es muy posible que no pueda verla más...
- Es magia! - dice la niña al fin - yo también quiero verla! - 
Se la enseño a ella también.
- Es una mariposa de luz! - dice la pequeña
- Me da mieedooo.. - se lamenta el niño
- No, no es para tener miedo - digo bajando el tono para disimular mi emoción y quitarle trascendencia al asunto - es magia de la buena - sonrío.
Siento lo de los anuncios en el vídeo, pero escuchaba a ACDC de fondo... Desconozco si eso fue lo que hizo salir al hada a bailar.... con la luz del sol poniente... Probablemente.

domingo, 6 de abril de 2014

Apagón

Meto tres pilas de las baratas, no recargables, en mi cámara, e inmediatamente surge la imagen en la pantalla, una ilustración que sirve de portada al libro de Língua de mi hijo que descansa en mi regazo a la espera de un escaneado. Qué bonita es...  No me había percatado antes, sólo cuando pasó por el ojo de la cámara reparé en su belleza....
Aissss... qué mal qué mal...
Menos pantallas y ordenador, más trabajar... Con las manos, con el cuerpo, en la vida real.
Pero también es real lo que pasa por ahí, y llega hasta aquí, a través de las pantallas. Lo vemos. A veces las cosas se transforman, las historias se inventan, pero si hay una imagen, aunque sea trucada...
Primero el agujero negro que iban a crear en los aceleradores de partículas, después los mayas... y ahora, ahora nos queda el apagón. Un 20% de posibilidades de que no ocurra, según el experto.
La red se nos ha hecho indispensable. Fuera del hecho de que estamos todos enganchados, que algunos ya parece que no sabemos relacionarnos fuera de un chat o de una red social. Internet es algo más que una herramienta que facilita el trabajo: es una herramienta indispensable para todos y para todo.

Si hubiese un apagón, uno mundial, duradero... ¿Cuánto tiempo pasaría sin que la gente estuviera en las calles? Primero preocupada, y pronto, pronto, agresiva... Cundiría el pánico, muy posiblemente.
Entonces una se preocupa... otra vez...

Primero no habría acceso a internet, luego fallaría la luz, el teléfono... ¿el agua? Los sistemas de las tiendas, de establecimientos varios... Desabastecidos de todo... Los bancos, por supuesto... Los hospitales y centros de salud... Las historias clínicas informatizadas... ja ja ja... todo "a salvo", en los discos duros de los servidores....
Y así estamos, a expensas de una energía que gastamos como si fuera inagotable... y que sabemos, seguro, que no lo es...
El cambio de paradigma sería obligatorio... y traumático.

Pienso que soy una adicta, pero eso es lo de menos.

La humanidad está enganchada en la red, y no podemos escapar...



miércoles, 26 de marzo de 2014

40

40 es un número que a mi no me chista demasiado, la verdad. Si lo unimos a la música, me sale como primera entrada en mi base de datos la del programa de radio: los cuarenta principales.
No sé si se sabe la historia de porqué eligieron 40 éxitos y no 50 o 100 o 30...  No lo sé. Y tampoco es que me interese mucho...
Así que cantar al 40 me lleva irremediablemente a darme la sensación de estar haciendo una cuña publicitaria para ese programa radiofónico.
La melodía vocal que raúl escogiera para uno de sus últimos temas tampoco me cuajaba a mi mucho... aunque tengo que decir que, a base de repetirla unas cuantas veces, ya le voy cogiendo matices y me gusta más... aunque sea algo sombría y solemne para ese bajo y guitarra más alegres y dinámicos, y también para la temática:los 40 que pronto cumplirá el genial músico y que le pareció buena fuente de inspiración para unos versos que cuadrasen en su música...
Bueno...
No sé muy bien para que cuento todo esto, porque al final sólo me lee él y dos más que les dará un poco igual seguramente, pero bueno, es que a mi también me gusta leerme, y estas crónicas de viajes creativos son bonitas de guardar para leer más adelante... sí.
Yo ya tengo una edad... Paso de los 40, pero este viaje en escalas que empecé aquí en el blog lo comencé algo antes de los 40.  Y por aquel entonces ya raúl me acompañó en prácticamente todas y cada una de mis entradas... Somos viejos amigos ya.
Ahora que lo pienso, recuerdo que cuando me iba acercando a esa edad sí me planteaba algunas cosas, sobre la madurez, sobre qué cambiaría si cambiaba algo... Ahora, que tampoco paso mucho, pues no sé, me siento en una década bastante plena. También es cierto que despertaron algunas cosas en mi ser.... que tienen que ver con el sentido de la vida, con un cambio de importancia de las cosas... Me siento también más sexual, más sensual...  no sé si eso era la tan temida crisis de los 40, que quisieras vivir plenamente como si fueras una adolescente todas las mieles del sexo.... pero con todo lo que has aprendido, sin complejos, con descaro y sin esconderte.
Me importa mucho menos qué pensarán de mi... aunque todavía me duelen algunas críticas, no tengo un gran sentido del ridículo, y soy la primera en reírme de mi misma... que es muy sano.
No tengo una gran voz... que ya me gustaría poder regalarle a raúl, para que lucieran mucho más sus preciosas composiciones... pero sí que creo que tengo intuición melódica, facilidad para encajar palabras y música... y si el tono me es cómodo... queda resultón nomás.
Y bueno, sí que me importa el resultado, claro que me importa, pero sobre todo, me importa pasármelo bien, crear, jugar... cantar.
Cantar sana, relaja... me hace sentir muy bien. Bailar también me gusta... La música es medicina para el cuerpo y el alma, todo beneficio y sin efectos secundarios...
:) Nos hace mágicos.

domingo, 23 de marzo de 2014

Pastillas para no soñar

- Mamá, mamáaaaa
- Ya voy... Ay, con lo cansada que estoy... cariño... tienes que dormir mi amor
- Pero... pero... te fuiste de mi cama. Yo quiero que duermas en mi cama
- Pero mami está muy cansada y quiere dormir en su cama. Tenemos que dormir todos en nuestras camas mi reina, ya te dije que cuando te durmieras me iba a mi cama.
-Yo quiero que duermas en mi cama un ratito, sólo hasta que me duerma...
- Aissss.... 
Me voy metiendo en la esquinita y tapándome con una manta por encima mientras acaricio la cabeza de la niña que tarda dos segundos y medio en roncar de nuevo... Pero tengo que esperar a que su sueño se consolide, se quede tranquila... luego me escabulliré, de nuevo, para llegar a mi cama, muy cerca de la suya, aunque en otra habitación, es cierto... 
Escucho el crujido de la botellita plástica exprimida por el mayor que urgente bebe, por segunda vez en la noche según escuché... Es lo que pasa cuando cenan hamburguesas, de las de la carnicería de aquí, enormes, que no caben en el pan normal de hamburguesas... son tamaño super extra especial... Después escucho también el chorrito en el baño... Un pis.  Todo lo escucho yo aquí.... Soy una criatura especial de la noche, de la especie "mujer", subespecie "mamá", que todo lo escucha... que todo lo percibe.  Aprendí hace tiempo a estar tranquila porque sé que me despierto rápidamente del sueño más profundo de cero a 100 en milésimas de segundo, no pueden darse una vuelta en la cama sin que no los escuche, no pueden toser sin que no los oiga, no pueden hacer crujir el parquet sin que no los sienta... Casi antes de que me llamen estoy alerta ya... Casi antes de la segunda a de mamá estoy yo en su habitación, a veces de mal humor, ciertamente, preguntando qué les pasó... 
Confío en mi superpoder de mamá, confío mucho en mi sensibilidad, en mi sentidos alerta siempre.
La luz del vestíbulo que hay entre las habitaciones y el baño de la planta superior me permite ver al niño que salió el baño y se escabulle hacia nuestra habitación, reflejada la escena en la ventana de la habitación de la niña, convertido en perfecto espejo. Me llamó la atención el sigilo de movimientos... como si fuese ya mayor... la forma de deslizarse, tan precisa, nada que ver con los movimientos más torpes e infantiles a los que nos tiene acostumbrados... la forma de volver a arrimar la puerta, cuando siempre se olvida y la deja entreabierta o directamente abierta....
Qué raro... 
Espero un ratito esperando escuchar a papá protestar "cariño... es de noche todavía... anda... ve a tu habitación... de mañana vienes ¿vale?". Pero no lo escucho. Concluyo pensando que finalmente tendremos un niño en la cama hasta la mañana siguiente, no pasa nada... Papá no tiene ganas de desvelarse, y claudicó.
La niña ya duerme. Me levanto muy sigilosa. A pesar de todo sé que ella se dará cuenta, aunque duerma, de que mamá ya se va... pero ese era el trato, "estoy bien dormida, la dejaré marchar por ahora, voy a disfrutar de este nuevo sueño..."
Entro en la habitación esperando encontrar al niño en nuestra cama, le diría "anda arrímate y déjame sitio", pero no está.... Qué raro....
Qué raro...
- ¿No vino el niño?
- Eh... No.
- Qué raro...
- Qué pasó...
- Que lo vi entrar aquí... claramente
- No, no vino. Yo me levanté al baño.
- Ah...
Me quedo trastornada, pasmada... en cama con los ojos muy abiertos... totalmente desvelada... Mi cabeza hace ese ruido de cuando está aturdida y preocupada, ese ruido que no deja dormir a papá...
- Qué paaasaaaa...
- Nada, que es que lo vi claramente... Lo vi entrar aquí. Era él.
- No, no era él, era yo... Lo que pasa es que estabas dormida y te confundiste...
- Es que... lo vi claramente papá... No estaba dormida...
- Cariño, es normal, salías de un sueño profundo...
- Pero, es que, además... No entiendo - en aquel momento me levanto para ver como se veían los reflejos en el habitación de la niña... para ver si podía haberlo visto entrar en la otra habitación en vez de en la nuestra... No. Imposible. Después voy a ver a niño. Está bien, dormido...  Vuelvo a la cama.
- Pues sí, debí confundirme, pero es que... lo vi tan claramente papá
- Bueno, venga, vamos a dormir..
- Sí, perdona, no quería desvelarnos...
Demasiado tarde...
Dentro de la madriguera.
No... Dentro de un carballo centenario...
Seguí pensando, un poco más, en las verdades de los sentidos... En lo convencida que estaba de que quien estaba en el baño era el niño, no papá... así que vi al primero, no al segundo, de una forma tan clara, tan evidente... Y sin embargo no se movía como el reisiño, se movía como un adulto... Sí. Y me acordé de cómo nosotros podemos variar nuestra realidad. En serio... me entró un vértigo importante, el vértigo de cuando todo se difumina, se hace irreal, para convertirse en ilusión, en sueño.

Y si se queja el corazón... ve a la farmacia para preguntar... "¿Tienen pastillas para no soñar?" 

jueves, 20 de febrero de 2014

Verdades y caminos. La importancia de un amigurumi...

Discernir lo que importa de lo que no.
Lo importante, es como la verdad, depende del sujeto que busca...
Lo importante para mi no es lo importante para ti... Algo subjetivo, lo importante.... pero.... ¿hay algo que no sea subjetivo?
Muchos subjetivos comunes dan como resultado un objetivo.... Puede ser. 
Cuando muchos sujetos, esto es, la sociedad, sigue un patrón común de convivencia, y da por ciertas algunas verdades, que anulan otras que se convierten en mentiras, o trivialidades, o cosas poco importantes, incluso peligrosas si te despistan de lo importante según la norma vigente, el patrón... pues entonces... entonces... qué es lo que pasa.
Supongo que entonces tenemos que llegar a ese punto donde se ve que el camino no lleva a ningún lugar, no avanzamos hacia ningún destino viable... Sencillamente, no es el camino. Algunos y algunas podrían darse cuenta antes, dudar... y la sociedad se divide... hay una lucha. Debéis tener fé, esta es la verdad! dicen todos... 
No nos iba mal. A algunos no nos va mal. Pero y los otros... Cada vez más gente enferma... pobres... desposeídos... deprimidos... Y a nosotros no nos va mal. Pero... ¿y a nuestros hijos? qué les va a quedar... qué tenemos para darles... Herencias tristes e inútiles, materiales, insípidas... Qué les quedará a los nietos y bisnietos???
Aquí y ahora, estamos vivos... Tenemos que vivir, y tenemos que asumir nuestras responsabilidades, sin culpas, pero también sin miedos...
Seamos conscientes, no tengamos miedo de descubrir, de mirar, de sentir, de vivir... 
No hay camino... se hace camino al andar. 
No dejes de moverte, si dejas de moverte... dejas de ser. No puedes dejar de moverte. En realidad formas parte de una energía ulterior que es puro movimiento. Energía cinética. La inercia es insalvable, pero podemos dirigir... siendo conscientes... muévete así. Así. Así!!
Tenemos acceso a muchas variables, a casi todas... Descubrámoslas. Despertemos: Soñemos despiertos, más y mejor, más y más lejos.

¿Os podéis creer que yo venía a hacer una entradita sobre amigurumis? Me encantó descubrir uno como este de la foto en la sala de espera del dentista. Cuando pregunté me dijeron que era de un laboratorio.... Me pareció extraño... y repliqué... "Pero está hecho a mano"... "sí, es de una chica de un laboratorio..."  me insistió la higienista con una sonrisa amable pero poco comprensiva a la importancia que yo le daba al muñeco.. "es que yo también hago amigurumis" me expliqué... "Ah sí?"  y siguió su camino hacia la consulta (pensando "¿y a mi qué me importa?"... supuse yo)
Me imaginé luego a la chica haciendo amigurumis para las clínicas que visitaba...  Me pregunté si le valdría la pena, si valorarían ese trabajo artesanal... tal y como yo lo estaba haciendo...
Me trastocó un poco. Reconozco que no esperaba de regalo de un laboratorio farmacéutico un amigurumi (hecho a mano!).... No me cuadra. No me cuadra para nada...

viernes, 24 de enero de 2014

De mamás

Una de la mañana.
Me quedo adormilada en el silloncito, al lado del sofá nuevo. Hacía un rato me había sentado en la silla cerca del radiador, bien pegadita... hace frío. Y allí, con la tele bajita escuchando "cuando conocí a vuestra madre" y luego "big bang theory" voy acabando la muestra calavera.
Es curioso, que estos últimos días la muerte ronda por todas partes... En los blogs, en nuestras vidas reales, en las vidas de los amigos, virtuales... y hasta en los motivos a ganchillo...  Es curioso.
Me despierto y reviso que todavía está allí, la muestra acabada ya... No quedó mal. Pero no seguí el patrón a rajatabla, no lo tenía, me guié por las fotos... no tenía ganas de ir al ordenador a buscar la página con las instrucciones en sueco (y las entiendo mejor en sueco que traducidas con el google...)
Una y media. Es muy tarde. Me voy a dormir.
Tres de la mañana. 
- Mamáaaaa - me levanto zombi y me dirijo a la habitación de la nena
- Qué pasó mi reina... - sentada en la cama me mira como un poco enfadada
- Quiero ir a dormir a la cama de mami
- No puede ser mi cariño, ya te dormiste en la cama de mami, tenemos un trato, hasta que te duermas y luego en tu camita, que papá tiene que madrugar mucho y necesita dormir. Mañana otra vez te duermes en la cama de mami ¿vale?
Protesta un poco. Le ofrezco agua, pero tuerce la cara...
- Venga, vamos a dormir ¿sí? - la acaricio el pelo y le doy un beso. Intento acostarla, pero se resiste un poco y vuelve a protestar...
- ¿Agua? 
Dice que sí con la cabeza y bebe el sorbito calmante. Se deja acostar. La acaricio hasta que vuelve a dormirse.
Seis de la mañana. 
- Mamáaaaa, quiero pis - me levanto de nuevo zombi. Papá ya no está. Ahora si quiere puede venir a dormir a mi cama...
- Voy - antes de entrar en la habitación cojo el orinal del baño. La pongo a hacer pis. 
- No hicí pis en el pijama mamá - me dice orgullosa mientras se aparta los rizos rubios de la cara.
- Muy bien mi cariño, así se hace 
La limpio y le coloco de nuevo el pijama. Ella me ayuda. La pongo a dormir de nuevo, si no me pide no la llevaré conmigo. La arropo. 
- A dormir
- Quiero una muñeca
Le busco una muñeca para metérsela en la cama. La abraza complacida. Se duerme.
Me llevo la pis y la tiro intentando no hacer demasiado ruido... No quiero despertar al mayor. Me meto en cama. Miro el reloj... ya queda poco para acabar la noche...
Siete menos cinco.
- Mamá
Esta vez no me levanto. Fue el mayor. Le digo desde cama - Ven cariño, a mi cama si quieres...
No contesta. Igual no oyó. Suena el despertador. 
Vuelvo a decirle - Ven si quieres.
No contesta. No viene. Recunco. Siempre pongo el despertador bastante antes porque me cuesta levantarme...
 Ocho y media. Dos graznidos me despiertan. Me levanto. Es tarde, pero seguro que hoy, que me levanto más tarde que en toda la semana, va y no llegamos tarde al cole...
Entro en la habitación del mayor, él se incorpora un poco y dice lo de todos los días: - Cinco minutos más... porfi...
Y yo contesto lo de siempre: - Vaale, pero sólo cinco. Voy haciendo el desayuno y luego vengo.
Nueve y media de la mañana. Entramos en el cole. 
Le digo al niño: - Mira, hoy llegamos bien, por fin... Después de 4 días de ensayo, el viernes llegamos puntuales al cole. Y eso que me levanté más tarde que en toda la semana... Cómo explicas eso ¿eh?
- Porque yo me vestí muy rápido hoy mamá
- Es verdad, hoy te pusiste las pilas. A ver si sigues así toda la mañana en clase. Acuérdate de llevar bien la libreta, la fecha en boli negro, ordenadita y con buena letra... como quiere la profe...
- No sé mami, me dice con media sonrisa... Creo que gasté todas las pilas con lo vestirme rápido y no me van a llegar.
- Será posible. Anda, dame un beso y para dentro Romerales. Te quiero
- Te quiero mamá - me dice sonriente
- Chao Aldara! - intenta darle un beso a su hermana, pero ella lo rechaza
- Déjala, da igual - 
La nena está enfadada hoy, y no quiere entrar en el cole.
El profe me echa una mano. Venga Aldara que ya es viernes.
- Dame un beso - no me lo da - Pero... que me des un beso - se ríe y vuelve a escapar - Venga, un beso grande - Al final me lo da y entra a regañadientes. Me quedo un poco escondida fuera mirando por el cristal que no quede llorando. No, no llora. Sólo quería mimitos y atención. Ahora tiene la atención del profe, que la ayuda a sacarse la chaqueta.
No vi entrar al reisiño por la puerta del cole de los grandes. Habrá entrado ya... supongo. No queda casi nadie fuera. Siempre una espinita por no prestar atención... un descuido es suficiente... Pero no. Es difícil, muchos papás conocidos, profes, el conserje en la puerta ya cerrando... No nos pasará a nosotros.
Diez menos cuarto de la mañana
Enciendo el ordenador, sólo un poco... Tengo tanto que hacer....
Igual no debería. 
Seguro que no debería. No existe sólo un poco con esta máquina infernal.

A veces, creo que mi vida se ha convertido en un montón de "qué tarde es"
No puedo seguir así.
No puedo seguir.
No puedo.
No.

domingo, 19 de enero de 2014

El olvido. La memoria. La vida.

Vengo necesitando escribir ya hace unos días.
Escribir, ficción, realidad, amasijos... Como siempre.
Pero no sé si puedo mostrarlo al mundo. Quién espera leerme, quién me lee esperando algo. ¿Se me lee para dar o para tomar? ¿Qué necesito yo, dar o tomar? Escribir para que me lean... Escribir para mi, para leerme, para entenderme, a mi, al mundo, a mi mundo... ¿Y qué pueden significar para otros mis historias, mis idas y venidas, mis viajes cerebrales, espaciales, mentales, sensacionales?
Porque últimamente viajo mucho... no creáis.
Voy y vengo, vengo y voy, y lo cierto es que me doy cuenta de lo mucho que probablemente me invento, de las muchas lagunas mentales que voy llenando con mi agua, con mi sangre, con mi sudor, con mis lágrimas, con mis líquidos, con mis gases...
Que pasa el tiempo y me olvido.
Me olvido de las cosas, me olvido de los lugares, me olvido de los nombres, me olvido incluso de las personas, que aun están, o que ya no están. Me olvido. Y desaparecen para luego aparecer sorprendiéndome cuando las descubro nuevas. Y cuántas veces ha ocurrido, y cuántas ocurrirá. Y qué pasará cuando no distinga, lo que es de lo que no es. Lo que fue de lo que no fue. Y qué importará. 
Nadie hablará de nosotros cuando hayamos muerto. 
Quién quedará que nos nombre, ya no con su boca, si no en sus pensamientos y recuerdos....
Y qué importa.
Qué importa eso.
Luchamos contra la ignorancia, pero la ignorancia, lleva las de ganar.
Me urge entonces escribir, para no olvidar, para plasmar aquí las mentiras y las verdades todas amasijadas.... porque todas conforman una verdad, que tiene mucho que ver conmigo, que me define, y no sé por qué... me aterra olvidarme de mi, que la inconsciencia gane la partida, que la ignorancia recupere todo el terreno conquistado una vez, con más o menos esfuerzo, morirme y dejar de existir... Pero cuanto más avanza el tiempo, más frágil me siento. No sé si frágil o más bien impotente. Sigue la arena resbalando y se pierde abajo, porque quizá esté roto el reloj, y ya no se podrá dar la vuelta para volver a empezar, y hacerlo mejor... 
¿Sólo se vive una vez?
No. Vivimos infinitas veces. La muerte no existe, somos eternos; no así la consciencia. De qué vale no morirse si te olvidas de ti, si la ignorancia, siempre gana.