domingo, 6 de abril de 2014

Apagón

Meto tres pilas de las baratas, no recargables, en mi cámara, e inmediatamente surge la imagen en la pantalla, una ilustración que sirve de portada al libro de Língua de mi hijo que descansa en mi regazo a la espera de un escaneado. Qué bonita es...  No me había percatado antes, sólo cuando pasó por el ojo de la cámara reparé en su belleza....
Aissss... qué mal qué mal...
Menos pantallas y ordenador, más trabajar... Con las manos, con el cuerpo, en la vida real.
Pero también es real lo que pasa por ahí, y llega hasta aquí, a través de las pantallas. Lo vemos. A veces las cosas se transforman, las historias se inventan, pero si hay una imagen, aunque sea trucada...
Primero el agujero negro que iban a crear en los aceleradores de partículas, después los mayas... y ahora, ahora nos queda el apagón. Un 20% de posibilidades de que no ocurra, según el experto.
La red se nos ha hecho indispensable. Fuera del hecho de que estamos todos enganchados, que algunos ya parece que no sabemos relacionarnos fuera de un chat o de una red social. Internet es algo más que una herramienta que facilita el trabajo: es una herramienta indispensable para todos y para todo.

Si hubiese un apagón, uno mundial, duradero... ¿Cuánto tiempo pasaría sin que la gente estuviera en las calles? Primero preocupada, y pronto, pronto, agresiva... Cundiría el pánico, muy posiblemente.
Entonces una se preocupa... otra vez...

Primero no habría acceso a internet, luego fallaría la luz, el teléfono... ¿el agua? Los sistemas de las tiendas, de establecimientos varios... Desabastecidos de todo... Los bancos, por supuesto... Los hospitales y centros de salud... Las historias clínicas informatizadas... ja ja ja... todo "a salvo", en los discos duros de los servidores....
Y así estamos, a expensas de una energía que gastamos como si fuera inagotable... y que sabemos, seguro, que no lo es...
El cambio de paradigma sería obligatorio... y traumático.

Pienso que soy una adicta, pero eso es lo de menos.

La humanidad está enganchada en la red, y no podemos escapar...



10 comentarios:

  1. vamos, ríete tú de walking dead, una hecatombe! no sé, tenemos una dependencia tecnológica brutal, el colapso, fuera coñas, sería tremendo, o bueno, quizás no, sería cuestión de re-adaptarse, porque, aunque parezca mentira, nosotros crecimos sin internet, sin ordenadores, no? yo incluso me matriculé en la universidad rellenando una plantilla a lápiz, que no fue hace tantísimo tiempo, oye, y ahora todo es "campus virtual", no sé, antes bajábamos las ventanillas del coche con una manivela y ahora todo es botón, y ya ni botón, todo "touch", pasar el dedo suavemente en una pantallica. dentro de poco solo tendremos que parpadear, pensar la orden, incluso, para que las cosas funcionen. da cierto vértigo, la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, pero antes estábamos preparados, se vivía sin internet, pero ahora... ahora es dependencia brutal, tu lo has dicho... Todo se hace así y no es que se pueda hacer así, es que ya no hay alternativa, o entras, o no vives... Salvo que te metas en una cueva del monte... pero no valen medias tintas oye... Todavía algunos usuarios, en el centro de salud, se niegan a tener teléfono o móvil... y ya se quedan fuera... Se nos enfadan, que se resisten a tener teléfono, y los miramos como bichos raros porque no podemos localizarlos para avisar de cambios de cita, por ej., o si una analítica les salió mal.... Y bueno, yo, que soy un desastre con el móvil, ya me gané buenas broncas por no atenderlo.... que parece que si no estás al minuto comprobándolo eres un ser extraño....

      Eliminar
  2. Que apagón...? Vivo en mi mundo de celuloide y palabras, abrazos y sexo. Lo del sexo no es cierto.

    ResponderEliminar
  3. "Revolution" Habeis la habeis visto? Inventan una nano-tecnología que causa un apagón eléctrico global. No fincionan las baterias ni nada que funcione con corriente eléctrica. De vuelta a la edad media...jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, nos llamó la atención en su momento... Luego perdimos un poco de interés, porque ya el argumento era más anodino, quitando el inicio que era muy bueno, la verdad que sí, inquietante...

      Eliminar
  4. He puesto unos tiestos con plantas en el balcón. A malas, puedo tirar las flores y plantar lechugas. Las semillas las venden en el mismo garden. Además, hay un banco de semillas locales en mi ciudad, para que no se pierdan las variedades autóctonas de legumbres...
    Tengo muchas velas de esas chiquititas que se ponen en vasitos. Creo que podríamos sobrevivir una semana...
    Lo que no sé si sabría hacer es vivir sin vosotros.
    No, definitivamente, estamos enganchados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será por semillas... jajaja
      En muy poco tiempo todo el asfalto y el cemento se verían tomados por la vegetación salvaje...
      Lechugas en el balcón... Va a ser mejor que os mudéis al campo directamente, no creo que la cosecha del balcón os de para mucho... Y proteger los cultivos, pero no de los bichos, si no del pillaje!! :P
      Las brujas volverán a ejercer de médicos.... Los médicos les rogarán que les enseñen algo sobre plantas y naturopatía...
      Habrá temblores al principio... pero podremos desengancharnos... non queda outra!
      :)

      Eliminar
  5. Cuando he leído eso de desengancharnos me ha venido a la cabeza Sinead O'Connor cantando "nothing compares to you".
    Tengo una foto por ahí con el pelo rapado como ella. No sé si la viste..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No la he visto...
      A mi se me vinieron Los Rodríguez
      http://www.goear.com/listen/eaf4a03/enganchate-conmigo-los-rodriguez

      Eliminar

Comenta, no te quedes con las ganas, que la represión es muy mala, y luego te salen granos...