miércoles, 13 de febrero de 2008

Seguimos caminando juntos...

Fué un domingo por la mañana. Mi sobrina nunca había chateado y yo la metí en un chat y le expliqué como iba el tema. Ella pronto se aburrió, yo me divertía, aunque lo encontraba de lo más trivial: conversaciones del todo insulsas, y, a veces, hasta medio groseras. Las típicas preguntas de rigor: cuántos años... de dónde eres... descríbete en pocas palabras... A veces un poco de trivialidad y vulgaridad es divertido.
No recuerdo haber dicho nada lo bastante interesante para llamar su atención, salvo una mínima y hasta un poco agreste conversación sobre la rivalidad Vigo-Coruña, pues él era gallego de Vigo, y yo gallega de Coruña..... jaja. Dáme tu dirección y te mando una foto. Así empezó todo. Y ahora miro a mi niño y me pregunto si existen las casualidades, el destino.. y todas esas cosas.
Fue totalmente casual que me metiese esa misma mañana en ese mismo chat para conocer al hombre que sería el padre de mi hijo. La persona más importante en mi vida se me cruzó de la forma más casual... ¿o no?.
De repente, y después del primer e-mail que me mandó con un par de fotos guapísimas de su persona (tanto que me dió que sospechar), me ví inmersa en una nube de atontamiento que tenía olvidada desde hacía mucho tiempo. Tantas atenciones para mí, que no estaba buscando nada salvo un poco de entretenimiento del más simple. Eso era él: atento, guapo, listo (escribía muy bien).. quizá un poco joven, pero con mucha experiencia (me explicaba.. jajaja), como si quisiera convencerme.. pero no, él tampoco estaba buscando... jajajaja. Pues para no buscarnos el encuentro sonó fuerte. Si ya lo dice algún refrán: el que mejor encuentra es el que no busca, o algo asín..
Una semana más tarde, y cientos de e-mails después llenos de vida e historias, él, que nunca había visto una foto mía, me dijo que me amaba... Una locura. Aquello era una locura. ¿Qué me estaba pasando? ¡podría ser un maníaco! No, un maníaco no... ¿o sí? Aisss, ¡qué más da!, ¡me arriesgaré!, no puedo dejar que pase de largo, no quiero rechazarlo, yo.. también lo quiero, sí, tiene que ser.. ¿pero qué coño me está pasando?. Esos ecos tenía yo en la cabeza mientras ojeaba cuadernillos de casas rurales para el fin de semana de la Gran Cita.
Nadie lo sabía salvo mis dos sobrinas y una amiga, cómplices y miedosas: no te olvides de llamar.. y déjame la dirección y el teléfono bien claritos... Estás loca (decían para sí más bajito), aunque también me dedicaban una sonrisa conforme, pues hacía tiempo que no me veían tan feliz... e ilusionada.
Gran detallista, siempre con un regalo para mí.. Yo no lo soy tanto. Sus primeros regalos fueron: unas botas de montaña, un corazón lleno de bombones (que me enfadó mucho recibir... si es que soy un poco rara..) y también un perro de peluche, Rufus, que me regaló en mi primer cumpleaños después de nuestro encuentro. Desde luego, lo más romántico y significativo para mí fueron las botas de montaña, que todavía conservo (no, no son las que perdí.. jajajaja, esas vinieron luego). En la caja en que venían guardo los cientos de e-mails que nos mandamos, fieles testigos de aquella preciosa historia que fue nuestro encuentro.
Ayer mi niño, cuando llegué a casa de trabajar, me recibió con un paquete en la mano y aleccionado por su padre me lo entregó con un "felis savalentínn mamá.... ábelo, ábelo, ábelo... " Papá le decía "muy bien cariño.. muy bien.. " mientras me miraba sonriente....
Eran unas deportivas blancas y doradas. Bien calzada para seguir caminando juntos....
A veces creo que no me merezco todo lo que tengo.
video

8 comentarios:

  1. Oh, vaya!!
    ME alegra leer esta historia. Si que es verdad que el mundo está lleno de historias como la tuya (la mía es bien parecida también :-)). Muchas felicidades a los tres!!!

    ResponderEliminar
  2. Poca gente tiene lo que se merece...
    Yo creo que si te ha dado tiempo a tener un niño, que ya habla, y el todavia está contigo, será porque te lo mereces ¿no?.
    Disfrutalo muchos años...
    Besos.

    Pd. Poco detallista el chaval, podia regalarte un anillito o algo asi ¿no? jejejeje.... deportivas... encima serán del carrefour jaajajaja.

    ResponderEliminar
  3. es una historia maravillosa, y lo más mejor es que sea verdadera. como dice llach: que tingueu sort i que la vida us doni un camí ben llarg.

    ResponderEliminar
  4. Perdiendome solo en tus textos estoy lo suficientemente loko para asegurar que te lo mereces, que no es un regalo de la vida impropio a tus merecimientos...Disfruta y haz disfrutar, seguir caminando donde os lleve los pasos.
    Ah, al principio me acojoné un poco con lo de las botas de montaña...y yo pensando que eran las que te quise robar...
    Precioso el video...
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Empezan a florecer as sementes das relacións que naceron fruto deste medio tan xenialmente potente.
    Antonte eran case que proscritas e ocultas, pero a realidade ven demostrando que este é, somente, un medio máis para as relacións humanas

    (Unha cousa chama poderosamente a miña atención:
    - Esa teima del de agasallar calzado...de onde ven; é zapateiro?)

    Bicos con chanclas

    ResponderEliminar
  6. realmente tierno y calido, te diria que te envidio, pero como la mujer de mi vida también me acompañara mañana, otro año más y ya son 17, pues solo decirte que me encantó leer algo que me recordó a algo que me pasó....
    muchos besos a tus dos soles y sigue escribiendonos que nos encanta

    ResponderEliminar
  7. Pues claro que te lo mereces!!

    Os lo mereceis los tres :)

    a cuidarse mucho y disfrutarlo.

    besazo.

    ResponderEliminar
  8. No digas que no te mereces lo que tienes.
    Todo ocurre por alguna razón. Y si el destino quizo que conocieras el amor de esa manera por algo sería.
    Desde luego está esperándonos (sin nosotros buscarlo) en los lugares mas insospechados.
    Te felicito y que los años que lleváis juntos se multiplique por 10 (como mínimo...)
    Besos.

    ResponderEliminar

Comenta, no te quedes con las ganas, que la represión es muy mala, y luego te salen granos...