martes, 11 de septiembre de 2007

Yo yo y yo.

Qué tal, soy yo. Encantada de conocerme. Sí, eso es lo que suele decirse, pero yo ya te conocía de antes, sé muy bien quien eres, a mi no puedes engañarme, no me vengas con formalismos. Me miras cada mañana al levantarte y siempre piensas lo mismo, "vaya ojeras", como si no hubieses dormido, ¡pero han sido ocho horas!. No pongas excusas, que tu hijo ya duerme mucho mejor. Bueno, quizá sean los sueños, esas noches que te pasas soñando cosas extrañas... te hacen dar vueltas y vueltas en la cama, y eso debe cansar. Sí eso va a ser.
Has tomado café a las seis de la tarde, ahora no pienses que vas a conciliar el sueño así por las buenas, antes tendrás que darle a la neurona venga que venga, dale que dale, y hasta que consigas esas tres o cuatro pajas mentales no vas a parar. Esas ideas sublimes para un cuento, un ensayo, un dibujo, un mural, total para nada, pues al día siguiente se te antojan estúpidas o quizá sencillamente no las recuerdes y poco importa, pues tienes un millón de cosas por hacer de las que sólo harás quinientas mil, ya que debes cuidar del reisiño, y luego el curro. Antes de que te des cuenta habrán pasado 12 horas y te habrá parecido que el "vaya ojeras" lo dijiste hace sólo unos minutos.
La relatividad del tiempo, ríos de tinta, litros de saliva y mucha electricidad neuronal se han gastado en este tema, así que qué te puedo decir que no se haya dicho, escrito o pensado. Sí, el tiempo va cada día más rápido y, cuanto más consciente eres, más parece acelerarse. Una ilusión.. al parecer es una ilusión porque el tiempo, si bien no se detiene, avanza a velocidad constante, o casi constante. En una vida el margen de error debe ser ínfimo, desdeluego nada que ver con lo que a nosotros nos parece, los veranos eternos de la niñez, esa mayoría de edad que no daba llegado, que cuándo tendríamos novio, que cómo sería lo del sexo.... Aissssssss, y ahora, de repente, caray, no, mejor: ¡coño!, ¡pero si no te acuerdas de cuando follaste la última vez!... ¡¡¿hará tanto?!!, y el año 2000, ¿que ha pasado y no te has enterado?, ya te vale, que hemos cambiado de milenio, llevamos por lo menos 6 años y medio de nuevo milenio, así que vete enterándote de que te haces mayor, que ya no eres una niña, ni una chica tampoco... Eres una mujer adulta, ¡no te tapes los oídos!, ¡no seas absurda!, ¡¿no ves que esto está ya dentro de tu cabeza?!

2 comentarios:

  1. la tragicómica niña14 de septiembre de 2007, 10:00

    puf...yo creo que aún eres una chica...jajaja aún nadad de nada de mujer adulta!!

    de lo demás...dios, a mi también me parece que el tiempo es un...cabrón! y repito cada mañana la vigilancia de las ojeras...no hay esperanza???

    ResponderEliminar
  2. Puede que yo sea una chica para siempre en tu cabeza, igual que tú siempre seras una niña para mí... ¿Ves?... Todo es relativo, así no hay manera de llegar a la veritá. Pero tampoco importa mucho, la veritá quiero decir, hay cosas que importan más, pero es inevitable perder el TIEMPO en eso cuando por arte de magia y de repente se te hace tan trascendental saber sobre las preguntas eternas.. jajaja. Arenas movedizas.

    ResponderEliminar

Comenta, no te quedes con las ganas, que la represión es muy mala, y luego te salen granos...