viernes, 27 de julio de 2007

2.700.000.000 LATIDOS

2.700 millones de latidos.
Existe una teoría que dice que la vida total de cualquier mundo que centellea en el universo infinito equivale a la suma completa de 2.700 millones de latidos del corazón cósmico. Según esta teoría el número de latidos para bestias hombres y mundos es el mismo: 2.700 millones. Ya sea latiendo más rápido o más despacio, al agotar los 2.700 millones se acabó. Un insecto que sólo vive una tarde de verano, en verdad vive tanto como un hombre o un mundo, lo que pasa es que lo vive en forma muy rápida.

Por el escenario de la vida vamos pasando muchos actores cargando nuestros propios cronómetros. Todos tenemos 2.700 millones de latidos para vivir, pero también debemos contar con las cuestiones kármicas, que nos pueden acortar la existencia.
De esto resulta que los estresados de la vida, con el corazón siempre a 100 por hora envejecen antes y mueren más pronto que tarde, y así el que lleve una vida más serena alarga su tiempo.

El tiempo es la cuarta dimensión, y es curvo, no lineal, ya lo decía Einstein, así que todo tiende a reencontrarse en el punto de partida original, para volverse a iniciar.

Así que RESET:
2700.000.000 bum bum, 2699.999.999 bum bum, 2699.999.998 bum bum, 2699.999.997 bum bum, 2699.999.996 bum bum, 2699.999.995 bum bum...
bumbum, bumbum, bumbum...



Quizá sea mejor ser hormigas cósmicas atrapadas en tres dimensiones sin siquiera prestar atención a más dimensiones demasiado complejas para nosotros. Hay quien cuenta hasta SIETE, y digo yo: ¿no serán muchas?

Menuda angustia existencial.

4 comentarios:

  1. Yo conté nueve ¿es grave?

    Por cierto que, según estos cálculos, no llegaré a la jubilación. Es bueno saberlo. Me haré autónomo y no pagaré ningún plan de pensiones para quemar mi vida sin dejar rastros.

    ResponderEliminar
  2. Quizá estés sobredimensionado..
    Paga el plan de pensiones, los teóricos suelen meter la pata.. Esta teoría es elegante a la par que sencilla, que dirían los gomaespuma, así que es curiosamente bonita, pero sólo es eso, una curiosidad. Además, las cuestiones kármicas acechan por doquier.

    ResponderEliminar
  3. la tragicómica niña3 de septiembre de 2007, 12:28

    que lindo...pum, pum, pum, pum...los latidos...

    mua

    ResponderEliminar
  4. bum bum
    bum bum
    bum bum
    bum bum
    bum bum
    bum bum
    bum bum
    bum bum
    bum bum
    ...

    acojona un poco.
    y maravilla.

    ResponderEliminar

Comenta, no te quedes con las ganas, que la represión es muy mala, y luego te salen granos...