jueves, 28 de noviembre de 2013

No es bosque para hadas viejas

Cargó cámara y trípode. Se había pintado con brillantina y recogido el pelo en un moño enano, su pelo ya no daba para más... Intentó recoger sus alas para meterlas bajo el abrigo, tarea inútil. A la princesa hada Barbie le sale bien, se las pone de falda sin problema. Pero no es una princesa Barbie: el disfraz de hada era del todo inapropiado. 42 tacos, no, las hadas no viven tanto ¿has visto hadas viejas tu? Sí, en Shrek sale una... pero es una comedia... sospechosa.
Da igual. Se saca las alas, ya se las pondrá allí.
Mete todo en el maletero del coche y recorre un pequeño trecho, hasta un bosque cercano. Aparca y se adentra con sus bártulos.  Se oye cerca la civilización, se aleja un poco más, no quiere que la vean. Encuentra el lugar idóneo, se oyen perros y coches, pero algo lejanos. Allí podría grabarse. Coloca la cámara en el trípode. Hace algo de frío. Pone la música en el reproductor del móvil. Va entrando en calor moviéndose y bailando mientras se coloca las alas y golpea con los pies en el suelo cubierto de hojas secas. Pero el vaho de su aliento delata la temperatura en su cámara.
Da igual.
Empieza su show: baila sobre las hojas secas ante el ojo de su máquina. A ver si consigue enamorarla...
Acaba la música y se acerca a comprobar la toma. Comprueba lo trasnochado de su actividad... Qué coño hacía allí?? La cámara le muestra la cruda realidad.
La cruda realidad. Vuelve a repasar el clip y entonces la realidad se vuelve aún más cruda: allí, detrás de ella, testigo mudo, colgaba la figura de un hombre de la rama de un árbol... lo bastante camuflado como para no haberse dado cuenta antes. Emitió un gritito y levantó la vista buscando el ahorcado pero no lo encontró. Intentó relajarse, no podía ser...
Volvió a rebuscar en la cámara inquieta, dando vueltas asustada con un ojo en la grabación y el otro alerta... Allí estaba, meciéndose grotesco y ahora... moviendo los ojos, siguiéndola con la vista!!!
Gritó dejando caer la cámara y temblando de miedo y frío. Intentó correr pero tropezó con algo bajo las hojas... una mano humana que salía buscando su pie.
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!
- Cariño... qué pasa?
- Joder, otra vez, soñando con la Barbie hada.
- Ya pasó mi amor, sólo fue un sueño.
- Voy a la cocina a tomarme algo caliente. Me he quedado helada.
- ¿Quieres que vaya contigo?
- No, no te desveles, dentro de un rato ya tienes que levantarte...

11 comentarios:

  1. me ha encantado el show del hada vieja, me gusta ese corretear silvestre, me gustan sus ganas de coger el coche para echarse hojas por encima, con toda la dignidad. a la mierda la realidad, el hada es genial!

    ResponderEliminar
  2. A mi también me ha gustado. Son ganas de sentirse viva, de soñar despierta...Me gusta mucho el final también. Pienso que es un gran final.
    Solo una apreciación de montaje (es innevitable. Deformación profesional) La próxima vez no fundas la imagen sobre ti misma. Intercala en medio la imagen sin nadie por fundido también. Verás como gana ;)
    Pero tampoco me hagas mucho caso ya que estoy en una época que le saco peros a todo...jajaja
    Está todo genial.

    ResponderEliminar
  3. Gracias chicos, geniales sois vosotros...
    Lo tendré en cuenta Yomismo, ya experimentaré... Seguro que gana... Y sí, siempre estoy experimentando, y tengo la desvergüenza de publicar mis experimentos.... :)

    ResponderEliminar
  4. Tu desverguenza es un privilegio para nosotros... ;)

    ResponderEliminar
  5. Pitima, yo no entiendo de hadas pero tu eres un genio¡¡¡¡ precioso guapa¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  6. Ayer te escribí y cuando fui a publicar me dijo que no era dueña de mi identidad. Me sentí muy alienada, ¿cómo que no soy dueña de mi identidad?
    Me sentí un poco como Barbie mariposa cuando se pone las alas de falda y se le despliegan sin querer y rompe cualquier cosa del rey malhumorado ese que tiene las alas más pequeñas.
    No pliegues tus alas o no podrás volar. Vuela libre, hada-pitima, sé tú misma y juega, juega, juega, con la imagen, los colores, la estupenda música de Lindsey, las hojas secas y lo que se te antoje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ridículas sus alas... para tantas ganas de volar... :)
      Me recordaste una canción... Estoy ideando un vídeo para ella...
      Saber quienes somos, nuestra identidad... puede llevar toda una vida, y a veces, ni se consigue... :)

      Eliminar
    2. Tomando en consideración que los sueños son manifestaciones del inconsciente que nos avisan de nuestras necesidades en la vida real y atendiendo a que los ahorcados son famosos por sus muy sonados empalmes, es posible que lo que necesite el hada sea algo caliente ... pero que no se encuentra en la cocina.

      Eliminar
  7. Me gustó el post, siempre me sorprendes, Pitima, el hada que no puedo plegar sus alas bajo el abrigo y las tiene que llevar en el maletero. Un abrazo

    ResponderEliminar

Comenta, no te quedes con las ganas, que la represión es muy mala, y luego te salen granos...