sábado, 6 de abril de 2013

Y yo qué sé.... La nominación nunca fue mi fuerte, ni falta que hace. Esto es lo que es, juzga por tí mism@ aquí y ahora, al estilo I-Ching.

Últimamente tengo todo esto abandonado. Todo esto es el blog. Solía venir aquí a entretenerme, dar rienda suelta a la cabeza... A veces inventando, otras desnudando un poco el alma, incluso obscenamente, pero eso era cuando este blog era más anónimo. Oh, sí, amig@... si rebuscas en el archivo quizá encuentres algunas intimidades. 
Ahora sigue siendo anónimo, pero ya mucho menos, se me puede seguir la pista, nunca se sabe quien puede venir a leer, aquí, mis cosas... No me molesto en ocultar demasiado, me da pereza, me digo "qué más da ¿acaso a estas alturas necesitas ocultar algo? ¿sientes pudor?" Y sí, claro, todos tenemos necesidad de expresar y mostrar, pero también de ocultar, para protegernos... a saber... y a quién podrían importarle mis movidas, mis psicosis paranoias y obsesiones... mis miedos, mis debilidades... 
Al fin puede más, la necesidad de ser leída o escuchada, de mostrarme al mundo, al desnudo, y convencerme de que soy bella, y merezco que me quieran. Que no tengo enemigos.......... Pero no sólo los enemigos hacen daño. Y el daño que te hacen los no enemigos suele ser más venenoso y cruel. Éche así. 
He descubierto que en realidad es mucho más sencillo permanecer oculta, pasar desapercibida, que hacerse famosa. Que puedo desnudarme aquí sin demasiado riesgo, que sin marketing publicidad y relaciones públicas soy como una pequeña aguja en un pajar. Soy común, aunque me sienta singular y de hecho lo sea, no importa. Pero tampoco me importa a mi, aquí, me gusta este espacio íntimo-público. Todos necesitamos que nos acepten y nos hagan existir haciéndonos caso, viéndonos, sabiendo que estamos aquí y aportamos algo único que no habría en el mundo si no estuviéramos. Lo que quiero decir es que no hace falta ocultarse mucho, porque a la mayoría no le interesamos en absoluto, salvo que tengamos que ver estrechamente con ellos, un interés egoísta en general, y en particular.
Y parece fácil llegar a lo que nos mueve, a la mayoría. Cuáles son nuestros intereses, qué es lo que llama la atención. 
Buscamos sentirnos identificados, importantes, y alimentar nuestro ego, una monstruosa y pesada criatura que nos mueve por caminos tortuosos.



6 comentarios:

  1. creo que eu tamén pasei por esa etapa. xa non me lembro ben. é certo que un nick que ninguén relaciona co nome que familia e amigos e veciños coñece, libéranos do sometemento ao "que dirán". Pero dalgún xeito chega un momento en que precisamos asumir que ese nick tamén somos nós. Incluso diante de nós mesmas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, sí. Hace un tiempo, no sé cuánto, porque el tiempo parece que se acelera. Parece que llevamos aquí dos días y ya llevamos unos añitos. Estamos como en casa aquí..
      Sitio común, el tempus fugit.... ¿verdad?

      Eliminar
  2. a mi también me ha entrado alguna crisis existencial-virtual que otra, momentos en que no sabes qué dirección tomar. yo no tengo problemas de intimidades, porque comparto muy pocas, la verdad, siempre tuve vocación "pública", por eso no me hice facebook en su día, por eso tengo tantos contactos en google plus, porque no implica ninguna intimidad, ninguna conexión profunda (chat y hangouts desactivados, por supuesto), por eso hace ya mucho tiempo que dejé de usar twitter, fuera de las publicaciones automáticas rebotadas de la web, porque no termino de entender ese funcionamiento: "estoy aquí, estoy allá, estoy cagando", o no tengo instagram, ¿porqué a la gente le podría interesar una foto de la hamburguesa que me esto comiendo?, no alcanzo a comprenderlo. en total, que entiendo tus reflexiones, yo me las he planteado alguna vez, aunque vuelvo siempre a lo mismo, me gusta cómo gasto el tiempo en la red (tengo mucho tiempo, es una ventaja), disfruto preparando cosas, compartiéndolas, pero el día que ya no me reporte satisfacción dejaré de aparecer, lo tengo clarísimo, sin drama alguno. lo importante es ser feliz, ya sabes. anyway, me encanta que todo esté bien, y me encanta ese gato de cheshire macabro que has pintado :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, ya sé, que tienes tu espacio muy bien delimitado, y eres reservado en los aspectos que consideras privados, pero fíjate que yo estoy convencida de que cuando creas, cuando intentas hacer arte, y te sale, en tu caso seguro que eres un artista de la cabeza a los pies, te das un poco a ti mismo en cada pieza. Hablas de ti cada vez que muestras una obra tuya. Ya sé que hay que tener los códigos, y que se presta todo a ser malinterpretado, o simplemente interpretado de modo distinto, pues cada uno ve lo que ve y entiende lo que entiende, y todo puede ser cierto o no, y que al final nos montamos películas..... pero bueno, que yo no entiendo un arte en el que no te entregas al desnudo de algún modo... que no se puede evitar, porque te sale de dentro.
      Sí, estoy un poco en crisis, es cierto. A varios niveles además. Aunque todavía puedo cantar el Todo está bien, en muy buena compañía... ;)
      No había pensado en un gato... ¿has visto el tríptico de debajo? (ya sabes, pasar el ratón a modo de caricia) Es un paisaje con bicho interno, la criatura del inframundo.... el ego que nos mueve.... Yo qué sé.. Ves? Cada cual ve lo que ve, por ser vos quien sois. Cada vez que miras, escribes, hablas... te das un poco, a ti mismo y a los demás. No lo podemos evitar.

      Eliminar
  3. uff, el puto anonimato.
    Lo llevo bastante a raja tabla pero a veces tengo ganas de gritarle al mundo y no entiendo porqué, con lo bien que estoy encerrada, o estaba...

    Esa necesidad de contar, de contar los secretos propios. Al cura, al psicólogo, a la amiga. Los secretos muerden por dentro, creo.
    Libertad sería mostrarnos tal cual somos. Es un asunto interesante, al principio se creía que internet iba a ser una selva de anónimos y al final no viene siendo así. El placer no está en fingir, si no en ser aceptados y queridos tal cual somos.
    En fin, que me haces pensar, niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana, aisss... que no se sepa que flaqueas... ;)

      Eliminar

Comenta, no te quedes con las ganas, que la represión es muy mala, y luego te salen granos...