lunes, 22 de febrero de 2010

Voluntario y/o Reflejo

¿Ser feliz es un acto voluntario? ¿Es un acto reflejo? ¿Ambas? ¿Ninguna es correcta?
Me parece que es más bien voluntario. A veces pasan cosas que te lo ponen difícil, pero la voluntad se ejercita, y se hace fuerte repitiendo el ejercicio una y otra vez, como si de un músculo se tratase. Y así, cuanto menos lo trabajes, más difícil te lo pones…
Tonificación!!, tienes que chillarte por dentro. Venga! no te dejes vencer! Otros veinte abdominales más!! jaja
Y ser feliz es un poco contagioso. Las perOLYMPUS DIGITAL CAMERAsonas optimistas te ofrecen un influjo positivo que realmente incide en tu forma de ver la vida. Una sonrisa de fuera, generosa, puede ser tu salvación en un momento dado.
También están las tendencias. Claro. La genética. La educación. La familia. Los amigos. Y no es lo mismo vivir en un cuerpo atlético que en uno enclenque, necesitas más voluntad para ser feliz si eres por naturaleza de carácter pesimista… Y quizá sí que sea un acto reflejo para algunas personas lo de ser feliz o infeliz…
Y vivir. Vivir también puede ser un acto reflejo o un acto voluntario. Aquello de pasar la vida o que la vida pase por ti. Vivir y ser vivido. Enterarte de lo que te pasa, a ti y a tu alrededor. ¡Cuántos ni se enteran de la cuarta una mitad! Y nadie se entera de todo. Y así acabamos de nuevo en el tema de las percepciones…
Y siempre habrá quien esté mejor y quien esté peor que tú. Y siempre los habrá mejores y peores. La vida es un devenir de términos medios. Péndulos y ondas que nos rodean. Equilibrios más o menos inestables. Realidades móviles, con el tiempo y el espacio. Verdades que serán mentiras, mentiras que se convierten en verdad….. Pasados y Futuros unidos por un presente inequívoco difícil de percibir en toda su magnitud, por efímero e inestable….
Arenas movedizas.
La insoportable levedad del ser. Existencias antes ni sospechadas y ahora tan presentes y reales. Seres que desaparecen y parece un sueño que hubiesen estado ahí….  Y tu cabeza que se recrea en todas las mentiras de hoy, verdades del ayer, verdades del mañana…
¿Veinte años no es nada?
Se puede aprender a ser feliz, que lo sepáis todos los que no lo sabéis todavía….


Y a veces, 5 minutos lo son todo.



La foto es de hace 30 años. Lo que se ve detrás de mi es el monte de San Pedro, en Coruña. Los que conocen  A Coruña se darán cuenta de lo distinto que se ve…. Ese carro de vacas estaba aparcado enfrente de la casa de nuestro vecino, que reformada y sacando las cortes fue la casa de las chiquilinas….. Pues sí, viví al lado de un burdel…., en plena plaza de Los Rosales de hoy, algún día os contaré… jaja. Ahora hay toboganes y columpios para los niños. Yo recuerdo jugar en aquel carro dando volteretas y haciendo tanto ejercicio como los niños de ahora cuando se enredan en las nuevas atracciones. También teníamos, los niños del barrio, un columpio que recuerdo enorme, con una tablita y dos cuerdas colgando entre dos eucaliptos gigantes. Recuerdo ir a columpiarme por las tardes mientras los gaiteiros ensayaban en aquel claro de monte, cerca de nuestras casas, y yo subía más y más alto. A veces nos daban dos conchas de vieira y nos dejaban tocar con ellos. Aquellas felices tardes de verano, que tan lejos quedan ya…
Por cierto, la foto la sacó mi querida hermana, que fue la fotógrafa oficial de todos los eventos familiares durante mucho tiempo. Es una foto estupenda ¿a que sí?
Había prometido, en la Chousa, publicar una foto vestida de mi primera comunión. Y aquí está. Sen tempo non foi… jajaja

16 comentarios:

  1. es verdad que el voluntarismo no es suficiente en según que casos, como le pasa a "precious", por ejemplo (la peli le deja a uno impactado), pero siempre es mejor tratar de ser feliz, por muy jodida que esté la cosa, que la abnegación, o mucho peor, empeñarse en no ser feliz a pesar de que tengas todos los condicionantes para serlo. estás muy artística de primera comunión, oye. yo no tengo foto de esto, ves? no llegué a hacerla.

    ResponderEliminar
  2. No sé de qué peli hablas, pero investigaré en cuanto pueda...
    Yo recuerdo otra, una en la que le pasan tantas calamidades juntas al protagonista que acaba enfadándose con Dios y se decide a vengarse, incumpliendo uno por uno todos los mandamientos... Es una tragicomedia que me encanta. Se titula Commandments (Clamando al Cielo)

    El tema de Dios, justicias divinas, tiene bastante que ver en esto de encarar la felicidad, de aceptar las cosas malas, como pruebas que te pone Dios... En fin...
    Castigos y Premios divinos... aissss... ¡qué peligro tiene Dios!

    ¿Sabes que dice mi niño de la foto? jaja: que estoy disfrazada de princesa que se va a casar...

    Cómo no voy a ser feliz yo con este angelito que me tocó!!!!
    Sería pecado mortal no ser feliz!!

    Qué atento estás siempre Raúl.
    Un bico.

    ResponderEliminar
  3. No estoy contigo. Creo que el inconsciente nos dicta muchísimo nuestro comportamiento, nuestras sensaciones y sentimientos.
    Es difícil controlarlo por medio de "abdominales", más bien creo que ha de ser un ejercicio terapéutico calmoso, un irse conociendo. Si hay tendencia a la depresión, por ejemplo, creo que lo peor es forzarse a ser feliz, a estar contenta porque lo único que conseguirás es sentirte idiota por no conseguirlo.
    Ay, chica, que esto es de una larga charleta de salón, a poder ser con unos grolos de licor café y un porrito de mariguana ( incluso), que es que nos pones unos temas tan trascendentales!!

    ResponderEliminar
  4. La famosa pregunta....¿¿"Se nace o se hace"?? puede aplicarse a cualquier ámbito de la vida.

    Yo necesito rodearme de gente alegre, la gente triste me llevan a una tristeza tan profunda que me exaspera y me cuesta luego salir de tanta tristeza, me pasa factura...
    Que no se puede estar todo el día de risas y fiestas, también lo sé y lo entiendo. Eso tampoco lo pretendo, fíjate.
    Pero la gente positiva....ains esas si que contagian energía. Esas me gustan tenerlas al lado.

    Creo que todos tenemos "tendencias", esa es la palabra. Y aunque las situaciones cambian y nuestros estados de ánimo también, en el fondo cuando nos dejan, asi tranquilos y sin presiones.....siempre tendemos a lo mismo. Algunos a la alegría, otros a la melancolía, unos negativos, otros positivos, unos mas dinámicos para fortalecer la voluntad, otros más gandules, etc, etc, etc.

    La gente positiva afronta la vida de otra manera, si, ejercitarse Pitima tú lo has dicho. A diario y sin que el cansancio o la pena te desanimen. Como un músculo que necesita de ti para conseguirlo.

    Oye, tu hermana apunta maneras ¿eh? Una foto artística.
    Y tú ya despuntabas hace tres décadas ¿tres? ¿ves? Vuelve el número :-)

    Bicos.

    ResponderEliminar
  5. Vinte anos non son nada (dende a perspectiva poética de quen canta con 60 tacos); pero trinta...trinta anos marcan a diferencia entre ir de princesa subida nun carro co monte de San Pedro de fondo a ser a raíña sen necesidades de pedestais e co fondo que ti lle poñas. E todo iso aínda que sexas republicana!
    Cumpliches a promesa feita na Chousa, así que mereces unha landra de prata. Cando as traia a primaveira conta con ela!

    Mentras tanto mándoche bicos pendulares.

    ResponderEliminar
  6. Hola, soy un vecino de Los Rosales y me ha llamado la atención la última parte de tu historia. Me he atrevido a referenciarla en nuestro blog.
    Un saludo y gracias por contarnos cosas de nuestra zona.
    http://www.barriodelosrosales.es/2010/02/en-la-actual-plaza-eliptica-habia-un-burdel.html

    ResponderEliminar
  7. La vida es eterna en cinco minutos, como dice la canción.

    De barrios estamos hechos.

    Ah, no, quita, era de memoria.

    Un besho

    ResponderEliminar
  8. la peli es ésa de la adolescente negra, analfabeta, obesa, despreciada por su madre, violada por su padre, en fin, que yo también pienso que hay circunstancias que ni siquiera te permiten adquirir las herramientas para trabajar esa supuesta voluntad para la felicidad, porque ni siquiera se te ocurre que la felicidad sea algo que te puede rozar.
    Creo que de los miles de millones de personas que en el mundo hemos sido, una gran parte de ella no se planteó siquiera el término felicidad, sobrevivir era la tarea. Tal vez la felicidad es no necesitarla, vivir, simplemente, como mi gata.
    Creo que distintas personas le llaman felicidad a distinta cosa...
    Yo sí pienso que la herencia genética por un lado, combinada con el aprendizaje "sano" o "enfermo" del ambiente familiar en el que caes, el entorno cultural y la particular idiosincrasia personal, entre otros factores, condicionan muchísimo la manera con la que vamos a "interpretar" la vida que vamos viviendo...

    Mis "abdominales" son casi diarios, para vencer mi "tendencia" a la melancolía y todos los pensamientos distorsionados por los cuales he vivido una vida inesperada.
    Tal vez todas nuestras vidas no son las vidas que esperábamos vivir.
    Tiene razón susana, muy trascendente, me apunto al licor café y la tertulia, la maria no que me tumba y pensar sí, pero la lengua no se me mueve.
    Muy guapa de primera comunión, princesita disfrazada para casarse como dice tu reisiño culeteiro.
    bicos, pitima
    así me gusta, hai que cumprir o que se promete.
    (non penso repasar o que dixen, se se entende, ben,e senon... tamén!)

    ResponderEliminar
  9. Si es que soy un poco egocéntrica, y es cierto que para mi ser feliz es fácil, tengo un inconsciente atlético... jaja. Más bien unos condicionantes inmejorables. Pedir más es algo que hasta me parece poco ético. Y sin embargo los hay: gente como yo, con parecidas condiciones de vida, incapaces de disfrutar... Y sí que se puede uno obligar a ser feliz cuando tu vida es un regalo maravilloso. No entiendo a las personas empeñadas en ver siempre lo negativo...
    Y siempre hay cosas que enturbian, pero es necesario ser positivos, no dejarse vencer con la mínima contrariedad y no lamentarse continuamente de la mala suerte. ¿Cómo te atreves a llamarle mala suerte a esas minudencias???

    Pero claro, hay más gente en este mundo condenados a vivir ajenos a eso que llamamos felicidad, y tienen razones más que suficientes para ser infelices: les falta la salud, les falta la comida, les falta el amor, viven en guerras horribles, pierden seres queridos, son víctimas de odios y vejaciones....

    Yo me considero una persona muy afortunada.
    A veces eso produce culpa, lo de ser feliz a pesar del sufrimiento ajeno. A veces miedo: ¿alguna suerte de justicia, de equilibrio vital, me devolverá todo lo negativo que no he sufrido todavía, lo que han sufrido otros? ¿Sería capaz de sobreponerme, por ejemplo, a la enfermedad grave de un hijo, de mi marido, de la familia, a su pérdida?
    En general prefiero no planteármelo, porque creo en el Carpe Diem, y lo que tenga que sonar, ya sonará.

    Creo que puedo concluir que, efectivamente, todos tenemos una tendencia, un inconsciente que nos dicta, una parte refleja, pero también tenemos una parte voluntaria.
    La voluntad sí que es como un músculo, que cuanto más ejercitas mejor te responde. Sí que es una terapia, ejercitar la voluntad, y no tiene por que ser brusca ni obligada, puede ser lenta y efectiva, estirando bien y dejando que todo ocurra como y cuando tiene que ocurrir, pero sin bajar la guardia, trabajando, con constancia.... para obtener buenos resultados, ya que si no sólo tendrás calambres, agujetas y frustración.
    Nadie dijo que sea fácil, Susana... Es un reto, algo más trascendental que tu paja con los meñiques... jajaja, tienes razón. Estoy yo en una época trascendental, profunda y pesada, en la que me planteo estas cosas.

    Tienes espíritu contradictorio, jajaja, me gusta!. Yo también. Pero tú tienes un sentido lúdico y de goce de la vida ¿no?. Tiene que ser, de otro modo no te puedo encajar.. jajaja

    Me he sacado de las drogas y el alcohol un tiempo... Pero me tienta esa conversación de salón.. sí.

    ResponderEliminar
  10. Habla Susana de la Depresión, y creo que eso es un estado "anormal" de la persona, una enfermedad. Hay momentos en al vida en los que las sustancias químicas que rigen nuestros sentidos, nuestros sentimientos, las hormonas, nuestros metabolismos, tienen desarreglos que deben ser tratados como lo que son: una enfermedad.

    Sustancias químicas y felicidad. Eso sí que da para todo un TRATADO... jajaja

    Neli, creo que entendiste muy bien el sentido del post, sí. Apuntas también la necesidad de tener esos momentos más bajos, menos felices. Y claro, la felicidad perpetua debe ser difícil de soportar. Un estado de ralajado optimismo sería el más saludable, y rodearse de gente positiva ayuda mucho, muchísimo!!
    Lo cual no quiere decir que le demos la espalda a los negativos de la vida... jajaja. Tenemos que poner nuestra semillita de felicidad en los demás...¡a veces germina!

    ResponderEliminar
  11. Aisss, Chousa, o Tempus Fugit, o relativo de todo, a perspectiva vital...
    Acordeime daquela compañeira miña do instituto que me dicía aquelo de que recordaría aqueles tempos como dos máis felices da miña vida. A adolescencia é un tempo difícil... Ela o pasou mal. Non sei se agora recordará aqueles tempos como os mellores da súa vida, xa que perdeu a súa nai daquela, una pérdida brusca e moi tráxica dunha muller moi xoven....
    E pensabamos que eramos maiores entonces... jajaja.
    Fíxate na foto... ¡era unha nena moi revella!! ¿non se nota? jajaja. Eu xa me cría maior daquela!! jaja

    Tempo. O tempo da perspectiva. E ó que antes non lle chamabamos felicidad, agora se lle parece bastante... jaja

    Grazas polo premio Chousa.

    E xa non escribo máis, que xa non me aguanto nin eu de tanta incontinencia e paragrafada.

    Gracias a todas las visitas, y a los vecinos de Los Rosales que han venido a curiosear en el pasado de ese barrio, un lugar muy especial, sobre todo para mi.

    ResponderEliminar
  12. Se que es lo que te lleva al pasado y a bucear en el.

    La historia de tu lugar de la infancia es agridulce..... ya no está, reemplazada ahora por algo supuestamente mejor.

    No creo que los tiempos pasados siempre son mejores... eso nos quitaría el aliciente de vivir... prefiero pensar (pese a mis aires con tendencia al pensamiento desastroso) que lo mejor, está por llegar (eso espero).

    Yo me apunto a las conversaciones de salón trascendentes, ya sabes que son lo mio, con alcohol o sin el (si es con el, buena cerveza o un buen whisky de malta... o un buen tinto)... pero a las que dejan sonrisa.

    A cuidarse.
    Rebicos.

    ResponderEliminar
  13. JO, pues tendré que intentar repetirlo:
    Decía que sí, tengo un sentido lúdico y de goce de la vida y me gusta más reirme que a una cerda la bazofia, pero que Eros se une a Tánatos, y el yin y el yan conviven y mi disertación iba por aceptar al yan, ¿me explico? Bueno, que la tertulia va cobrando fuerza.

    ResponderEliminar
  14. Coincido con que es un debate que daría para escribir libros y libros (¿acaso no se hace ya?). Apunto Neli una gran verdad sobre todo este tema, la felicidad es un plus a la existencia de la que no tenían noticias hace unos siglos, en donde sobrevivir era la razón de existir y hacia la que se encaminaban todos los esfuerzos. Ahora que la superviviencia nos viene hecha, nos empeñamos encima en ser felices. Algunos se conforman con encontrar en el equilibrio dicha felicidad. Otros no. Tantas definiciones para un mismo término como individuos dispuestos a encontrarla. Y para más inri, a un mismo individuo el término le permuta a lo largo de su existencia.

    Puf, me pierdo. En resumidas cuentas, es un gran texto y una rica reflexión. Me lo incorporo:

    "...Existencias antes ni sospechadas y ahora tan presentes y reales. Seres que desaparecen y parece un sueño que hubiesen estado ahí…. Y tu cabeza que se recrea en todas las mentiras de hoy, verdades del ayer, verdades del mañana…

    Me siento un poco así:
    http://www.youtube.com/watch?v=dpNdMIAnKko&feature=related

    ResponderEliminar
  15. Es que no hay Yin sin Yan...

    Es curioso como rememorando el pasado salen a la luz historias que en su momento te habían parecido insulsas, y con la perspectiva del tiempo cobran un estimable sentido, una inédita importancia... Es como un descubrimiento...
    Y también puede que sean nuevas porque tú así las has guardado, y tu inconsciente y tu experiencia vital las ha aderezado, guardando más aquello que esto, mirando más para allí que para allá, dando soluciones con nuevos datos que se te han ido incorporando... Perspectivas y percepciones, y siempre subjetivas, y si somos distintos (porque el tiempo nos cambia) también la historia va a ser distinta, porque es otro el que mira... ¿La convierte eso en mentira? ¿la hace, por el contrario, más auténtica?

    Y yo también me pierdo... Como para no perderse...

    Ya sabes, Prometeo, lo mucho que me gusta esa canción. Me mata suavemente.. jaja

    ResponderEliminar

Comenta, no te quedes con las ganas, que la represión es muy mala, y luego te salen granos...